Nacional
Asesor económico de Henri Falcón explica su propuesta de dolarización
Nacional

Francisco Rodríguez, economista con PhD de la Universidad de Harvard, se ha incorporado al equipo económico del candidato presidencial Henri Falcón. Anunció una pausa en sus tareas como Economista Jefe de Torino Capital para diseñar el programa económico de un posible nuevo gobierno, cuya principal bandera sería la dolarización

Autor: Víctor Amaya | @victoramaya

-Su propuesta para parar la inflación ha sido dolarizar la economía. Varios economistas no lo ven como la mejor opción. ¿Por qué usted sí la defiende?
-La dolarización es la única forma garantizada para parar la infación en seco. Esta discusión la he tenido con otros economistas tienen mucho tiempo. Yo tenía una postura similar hace un par de años, pero la situación ha cambiado pues estamos en hiperinflación, con salarios que se están deteriorando marcadamente día a día, con precios que se duplican y más al mes. Tienes una situación donde el principal problema es la caída del poder adquisitivo generado por la inflación desbocada. Dolarizar tiene la virtud que es la única política que garantiza pararla en seco. Todos los programas económicos tienen problemas de expectativas, de credibilidad. Países como Argentina o Perú lograron estabilizar la  hiperinflación y salieron de ella, pero duraron cinco años antes de estabilizarla, con muchos programas fallidos. Este es un país que no tiene inflación de un dígito desde hace 39 años. Si tienes un problema de incredibilidad perfecta lo que va a ocurrir es una recesión en medio de una estabilización, y de allí viene la idea de los paquetes neoliberales de que le tienes que imponer sacrificios a la gente. Y lo tienes porque tienes que subir las tasas de interés para convencer a la gente de que vas a contraer la demanda para que caigan los precios, y eso es políticamente muy costoso. Eso no lo tienes que hacer con una dolarización

-¿Cuáles son los sacrificios que impone una dolarización?
-La dolarización es el opuesto a un paquetazo que genera una contracción económica. No existe problema de credibilidad, porque se sabe que no puedes imprimir dólares. Sacrificios hay. Estás sacrificando la posibilidad de tener una política monetara y cambiaria que, idealmente y bien utilizada, debería propender a la estabilidad de la economía. Pero nosotros nunca las hemos usado bien. Venezuela lleva 39 años con inflación de dos dígitos porque siempre imprimió más dinero de la cuenta, y es el país con mayor volatilidad macroeconómica de América Latina. La historia macroeconómica venezolana es de booms y luego ajustes por manejar mal la política cambiaria. Además, eso se ha convertido en un nido de corrupción, que gira en torno a la asignación de divisas. El planteamiento de la dolarización es que en vez de tener reservas internacionales en el Banco Central para garantizar la moneda, vamos a darle a la gente que tenga depósitos en bolívares y se lo cambiamos a dólares. Entonces, ya no tienes que tener reservas internacionales en dólares en el BCV porque están en manos de la gente.

-¿Cómo evitar la fuga de capitales en ese caso?

-No hay fuga porque la gente tiene dólares, gana dólares, los utiliza para pagar. La única forma en la que se te pueden salir capitales es que tengas un déficit en cuenta corriente, que termines importando más de lo que puedes pagar y no tengas financiamiento para ello. Eso no va a ocurrir porque cuando cambie el gobierno vas a tener canales para financiar inversión productiva.

-¿Cuáles pueden ser los sacrificios sociales? ¿Qué decirle a quien tenga el miedo de que al dolarizar el sueldo nimio de ahora se ransforme en una pequeña cantidad y los precios se redondean hacia arriba?

-La dolarización, en un entorno donde los precios están dolarizados, es dolarizar los salarios. Poder tener poder adquisitivo en dólares. Yo he planteado que con 3 mil millones de dólares puedes retirar toda la base monetaria del Banco Central, toda la liquidez, a una tassa de 68 mil bolívares por dólar. Allí ya tienes un enriquecimiento importante. Con los salarios va a pasar lo mismo, pues con sus bolívares podrán adquirir cuatro veces los dólares que actualmente puede adquirir en el mercado negro. Además esto ocurre en un proceso de integración que incluye apertura, reversión de estatizaciones, todo un proceso que presentaremos al país en lass próximas semanas. Pero en contexto de dolarización, estimamos que el salario podría al final del primer año converger alrededor de 50 dólares al mes. Todavía es bajo pero nos pone en senda de ascenso, y en cuatro o cinco años, sino antes, el salario debería converger a la media de América Latina que es alrededor de 400 dólares al mes.

-Una de las principales banderas de la dolarización es que obliga a la disciplina fiscal. ¿Una vez hecho eso podría ser reversible, en atención a la preocupación de no tener “soberanía monetaria”?

-Lo que pasa es que la gente no la quiere revertir. Si quisieras revertirlo lo que tienes que hacer es tener suficiente dinero para darle a la gente sus dólares. Es reversible pero a un costo alto. Pero la gente no quiere revertirlo. Tú vas a Ecuador, donde hubo el gobierno de Rafael Correa súper izquierdista, autoritario, y él no se atrevió a tocar la dolarización. Después de que la gente tiene sus salarios y ahorros en dólares no va a dejar que se los quiten.

