Nacional
Carlos Raúl Hernández: Rumores sobre Polar son una cortina de humo
Nacional

Yo creo que si el Gobierno no rectifica, se va a derrumbar, pero no porque alguien lo tumbe sino que se va a caer solo.

Carlos Raúl Hernández es politólogo y sociólogo. Fue consultor de la presidencia de la República, durante el período de Ramón J. Velásquez. También fue senador al Congreso entre 1989 y 1994 y consultor de la Comisión Presidencial para la Reforma del Estado (Copre) durante el mismo período.
Sus conocimientos políticos y sociólogos, le han servido para escribir obras como La Democracia Traicionada, Vértigo Comunicacional, Agonía de la Democracia y El Motín de los Dinosaurios, entre otras. Actualmente es titular, jefe de la Cátedra América Latina de la UCV.

Ve “gravísima” la descalificación de la Asamblea Nacional por parte del Gobierno y del Tribunal Supremo de Justicia, al que considera un tribunal elegido de manera inconstitucional ante una asamblea escogida por el 60% del electorado nacional.

Asegura que los rumores de expropiación de Alimentos Polar y encarcelación de Lorenzo Mendoza son una cortina de humo por parte del Gobierno nacional para distraer a la población y evitar que se centren en la detención del mayor del Ejército Juan José Sorja Ojeda, quien fungió como secretario de los padres del presidente fallecido Hugo Chávez Frías. Asegura que de entrar en la agenda informativa se convertiría en un escándalo mundial como ya ocurrió con algunos parientes de la actual familia presidencial.

Sostiene que si el Gobierno no rectifica va camino hacia a su propia debacle así el presidente Nicolás Maduro se resista a renunciar. Cree que la oposición ejerce un liderazgo democrático y sensato, lo que ha impedido que la violencia se desborde en las calles ante la crisis económica y social que se vive.

-¿En qué puede terminar la lucha de poderes?

-La situación es muy grave porque lo que están haciendo es ilegal. Bueno aparte de ser un tribunal espurio, electo de manera viciada. Pero lo peor es que existe una descalificación de poderes y en la medida en que el Gobierno actúe contra una Asamblea Nacional, que es más legítima que el propio Gobierno porque los magistrados del TSJ fueron escogidos de una manera inconstitucional y el Gobierno nacional en este momento tiene menos del 30% de aceptación, frente al 60% de electores que votó por los diputados de la oposición, esto se pondrá peor. El hecho de que el TSJ emita contra la AN electa por el pueblo con 60% de los votos, es algo que no va a dejar nada bueno en la política venezolana, sobre todo porque el empecinamiento del Gobierno es no enderezar una marcha que conduce a un desastre nacional y lo que está intentado la Asamblea Nacional es buscar la manera de que este Gobierno rectifique. La AN lo que ha hecho es sugerencias y propuestas para que pare esa caída, porque es la debacle del país entero, pero el Gobierno se niega. Me parece que eso es muy grave para todos los venezolanos.

-¿Cuáles pueden ser los escenarios políticos si el Gobierno no rectifica?

-Yo creo que si el Gobierno no rectifica, se va a derrumbar, pero no porque alguien lo tumbe sino que se va a caer solo. Hay muchos casos, en América Latina, ha habido gobiernos con ineptitudes parecidas que han llevado a los países a la parálisis y llega el momento en que se caen solos.

-¿Pasa por la renuncia del Presidente?

-Lo que pasa es que la renuncia del Presidente requiere que él renuncie, no sé si él lo esté considerando. Lo que sí sé es que en los años ‘60 en Argentina, hubo un Presidente al que no le dieron un golpe de estado sino que su deterioro lo llevó hasta el extremo de ser sacado de la Casa Rosada por un piquete de la Policía Metropolitana de Buenos Aires. Lo sacaron a empujones, caminó dos cuadras, tomó un taxi y se fue a su casa, sin militares; así estaba ese gobierno de gastado. Hay otros casos como el de Juan Velasco Alvarado en Perú que después de ser un todopoderoso ministro de Defensa, con un ejército siempre desplegado, su mismo ministro de la Defensa le exigió que parara con todo aquello. Eso puede ocurrir en Venezuela, pero con matices peores porque esto puede terminar en una hambruna por el alto desabastecimiento que tenemos.

-¿Hay madurez democrática en Venezuela?

-Claro, pero además el liderazgo de la oposición es muy democrático y sensato. Hay mucho loquito por ahí, llamando a la calle, tratando de generar desorden, pero son muy pocos.

-¿Esos llamados a la calle favorecen a alguien?

-Al Gobierno por supuesto, porque ellos no saben hacer nada, son absolutamente ineptos, no saben ni poner un bombillo. El país está desesperado por comer y ellos no saben hacer nada. Los ministros salen diciendo que lo que hay que hacer aquí es no cepillarse los dientes o sembrar cebollines en los balcones. No están preparados ni siquiera para ser alcaldes en un pequeño municipio. Por fortuna la oposición tiene un sentido muy serio de lo que son las repercusiones de las cosas que se hacen. Ellos están muy conscientes de que aquí no se puede agudizar el conflicto político, están claros de que en algún momento tendrán que recoger los vidrios del Gobierno.

