Nacional
Breve entrevista de un economista a una internacionalista @giovdemichele
Nacional

Breve entrevista de un economista a una internacionalista @giovdemichele

Manuel Carrillo De León: Dra. De Michele una curtida mujer de la diplomacia venezolana que conoce el funcionamiento interno de la cancillería, ¿Qué opina de la imagen del país internacionalmente en este momento?

GdM: En estos momentos Venezuela experimenta el peor posicionamiento internacional de los últimos 23 años. A partir de las manifestaciones de calle de febrero 2014, han sido múltiples los pronunciamientos y cuestionamientos inherentes a DDHH e institucionalidad democrática en el país. De hecho, el incremento de noticias e informaciones en diversos portales internacionales, dan cuenta de una mayor acuciosidad por parte de la comunidad internacional en torno al proceso interno venezolano. Además la grave crisis económica que vive el país, ha destruido el mito de la revolución bolivariana como un modelo de exportación que a partir del año 2002 fue encontrando eco en diversas regiones de América Latina; muy por el contrario, actualmente, Venezuela es el ejemplo de lo que las mayorías parecen rechazar, tal como se ha podido apreciar en la caída de la popularidad del partido PODEMOS en España, luego de conocida su asociación con el Gobierno venezolano. Finalmente, las negociaciones entre Washington y La Habana, así como la inminente apertura comercial de la isla caribeña, definen un cambio de época en el continente americano, ante el cual, Venezuela luce evidentemente rezagada.

MC: A la luz de la realidad, ¿funcionó la estrategia de convertir al petróleo en eje de la diplomacia venezolana?

GdM: Indudablemente que el petróleo constituyó un elemento de crucial importancia en el posicionamiento que durante más de 15 años logró tener Venezuela en espacios como el Caribe; no obstante, la caída de los precios del crudo, la grave situación económica venezolana y las fuertes denuncias por violaciones de los DDHH en el país, han generado una prudente cautela por parte de los Gobiernos del área. Por otra parte, la disputa con Guyana por el territorio Esequibo, ha despertado la solidaridad de los Estados miembros del CARICOM, evidenciando la alta volatilidad de la solidaridad en torno a intereses económicos y/o comerciales.

MC: Geopolíticamente, ¿qué opina del concepto de pluripolaridad en materia de las relaciones internacionales, entendiendo la lejanía de Rusia y China con el país?

GdM: El término “pluripolaridad” del sistema internacional, no tiene ninguna relación con la distancia geográfica que media entre los centros de poder mundial, o entre los Estados de la periferia y los grandes centros de poder mundial. Pluripolaridad se refiere a una estructura de relaciones de poder a nivel internacional, característica de la interdependencia comercial y económica propia de siglo XXI.

MC: ¿Cuál es el futuro de las relaciones con Colombia?

GdM: Las relaciones bilaterales entre Venezuela y Colombia, están muy vinculadas a las negociaciones en curso entre el Gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC, proceso en el cual Venezuela ha sido garante en virtud de su inocultable relación con el grupo armado. Así mismo, la persistencia de una importante deuda que mantiene el Gobierno venezolano con empresarios de la frontera colombo venezolana, ha obligado al mantenimiento de un clima de diálogo y negociación que augure la pronta cancelación de los montos pendientes. No obstante, una vez superada la etapa de negociaciones entre Gobierno y FARC, pudiera producirse un viraje en la relación bilateral entre Colombia y Venezuela.

MC: ¿Qué papel tiene La Habana en la estrategia diplomática venezolana?

GdM: Sin duda alguna, La Habana ha tenido una gran influencia tanto en los asuntos internos como en la Política Exterior de Venezuela. La llegada de Hugo Chávez a la presidencia de Venezuela en febrero de 1999, representó una nueva e importante oportunidad para la difusión del modelo cubano en América Latina. De hecho, el discurso anti-imperialista característico de la Política Exterior venezolana, encontró una fuerte inspiración en la resistencia cubana al embargo impuesto por Washington en la década de los años 60. Sin embargo, las actuales negociaciones entre Cuba y Estados Unidos, aunadas a las expresiones de halago del Presidente Raúl Castro, para con su homólogo Barack Obama, en la reciente cumbre de las Américas en Panamá, representan un serio revés a los ataques que desde Caracas, se expresan hacia el mandatario estadounidense.

MC: ¿Aprendió algo El presidente Maduro después de 9 años como Canciller?

Gdm: Es importante destacar que las funciones de Canciller nada tienen que ver con las de Jefe de Estado. Un Canciller es un ejecutor, mientras que el Jefe de Estado es un decisor. No obstante, ha resultado ser muy sorprendente que luego de 9 años como Canciller de la República, el Presidente Nicolás Maduro ignore aspectos claves de la dinámica diplomática que debe imperar inclusive en el discurso verbal y gestual de un Jefe de Estado.

MC: ¿Porqué es vital para la revolución mantener un enemigo internacional de mentira?

GdM: Es importante destacar que no necesariamente desde la óptica oficialista, tales enemigos sean efectivamente de “mentira”. Indudablemente, en el caso más reciente, referido a la controversia generada a raíz de la orden ejecutiva del Presidente Barcak Obama, se produjo una gran manipulación del tema, generando una matriz de opinión en torno a una eventual agresión militar que nunca estuvo planteada en tal documento. No obstante, los fuertes cuestionamientos allí contenidos con relación a la situación interna de Venezuela, vulneran contundentemente la imagen de Venezuela en el mundo, por lo que para el Gobierno y su proceso revolucionario, representan una verdadera amenaza al posicionamiento internacional.

MC: ¿Y Brasil, qué pito toca en este momento?

GdM: Brasil en este momento está inmerso en una grave crisis social y política que lejos de coadyuvar a minimizar la pérdida de posicionamiento de Venezuela; permite una asociación que vulnera aún más la credibilidad de las instituciones venezolanas.