-¿Por qué dólar y no el euro o alguna otra moneda?

-Ese es un debate interesante y que se debe dar, cuál es la virtud de distintas monedas. El término dolarización se usa como un término general para la sustitución de moneda. Lo normal es hacerlo con una economía con la cual tú tengas un alto grado de integración económica, y ese es Estados Unidos. Por lo menos, con la política económica correcta. En la que yo creo y la que le va a plantear al país Henri Falcón nosotros vamos a rescatar la interrelación con nuestros socios comerciales económicos naturales, como Estados Unidos. Utlizar la moneda de un país con el cual estás altamente integrado es lo que tiene más sentido.

-¿Hay casos de dolarizaciones fallidas en el mundo?

-No. No conozco ninguno. Hay 13 casos de dolarizaciones en el mundo. En América Latina están Panamá, El Salvador, Ecuador, que les ha ido bien. Tienes Zimbabue, y casos dentro de la Unión Europea donde países pequeños adoptan la moneda. No conozco casos de dolarizaciones que se hayan revertido, quitando los casos de descolonización. Grecia también se lo planteó, salirse del euro, y se revirtió ese planteamiento.

-¿En qué momento Francisco Rodríguez se convenció de que la dolarización es la alternativa para la economía venezolana?

-Cuando la vi caer en hiperinflación. Esta es una discusión que los economistas hemos tenido durante mucho tiempo. Hay quienes siempre han creído en la dolarización, como Steve Hanke y García Banchs; no estoy entre ellos. Yo he sido de la visión de que podemos arregar problemas con libertad de política monetaria. Pero cuando llegó la hiperinflación pensé que la decisión debe ser otra. Cuando comencé a pensar en las decisiones de un nuevo gobierno, la esperanza que se e tiene que permitir a los venezolanos. No nos podemos dar el lujo de una estabilización fallida con un nuevo gobierno. Venezuela no aguanta cinco años de hiperinflación ni experimentos de economistas. Vamos con lo que funciona, y lo seguro es dolarizar la economía con la cual garantizamos parar la hiperinflación en seco y devolverle el poder adquisitivo a los venezolanos.

-¿La relación con Henri Falcón comenzó porque su tesis de dolarizar a él le es atractiva o su tarea fue convencerlo de que ese sería el camino correcto?

-Esta es una relación de hace varios años. Yo conocí al gobernador Falcón en 2013 y a partir de ese momento hemos tenido muchas conversaciones, compartido criterios sobre cómo debe ser la conducción económica de este país.

-¿Pero le tocó convencerlo de la dolarización o ya él estaba convencido?

-Lo primero es que en los próximos días estaremos anunciando el programa económico del gobierno y allí vendrán todos los anuncios hilvanados dentro de una serie de políticas para que la gente vea claramente cómo vamos a ver este país de la crisis.

-¿Allí se incluye la dolarización?

-No me voy a adelantar pues los anuncios no me corresponden a mi. El próximo presidente Henri Falcón hará los anuncios. Lo que sí te puedo decir es que a lo largo de los últimos años en discusiones que incluyen a tros profesionales involucrados en esto, hemos venido construyendo una alternativa económica para Venezuela, que es sólida, que tiene componentes en el tema de la moneda, la política fiscal, la política fiscal, el tema regulatorio. Todo lo que necesitamos para que este país tenga la inversión social y productiva para ponerse a crecer.

-Usted se separó de su responsabilidad en Torino Capital para asumir un rol en esta campaña política, pero tiene relación con mercados, con Wall Street… ¿Henri Falcón es el candidato de Wall Street?

-No. Henri Falcón es el candidato de Venezuela, para salir de la pesadilla y evitar seis años más de Nicolás Maduro. Henri Falcón no obedece a ningún tipo de interés. En su carrera política ha demostrado su autonomía, incluso en la decisión de no dejarle camino libre a Maduro sin dar la pelea. Ahora, Falcón sí está muy interesado en tener una buena relación con los mercados financieros internacionales. ¿Cómo crecer si no tenemos buenas relaciones con Wall Street? La idea de pelearnos con el capital y los inversionistas es de Chávez y Maduro, cuyo fin llega cuando éste salga de la Presidencia.

-¿A esos mercados les habla Henri Falcón con la carta publicada en el The New York Times?

-Yo no lo diría. Si alguien quisiese hablarle a lo smercados internacionales, que es legítimo, no usarías el The New York Timessino el The Wall Street Journal o el Financial Times, la prensa financiera. La idea de ese artículo en el The New York Times es explicarle a la comunidad internacional por qué los venezolanos tenemos el derecho y el deber de luchar con nuestros votos para evitar que Maduro se quede en el poder por seis años más y por qué él tomó la decisión en un momento en que la oposición estaba en parálisis total. Este mensaje que transmite hacia adentro también hay que darlo hacia afuera. Henri Falcón quiere tener la mejor relación con la comunidad internacional.

