Nacional
¿Camina Venezuela hacia una implosión política, social y económica?
Nacional

(Infolatam, por Rogelio Núñez)-. Venezuela parece caminar de forma irremisible hacia el barranco y cada vez es más real el fantasma de un Estado colapsado, una política dominada por el enfrentamiento guerracivilista,una economía sumida en la depresión y una sociedad polarizada.

El expresidente del gobierno español, Felipe González, alertaba la pasada semana sobre el “peligro de implosión que existe si no hay diálogo entre el gobierno y la oposición. Es urgente que se tomen decisiones. Venezuela es un estado donde lo único que se ha cultivado es el rencor”.

El problema venezolano es de muy difícil solución porque en realidad afronta de un cuádruple reto: institucional, político, económico y social. Y lo más grave es que no existen visos de solución a corto plazo.

Un Estado ineficaz e ineficiente es incapaz de atajar las bombas social y económica. Además, ese mismo Estado, copado por el faccionalismo, alimenta la crispación, el divisionismo y el choque de trenes institucional.

1-. Crisis de Estado

El Estado venezolano pierde legitimidad a marchas forzadas por dos razones.

En primer lugar no es capaz de brindar seguridad (Caracas es la ciudad más insegura del mundo), ni servicios públicos de calidad ni cuidar los fundamentos más básicos de la economía (la inflación supera el 200%).

Venezuela ha caído en una profunda crisis que parece terminal ya que no se arreglaron a tiempo y en su momento los problemas de inflación que supera los dos dígitos hace más de una década.

CARACAS (VENEZUELA), 13/04/2016.- EFE/PRENSA MIRAFLORES/NO VENTAS/SOLO USO EDITORIAL

Nicolás Maduro, presidente desde 2013

Desde hace diez años, Venezuela tiene el índice de inflación más alto de América latina.

Se ha convertido ya en un problema estructural para la economía venezolana pues lleva soportando una inflación de dos dígitos desde antes de la llegada de Hugo Chávez al poder y de más del 20% desde 2007.

Tras superar el 27% en 2011, el 20% en 2012 y llegar el 56% en 2013, en 2014 subió al 64% y en 2015 al 270%.

A la inflación se unió el desabastecimiento que ronda el 70% y a todo ello se ha añadido ahora la abrupta caída del precio del petróleo (que supone para el país el 96% de sus ingresos).

El FMI considera que en 2016 se batiría un récord inflacionario al llegar el 720%, es decir, que los precios se multiplicarían casi por ocho y eleva la tasa inflacionria hasta el 2.200% al cierre de 2017.

Además, en segundo lugar, el aparato estatal se ha convertido en una máquinaria política del oficialismo para destruir a la oposición y para bloquerar sus proyectos. Eso provoca que piuerda legitimidad de ejercicio porque no representa a la csociedad sino a la facción que apoya al oficialismo.

2-. Crisis política

A la crisis del Estado se une la crisis política e institucional.

Entre el chavismo y la oposición (la Mesa de Unidad Democrática) hay un océano que les separa y ninguna intención de tender puentes o acercar posturas.

El gobierno de Nicolás Maduro, pese a nombramientos de figuras teóricamente dialogantes como el de Aristóbulo Istúriz, ha preferido entablar una guerra abierta política y judicial con la Asamblea para impedir que prosperen sus iniciativas.

Maduro y su entorno no solo controlan 4 de los 5 poderes del régimen sino que han encontrado una herramienta para bloquear la mayoría opositora de la Asamblea.

CARACAS (VENEZUELA), 2/02/2015.- EFE/Miguel Gutiérrez

Maduro en el Tribunal Supremo

Se trata de la Sala Constitucional de Tribunal de Justicia que se ha convertido en un “suprapoder” con capaciddad de veto.

