Nacional
Benigno Alarcón: 64% de los venezolanos no confía en el CNE
Nacional

Enrique Meléndez / especial Noticiero Digital / 1 may 2016.- El director del Centro de Estudios Políticos de la Universidad Católica Andrés Bello (CEP-UCAB), Benigno Alarcón, presentó el jueves pasado un análisis sobre el sistema electoral venezolano en el que concluye que la mayoría cree en los resultados electorales pero desconfía del CNE.

La afirmación la hizo durante la instalación de la Conferencia Internacional “Claves para una reforma electoral”, que se llevó a cabo en la Asamblea Nacional esl pasado 28 de abril y que sirve de consulta a la reforma electoral que se está planteando; para lo cual la Asamblea Nacional ha creado la Sub-Comisión de Asuntos Electorales y Derechos Políticos del Parlamento presidida por el diputado de VP, Juan Guaidó.

Alarcón enfocó su presentación en como garantizar la integridad de un sistema electoral.

“La integridad electoral apela a un principio ético: queremos elecciones que, no solamente entren dentro del concepto de la integridad, sino que también queremos la integridad de nuestros árbitros electorales. Queremos integridad en nuestras reglas del juego. Queremos integridad en la forma en que se compite electoralmente”.

De modo que según Alarcón la integridad electoral no solamente tiene un aspecto técnico sino también ético.

Recordó que en octubre y noviembre del año 2015 realizaron la Misión Electoral de Idea-Internacional, donde se generó una cantidad de materiales con análisis y evaluaciones que luego cruzaron con otras organizaciones que están trabajando también en el tema electoral: Asamblea de Educación, Observatorio Electoral Venezolano, el Centro Carter, Unión Europea, Universidad de Harvard (EEUU) y la Universidad de Sydney (Australia); lo que permitió tener un diagnóstico del sistema electoral venezolano.

“Nosotros consideramos que la integridad electoral es una propuesta con una visión integral del tema y qut toca todas las dimensiones del ciclo electoral; desde el diseño de las leyes, hasta la de los organismos, la selección de las autoridades electorales; hasta los procesos de votación, conteo, divulgación de resultados y fiscalización”.

Agregó Alarcón que el objetivo es establecer las condiciones que garantizan procesos electorales democráticos y de alta calidad; señalando el conjunto de dimensiones que además de garantizar elecciones libres y justas tiene como finalidad alcanzar una mayor equidad y competitividad en el sistema.

Precisó que son 11 dimensiones: organismos electorales, leyes electorales, procedimientos electorales, umbrales o circunscripciones, registros de votantes, los registros de partidos y candidatos, las campañas en medios, el financiamiento de esas campañas, los procedimientos de votación, el conteo de votos y, finalmente, los resultados.

Alarcón mostró en una lámina los resultados de la evaluación que han hecho las universidades de Sydney y Harvard, con respecto a las elecciones de 2015, y el comportamiento electoral en el mundo entero en una degradación de colores que iba desde el verde intenso hasta el rojo; que allí Venezuela estaba ostentaba el color naranja con niveles muy bajos de aceptación.

“Cuando vemos a Venezuela en la columna de la América Latina, pues a nosotros sencillamente nos gana Honduras y Haití”.

Seguidamente, pasó a referirse a la evaluación del sistema electoral venezolano hecha a través de sondeos y dijo que lo único que es aceptable son los resultados.

Según Alarcón, la gente en Venezuela sabe lo que está pasando aun cuando exista la tendencia de quien pierde una elección de decir que el sistema electoral está mal y aquél que ha ganado que está bien.

Al referirse a los sondeos sobre lo que el venezolano aspira que se reforme del sistema electoral venezolano, Alarcón señaló que se considera que el voto tiene importancia para sostener la democracia; que mediante el voto se logra el bienestar del pueblo; que permite que el país progrese y que permite lograr los cambios que necesita el país.

“La evaluación del voto es muy alta. La gente sigue creyendo en el voto; aunque siga manteniendo ciertas dudas. Y en estos días (de recolección de firmas) lo hemos visto con una claridad contundente”, destacó Alarcón.

Pasó luego a referirse a lo que reportaron los sondeos en lo que atañe a la opinión que se tiene de las elecciones del 6D, y, al respecto, el estudio hizo ver que lo que está bien de dicho proceso, precisamente, son los resultados; puesto que el 64% dijo no confiar en el CNE; lo que a su modo de ver constituye un primer problema porque la gente siente desconfianza.

“Un primer problema está, no en los resultados, sino en la forma como el CNE desempeña su tarea. Porque la desconfianza no tiene que ver con los resultados sino con el comportamiento del organismo. Evidentemente, si hiciéramos la medición hoy, posiblemente, los niveles de desconfianza serían más altos”.

En la pregunta a la gente que si hay que cambiar a los rectores del CNE, dijo, que el 61% piensa que hay que cambiarlos; que un 61% considera que es fundamental llevar a cabo una reforma electoral en este momento, y agregó que, incluso, con lo que ha pasado en estos últimos días lo más probable es que estos resultados se hayan elevado.

En cuanto a lo que hay que reformar, subrayó Alarcón que la gente está de acuerdo con que todos los actores tengan acceso a los medios de comunicación; controlar el uso de los recursos públicos en las campañas electorales; reducir el ventajismo electoral; mostrar al público en vivo el proceso de votación; establecer que el cierre de las mesas sólo se extienda, en donde todavía haya electores; permitir la supervisión internacional en todas las elecciones; permitir que todos los partidos puedan revisar las firmas de los cuadernos de votación.

Fuente: Noticiero Digital