Nacional
Analistas: la reconversión monetaria de 2018 podría fracasar
Nacional

Mientras los gerentes bancarios esperan los lineamientos del Gobierno sobre cómo se hará el cambio del cono monetario, economistas independientes estiman que la reforma monetaria, debe estar acompañada por un plan antiinflacionario

Elizabeth Ostos | Distrito Capital | El Pitazo

Caracas.- La reforma monetaria que anunció el presidente Nicolás Maduro el jueves 22 de marzo, genera muchas dudas entre analistas y economistas independientes. Aún no ha sido publicada la providencia que emite lineamientos de trabajo a la banca, la cual trabajará con el Gobierno para que el cambio del cono monetario se haga efectivo, en menos de tres meses.

Tampoco se ha presentado un cronograma de sustitución de los bolívares por los bolívares soberanos.

Fuentes de la banca privada dijeron a El Pitazo que “el anuncio de Maduro nos tomó por sorpresa, absoluta y total. O el Gobierno tiene todo el cambio listo y activará una jugada maestra de canje de lo viejo por lo nuevo, a un altísimo costo o sus técnicos no tienen ni idea tienen de lo que puede pasar en el país el 04 de junio, si no se hacen las cosas bien, no hay suficientes billetes nuevos para atender las necesidades del país”.

Revelaron que esperan la convocatoria de reuniones técnicas con funcionarios del Banco Central de Venezuela (BCV) y de la Superintendencia de Bancos para conocer más detalles de la reconversión.

Para el economista Benjamín Tripier, “antes de analizar qué se podría comparar con los nuevos billetes y monedas, hay que ver el trasfondo de la reconversión. El Gobierno está intentando recoger todos los billetes que están circulando en la calle para que sean redepositados a la banca nacional. Recordemos la orden de recoger los de 100.000 bolívares en diciembre de 2016. En apenas tres días había que depositarlos todos pero eso no fue posible. La salida de circulación de este billete ha sido pospuesta de forma indefinida.

Dijo a El Pitazo que apenas el 0.3% de los billetes que circulan en la economía, están en poder de la banca. “La gran mayoría está en el mercado negro con valores diferentes al emitido, hay un mercado de compra- venta del actual cono monetario muy activo”, explicó.

Advierte a que además de garantizar el redepósito del cono monetario, la reforma impulsada por Maduro, “tiene sentido práctico. El bajar tres ceros a la moneda resuelve parcialmente el tema de los medios de pagos y el de la programación de las máquinas de calcular. Pero al no existir un programa de ajustes macroeconómicos así como un plan de reactivación industrial, esta reforma se quedará corta”.

Cree que “es posible inclusive que la fecha del 04 de junio (de la puesta en circulación de los nuevos billetes) sea postergada más de una vez, dependiendo de la eficacia de la medida”.

Advierte que esta reforma será impactada por la hiperinflación, pues según sus cálculos, para el 04 de junio “el bolívar soberano habrá perdido el 70% de su valor, lo cual confirma su transitoriedad (…) y su poco poder de compra. Con la hiperinflación colapsan los sistemas monetarios”.

Cambio cosmético

El economista César Aristimuño señaló que “esta no es una reforma monetaria, es una reforma del cono monetario que es distinto. Es una consecuencia de la hiperinflación y por lo que se ha anunciado, no se avizora un plan cambiario, financiero o de aumento de la producción”.

En conversación con El Pitazo, manifestó que si la reforma monetaria de 2008 costó unos 40.000.000 de dólares, la de 2018 podría costar 60.000.000 ó 70.000.000 de dólares. “Es muy poco tiempo el que se ha anunciado antes de que se produzcan los cambios de los conos monetarios y debemos recordar que en el mundo, hay pocas casas que imprimen billetes y hay más Estados que necesitan papel moneda. Actualmente, hay 15.550.000 de billetes del actual cono monetario en circulación y no son suficiente para atender las necesidades de la economía venezolana. Nada garantiza que para el 04 de junio estén los billetes y monedas nuevos. Existe el riesgo de que coexistan los nuevos y los viejos, lo cual sería un caos”.