-¿Cómo vio el llamado a la calle en 2014?

-Llamar a la calle a protestar es completamente lógico, tú haces una manifestación o una marcha y listo. Ahora lo que ocurrió en 2014 fue una caricatura porque fueron pequeños grupitos de muchachos que secuestraban a vecinos de urbanizaciones sobre todo de aquellas pudientes en el país. En Caracas secuestraron a los habitantes de Los Palos Grande, Chacao, Altamira, La Castellana o Prado del Este y no los dejaban salir. Una protesta tragicómica, el Gobierno lo que hacía era morirse de la risa porque a los ciudadanos de Chacao los estaban asfixiando. Esto fue una muchachada, un acto infantil.

-Diputados de la bancada chavista piden las cuentas de Lorenzo Mendoza y hay un rumor de encarcelarlo y expropiar Alimentos Polar. ¿Qué pasaría si eso ocurre?

-No se puede esperar otra cosa de un Gobierno de tarados como éste. Creo que se trata de una maniobra porque detuvieron a un mayor con 400 kilos de cocaína y ese mayor da la casualidad que es el secretario de los Chávez en Barinas, es decir que el Gobierno está haciendo el esfuerzo sobrehumano para tapar semejante escándalo de carácter mundial.

No me extrañaría que detuvieran al Cardenal Urosa Savino para tratar de tapar ese papelón que viene por ahí. Si el papa Francisco viaja a Venezuela puede ser que le pidan el pasaporte y lo detengan porque es la única manera de resolver que tiene este Gobierno.

Es absolutamente elemental, no hay ningún tipo de inteligencia de ningún sentido, ni técnica ni políticamente. Nadie se imagina como Venezuela pudo caer en manos de unas personas como estas. Ningún país se merece unos gobernantes como estos.

-¿Cómo sería el escenario de Venezuela con Polar en manos del Gobierno?

-Es inimaginable porque casi todo lo que nosotros nos comemos en este momento es gracias a Polar, el aceite, la harina Pan, mayonesa; lo poquito que tenemos como suministro viene de Polar. En qué clase de cerebro puede producirse semejante aborto de cercenar la única y la última fuente de alimento que tenemos los venezolanos. El Gobierno ha expropiado todas las distribuidoras de alimentos y ahí están las consecuencias: tenemos una escasez de alimentos por el orden del 70%, esto es como si estuviéramos saliendo de una guerra.

-¿Cómo ve el surgimiento de un grupo llamado Frente de Fuerzas Bolivarianas Nacionales?
-Eso es parte de todo este proceso de locura y deterioro, pero si tenemos un destacamento de reos en una cárcel con armas militares cortas y largas. Tenemos a un recluso, pran de una prisión que lo matan a las puertas de una discoteca. Tenemos a una ministra de prisiones que se retrata con los principales delincuentes del país, es decir, nosotros vivimos con un Gobierno prácticamente surrealista. Una cosa incalificable, no existe algo como esto, tal vez pudo existir una vez en África con el Gobierno de Idi Amin en Uganda, pero el grado de locura de este Gobierno no tiene comparación.

-¿Teme que estos grupos se fortalezcan?

-Yo, tengo plena confianza en las Fuerzas Armadas Nacionales, frente a las FAN todos esos grupúsculos no tienen ninguna relevancia ni tampoco esos que llaman colectivos. Ya se demostró el 6 de diciembre y el 5 de enero que si las Fuerzas Armadas dicen que no salgan a la calle, nadie sale. Es decir, que las Fuerzas Armadas están muy claras en que aquí no se debe derramar sangre, por lo menos lo han demostrado en esos dos momentos que fueron cruciales para el país. A esos grupos hay que desarmarlo con las fuerzas armadas. Te aseguro que en 48 horas están desarmados y se acabó para siempre.

Carlos Raúl Hernández cree que la polarización que afecta a todo el país también está entre los artistas. Piensa que fue un acierto por parte de la bancada opositora invitar a Miguel Ignacio Mendoza (Nacho) para que se pronunciara en nombre de la juventud.

-Ahora los artistas se involucran en la política. ¿Cómo le parece eso?

-Los artistas como todo el mundo tienen derecho a participar en política y en todo lo que la Constitución les permita. También se puso de moda lanzar de candidatos a acaldes o algunas personas de la escena, sobretodo en el chavismo. Esto es muy característico de los movimientos populistas que nos les interesa el contenido de los funcionarios sino los votos que puedan generar. Los artistas en ese sentido tienen una mayor popularidad. Como pasó con el Potro Álvarez, aunque lo han lanzado varias veces y nunca ha ganado. Eso revela que el electorado tiene claridad de lo que quiere.

-¿Cómo vio el discurso de Nacho en la Asamblea?

-Esto lo hizo en condición de representante de la juventud y en ese contexto está bien. Es un joven venezolano que ha trabajado duro, ha sido eficiente en su profesión, exitoso. La juventud lo tiene como un patrón y un modelo a seguir. Me parece muy interesante que la Asamblea Nacional invite gente de esas características tan novedosas.

 

Con Información de: El Impulso / Javier Vargas