Nacional
Barinas: Zonas rurales protestan por fallas en distribución de alimentos
Nacional

Barinas.- “Si no hay comida, hay protesta”. Con esa expresión de uno de los ciudadanos que mantenía cerrada la carretera hacia Los Llanos, a la altura de Caroní Bajo, indicó que en la zona aún no han hecho la distribución de alimentos, a través de los CLAP.

Por ello los vecinos de los sectores decidieron realizar acciones de calle para ejercer presión y que las autoridades agilicen la venta de las bolsas de comida.

Vecinos de Caroní Bajo, una comunidad que se encuentra ubicada en los sectores rurales del Municipio Barinas, alegaron que si las autoridades no se “esfuerzan” por garantizar el sistema de distribución de alimentos, las familias seguirán dependiendo de la especulación de los bachaqueros.

“No terminamos de entender que a Caroní Bajo lleguen los alimentos, pero a través de personas que le ponen en el precio que les da la gana, y no podamos adquirirlos directamente del Gobierno”, dijo un manifestante que no quiso revelar su identidad.

“Aquí nosotros estamos expuestos a que no nos vendan más bolsas de comida simplemente porque estamos reclamando que aparezcan”, aseguró.
El vecino explicó que ante la falta de comida no tienen nada que hacer en sus casas, por eso, tomaron la decisión de ejercer presión para que el Gobierno regional implemente un mecanismo de emergencia y les distribuya los alimentos que necesitan.

“No tenemos para comer, nos preocupan nuestros hijos, mi esposa me pregunta todos los días qué vamos a comer y no tengo respuestas para que esté tranquila, hemos perdido todo, ya no sabemos cómo vivir bien”, añadió.

Torunos exige comida

Por segunda ocasión en menos de ocho días, los habitantes de Torunos también cerraron el paso de vehículos por la carretera de Los Llanos, desde las 4:00 de la mañana y aseguraron que si no llegaban con comida no estaban dispuestos a reabrirla.

“Está ruda la protesta”, expresó a manera de chiste un conductor que tenía un largo rato esperando que los dejaran pasar hacia Barinas, pero no veía en los manifestantes intenciones de ceder tan fácilmente.

Inmediatamente el hombre resignado a esperar que despejaran la vía, dijo que “esto no se aguanta, en todas partes la gente dice lo mismo y ya nadie lo piensa para protestar, yo no le hecho, pero igual que ellos estoy tragando grueso porque no encuentro comida”.

El Universal.