Nacional
Centrales térmicas instaladas reportan un 60% de inoperatividad
Nacional

Por: Redacción Dossier33

Para el presidente de la Comisión Eléctrica  Nacional del Colegio de Ingenieros de Venezuela, Winston Cabas,  la  estrategia del gobierno es operar cuando Guri llegue a  la cota  de 240 ó 244 metros sobre el nivel del mar, lo que representa un peligro para las turbinas de la casa de máquinas dos.

El martes 29 de marzo la cota se encontraba en 244,89 msnm, a escasos 89 centímetros de la zona de colapso.

Cabas explicó que  a 236 msnm es posible la formación de torbellinos, las turbinas podrían llenarse de aire, entrar en vibración y deteriorarse. “Esto puede provocar la desestabilización de todo el sistema”.

Expertos proyectan que para el 4 de abril se puede alcanzar la cota 244, en este sentido,  Cabas afirmó que “en los años 80  se probó el desempeño de las  turbinas  con ese nivel y se suspendió la operatividad de las mismas por el riesgo de vórtices, frente a nuevos descensos”.  Acotó que para ese momento Edelca  “tenía un personal muy capacitado para tomar decisiones ante cualquier irregularidad o desperfecto y hoy eso no ocurre, los profesionales del sector se han ido del país y es muy difícil trabajar con esas condiciones”.

El diseño de ingeniería de la sala de maquinas dos requiere 12 metros de sumersión para su  perfecto funcionamiento, es decir, 248 msnm y a la fecha  trabajan con más de 3 metros por debajo de la medida mínima exigida.

Trascendió  extraoficialmente que Corpoelec consultó a un grupo de especialistas nacionales e internacionales sobre la posibilidad de operar con niveles inferiores a la cota 244. Se recomendó  evitar esa situación.

Cabas insistió en que estamos ante un escenario peligroso y extremo en la administración del embalse, pues se puede operar con las cotas antes señaladas cuando existe una  esperanza de lluvia a finales de abril, sin embargo se tiene previsto que la sequía continuará aún en ese mes y  probablemente lloverá  en mayo. “No va a haber un apagón total, pero sí grandes paquetes de racionamiento”, precisó.

Las autoridades, dijo el ingeniero,  están obligadas a informar acerca de los racionamientos, necesarios para recuperar el nivel  del embalse y las plantas térmicas del país, lo que sin duda impactará la calidad de vida y el desarrollo productivo de los venezolanos.

La realidad y El Niño

El gobierno le ha atribuido la crisis a El Niño. La realidad es que la centrales  termoeléctricas instaladas con capacidad para generar 17 mil 500 megavatios reportan actualmente una inoperatividad cercana al 60%,  generan aproximadamente   6 mil 500 megavatios, de acuerdo a los cálculos de la Comisión Eléctrica Nacional del Colegio de Ingenieros de Venezuela.

Una fuente especializada del sector indicó que El  Niño no  se presenta como un rayo, sus manifestaciones se inician en junio y es posible medir el calentamiento en el Pacífico,  detectar su presencia e intensidad. “Cuando se anuncia este tipo de fenómeno normalmente quienes dirigen el sector eléctrico hacen un menor uso del parque hidroeléctrico y optan en mayor medida por el parque termoeléctrico. Así se enfrentaron  muchos Niños”.

El Niño de 2010 condujo a la adquisición de un nuevo equipamiento térmico, pero ya en ese año la reserva operativa de energía  había disminuido hasta desaparecer y en los años siguientes el panorama se mantuvo igual.

Un estudio del grupo Ricardo Zuloaga devela que hay una capacidad instalada anunciada que no corresponde con la capacidad operativa que, además,  está por debajo de la demanda máxima de la población.

Según la investigación para el año 2015 la capacidad instalada nominal se hallaba en 34.400 megavatios, la capacidad operativa real en 17.220 megavatios y la demanda máxima en 18.300 megavatios. Hubo un déficit de 1.100 megavatios que se evidenció en apagones, cortes e inestabilidad general del sistema.

Fuente: Presentación Grupo Ricardo Zuluaga.

Datos y estimaciones

La central hidroeléctrica de Guri se construyó por etapas. La primera se edificó en los años 60 con 10 unidades generadoras,  una capacidad nominal de aproximadamente de 1.880 megavatios y 215 msnm. La Comisión Eléctrica Nacional del Colegio de Ingenieros estima que en la casa de máquinas uno 7 unidades están operativas y 3 en mantenimiento.

Cabas alegó que en la casa de máquinas dos, que cuenta con 10 turbinas, 8 unidades están en funcionamiento  y dos en mantenimiento. Esta etapa  fue erigida con una capacidad de 7.120 megavatios y representa un importante porcentaje de la energía hidroeléctrica que se genera en el país.  En los próximos días pudiera paralizarse.