-¿Su rol en el comando de campaña de Falcón es solo en el ámbito económico o incluye la parte política o estratégica?

-La política yo se la dejo a los políticos, y allí hay excelentes políticos. La composición del comando de campaña se va a anunciar en los próximos días y no me voy a adelantar a eso. Pero hay un grupo de políticos excelentes, veteranos, vimos que salió Eduardo Fernández, una figura a la que nadie puede acusar de chavista, a decirle a la gente que si salimos todos a votar por Falcón podemos efectivamente derrotar al gobierno. El terreno de la política no es uno en el que yo tengo ninguna necesidad de involucrarme. Lo que yo traigo a este esfuerzo es un conocimiento del tema económico, la capacidad de ayudar a diseñar un programa económico para la recuperación y el progreso de Venezuela.

-A Eduardo Fernández no lo han acusado de chavista pero a usted sí. El año pasado propuso ocuparse de lo económico más allá de la legitimidad o no de la constituyente. Y así como a Henri Falcón se le señala de “chavista light”, de colaborar con la legitimidad del gobierno, ahora se puede decir “allí está Francisco Rodríguez que ya sabíamos que era chavista…”.

-Yo le digo a la gente que piensa así, y lo entiendo perfectamente, que yo como venezolano he estado pesando en cuáles son las formas en que buscamos una salida a la crisis económica. No lo hago como político sino buscando un algún mecanismo para evitar que pase lo que pasa hoy. Como no se tomaron las decisiones adecuadas estamos entrando en hiperinflación que se pudo haber evitado. Mis recomendaciones han ido en la dirección de decir que hay alguna forma de llegar a acuerdos para resolver este problema, dado que la crisis política no se estaba solucionando. A quienes dicen que hubo un coqueteo con el chavismo les diría que se hagan una pregunta: ¿cómo ustedes creen que su país va a estar mejor gobernado, que el país va a salir de los problemas, superar la hiperinflación, la contracción y el hambre? ¿Con Henri Falcón acompañado por personas competentes como yo, como Eduardo Fernández, como las que se anunciarán al país que formarán parte de un equipo, o con seis años máss de Nicolás Maduro? Eso es lo que me importa, y no cómo la gente me catalogue sino constribuir con mi país y plantearle a los venezolanos que tenemos la posibilidad de rescatar este país.

-Hay dos hipótesis circulando sobre Henri Falcón. La primera es que él es un candidato potable para que el chavismo encuentre una salida a Nicolás Maduro sin sustituir al status quo en sectores relacionados con el gobierno. La segunda es que a sabiendas de qu eno lo van a dejar “cobrar” un triunfo, su objetivo es desplazar a la MUD siendo que hasta hace dos meses no estaba en el G4 de la MUD y ahora es cabeza visible de un sector de la oposición. ¿Esas hipotesis tienen asidero?

-Creo que no. A partir del conocimiento directo de interactuar con el gobernador Falcón, lo que veo es una actitud totalmente diferente a la que puede percibir la gente que está elucubrando con ese tipo de hipótesis. Y justamente por eso es que ha salido con una serie de planteamientos claros para demostrar cuál es su posición. Por eso Henri Falcón ha dicho que su primer decreto en la Presidencia será la liberación de Leopoldo López y los otros presos políticos. En el artículo del The New York Times él dice en un lenguaje muy claro que si este gobierno trata de robarse las elecciones me va a encontrar en las calles luchando al lado del bravo pueblo venezolano. Su postura es extremadamente clara. Nosotros venimos a cambiar este país, y si el gobierno trata de mantenerse en el poder a pesar de que los venezolanos lo han botado, ese sí será el momento de oponerse a eso y lograr que se impinga la mayoría de los venezolanos. Por eso tenemos que generar una avalancha de votos. En este momento, las encuestas dana Henri Falcón por un promedio de 10 puntos, que son un millón y medio de votos, tomando en cuenta una abstención de 50% en sectores opositores. Ya con eso, la encuesta Datanálisis lo pone encima por 14 puntos, y el promedio de ocho encuestadoras lo dan por encima por 10 puntos. Si la gente sale a votar podemos convertir esa ventaja de millón y medio hoy en tres, cuatro o cinco millones de votos, una avalancha que barra a Nicolás Maduro de la Presidencia.

-En 2015 Tomás Guanipa propuso en su campaña para diputado dolarizar los salarios y lo criticaron por “populista”. Esa crítica pudiera aplicarle a Falcón. ¿Qué responde?

-La gente está confundiendo populista con popular. Sí hay que tener políticas económicas que sean capaces de devolverle el bienestar a la gente y por eso que eso va a ser popular y va a tener aprobación. Si fuese populista no o podría haber hecho Panamá o Ecuador y los países que les ha funcioado muy bien. Panamá es la economía hoy en día con la tasa de crecimiento más alta de América Latina, 7% promedio en los últimos 10 años. Poner a la economía a crecer así no es populista, sino plantear un esquema de crecimiento y desarrollo sostenible que va a mejorar el bienestar de los venezolanos.

Tal Cual