Como señala en Prodavinci, José I. Hernández, para “la Sala Constitucional, la representación política y popular que ejerce la Asamblea Nacional es no genera efecto jurídico alguno. Esto equivale, ni más ni menos, que a desconocer a la Asamblea Nacional, y con ello, a la propia democracia. Con su sentencia, además, la Sala Constitucional reivindica la tesis según la cual ella está por encima de la Asamblea Nacional, en su condición de “intérprete único” de la Constitución. Los votos en la Sala Constitucional, por ello, quieren valer más que los votos de la mayoría democrática representada en la Asamblea”.

Bloqueda, la oposición ha empredido el camino del revocatorio para acabar con Maduro lo cual abre la puerta a un duro enfrentamiento político y a una profundización de la polarización.

El parlamento de Venezuela , con mayoría opositora, acaba de aprobar una ley que busca acelerar el proceso de consulta popular para revocar el mandato del presidente Nicolás Maduro. La Constitución venezolana permite la revocación de todos los cargos de elección popular transcurrida la mitad del mandato, que en el caso de Maduro, se cumplió en enero del 2016.

La Asamblea Nacional aprobó por mayoría la Ley Orgánica de Referendos con el objetivo de reglamentar estos procesos consultivos, desafiando al árbitro electoral venezolano que argumentó este mes que era el único órgano con potestad para elaborar las normas que rigen un referéndum.

3-. Crisis económica

La hiperinflación y el desabastecimiento son solo un elemento más de la profunda crisis económica que padece el país.

Según el Banco Central de Venezuela, entre 2014 y 2015 el país acumuló un desplome cercano al 10% del PIB (5,7 en 2015 y 4,0% en 2014). En 2016 la caída será superior al 8%.

PIB de Venezuela

PIB de Venezuela

Venezuela habrá perdido para final del año y con respecto al año 2013 más de casi una cuerta parte de su PIB por habitante.

Como apunta el dirigente político opositor Carlos Casanova, “la crisis económica, política y social que vivimos en Venezuela es muy superior a la que se vive en Cuba; la escasez de alimentos, medicinas, materia prima, repuestos, divisas y las colas, son superiores en tiempo y extensión”.

4-. Crisis social

El desabastecimiento, sobre todo de medicinas, la crisis energética (el Gobierno suspenderá el suministro cuatro horas diarias durante 40 días para paliar la crisis energética que sufre el país), y los altos niveles de inseguridad van camino de provocar una crisis humanitaria.

El expresidente Felipe González ya ha advertido que “Venezuela está ante una crisis humanitaria grave, que exigirá ayuda internacional rápida”, ya que “el aparato productivo es tierra quemada y hay que reconstruirlo. No queda tiempo para enfrentar esta emergencia”.

Felipe González: “Venezuela está ante una crisis humanitaria grave, que exigirá ayuda internacional rápida”, ya que “el aparato productivo es tierra quemada y hay que reconstruirlo. No queda tiempo para enfrentar esta emergencia”.

El desabastecimiento en medicamentos supera el 70%, según la Federación Farmacéutica Venezolana. La asociación civil Codevida reporta que el número de camas en la salud pública se ha reducido entre 30% y 40%, y que ha habido una pérdida de 6.700 médicos y 30% de residentes o médicos en formación en la misma. También encuentran inhabilitado a buena parte del material médico.

Además, el gobierno de Nicolás Maduro anunció que por los próximos cuarenta días se implementarán cortes de luz que durarán cuatro horas, como medida para enfrentar la sequía que afecta a Venezuela.

Pero por encima de todo en Venezuela se está gestando una bomba social. El economista Leonardo Vera señala que “un país en estas condiciones se empobrece. Las estadísticas oficiales indican que en 2013 la pobreza estaba en 30% y la Encuesta de Condiciones de Vida (Encovi) señala que actualmente se ubica en torno a 60%. Un país donde en dos años y medio aumenta la pobreza en esta magnitud vive una catástrofe social”.

Con este panorama Venezuela tiene muy pocas opciones para escapar del colpaso institucional y el enfrentamiento entre chavista y antichavistas. El desmoronamiento llama a las puertas.