Nacional
Borges: En 2017 debería haber elecciones generales
Nacional

El nuevo presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, resaltó la urgencia de hacer “un gran plan para saber cómo vamos a salir del caos”, algo que haya solución en la Constitución Nacional y el derecho que tienen los venezolanos a votar. Aseguró que, al contrario, “la visión que hay es que hay una decisión tomada para que no haya elecciones”.
Caracas.- La realización de una elección general en 2017, que incluya comicios para decidir las autoridades regionales, municipales, los integrantes de la Asamblea Nacional (AN) y el mismo Gobierno Nacional,  es la propuesta que defiende Julio Borges, presidente del Parlamento Nacional este año.
“Aquí lo que hay que hacer es un gran plan para saber cómo vamos a salir del caos. Y en base a ese plan poder tener la relegitimación de todos los poderes con un plan que una a toda Venezuela”, sentenció.

Entrevistado por el también diputado Germán Ferrer en el programa Criterios, transmitido por Globovisión, Borges opinó que todo lo que hace el actual Gobierno está “en función de aumentar el caos, la crisis, los precios, las colas, de aumentar la zozobra como pasó con lo de los billetes hace pocas semanas”.

Al urgir el rescate de la productividad en y del país, el diputado Borges destacó que “Venezuela es, en condiciones normales, un verdadero paraíso para la inversión, para la generación de trabajo, para que se incentive la iniciativa, se multiplique el empleo, se desarrollen empresas que hoy están por el piso (…). Es el país más rico del mundo en petróleo, en gas, oro, y sin embargo su pueblo está comiendo basura en las calles”, deploró.

Aseguró que eso se debe a que el Gobierno mantiene un sistema que en lugar de producir riqueza para los venezolanos, o crear las condiciones para que aumente la inversión extranjera, hace que la gente se vaya “despavorida”, porque le tiene miedo a las expropiaciones, a la corrupción, a la inseguridad.

Defendió que desde la Asamblea Nacional se pueden contrarrestar tales efectos negativos y “crear reglas de juego de hierro para que haya seguridad y un Poder Judicial que garantice las inversiones en Venezuela”.

Por eso resaltó que esta institución “puede jugar un papel estelar” en la solución de los problemas del país.

El objetivo de la Asamblea Nacional en 2017

Tras recordar lo sucedido en el Parlamento Nacional cuando en diciembre se citó la sesión para votar la elección de los dos nuevos rectores del Consejo Nacional Electoral (CNE), el diputado Julio Borges admitió que el hecho de no haber logrado el quórum para tener la mayoría calificada necesaria produjo “una situación que es condenable, e impidió que se pudiera hacer una decisión que tomó toda la bancada de la Unidad que era nombrar los rectores, y eso trajo ‘cortocircuitos internos’ muy importantes”.

En respuesta a eso, destaca que la oposición política tiene que buscar “lograr ahorita una ruta política (…). Tenemos que buscar cómo volcarnos a resolver la crisis del país, primero en el problema del hambre, las medicinas, en lo mal que está la familia venezolana, y en segundo lugar en la expresión del cambio con el voto. Todo esto tiene una solución muy clara en la Constitución”.

Sin embargo, señaló que la realidad evidencia que el Gobierno Nacional va en una ruta diametralmente opuesta. “Maduro no está gobernando con la Constitución, está gobernando fuera de la Constitución, está haciendo lo que a él le da la gana y no lo que la Constitución dice, porque esta habla del derecho a la alimentación, a la vivienda, a la vida, a tener una economía mixta”, nombró.

Adicionalmente fustigó que el Gobierno haya desconocido la decisión de 14 millones de personas que en diciembre de 2015 votó de manera mayoritaria por los candidatos de la oposición al Parlamento Nacional, reaccionando y usando en todo el transcurso de 2016 al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) para “amarrar” a la AN.

“Se desconoce después el Referendo Revocatorio que se había puesto en marcha en todo el país, se niega la elección de gobernadores que correspondía al año pasado. Entonces, la visión que hay en toda Venezuela es que hay una decisión tomada para que no haya más elecciones en el país”, alertó el presidente del Legislativo.

En otro asunto, declaró que tras haber tratado el caso de los tres diputados por el estado Amazonas desincorporados de la cámara, la bancada de la oposición está dispuesta a hacer que la AN recobre su potestad y autonomía, pero no están “dispuestos a que esta sea un órgano subordinado, arrodillado y absolutamente adscrito a un poder (el Ejecutivo), que nosotros consideramos que está fuera de la Constitución”.

Diálogo que no funcionó

Al referirse al diálogo entre Gobierno y oposición, el también coordinador del partido Primero Justicia (PJ), señaló que la oposición está “dispuesta a cualquier cosa para salir de la crisis (…). A un diálogo abierto y el Parlamento debería ser el espacio del diálogo en una democracia”.

Sin embargo, “la manera como se manejó el diálogo no funcionó”, dijo sobre los encuentros que desde el 30 de octubre pasado sostuvieron Gobierno y oposición con la mediación del Vaticano y altos dignatarios internacionales avalados por la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur). “Hay que replantearse sobre base cierta si el Gobierno realmente quiere cumplir las cosas que se plantearon”, determinó.

En ese sentido citó la carta que envió a ambas partes el secretario de Estado del Vaticano, monseñor Pietro Parolin, la cual “dejaba muy clara, patente y sólida que el Gobierno que era el que tenía que dar los pasos más decididos para poder dar movimiento a ese llamado diálogo, no lo hizo”.

“Quien tiene más poder, como lo dijo el papa Francisco, es el que tiene más responsabilidad, es el que tiene que dar el primer paso”, recordó Borges.

A partir de esa reflexión, opinó que los cambios ministeriales anunciados la primera semana de enero por el presidente de la República “apuntan a más radicalización, a más ‘fotocopia cubana’, a más  modelo económico fracasado y eso lamentablemente lo va a pagar el pueblo venezolano”.

“Son las mismas personas que han llevado que Venezuela tenga estos años el nivel de asesinatos más grande del mundo, la inflación más alta del mundo, el nivel de escasez más grande del mundo, el nivel de corrupción más grande del mundo. No hay cambio, lo que hay es un reciclaje”, rechazó el presidente de la AN.

Yamileth Angarita/ElUniversal