Nacional
Conindustria exige el cese de hostigamientos a empresarios y un cambio de rumbo económico
Nacional

La Confederación Nacional de Industriales (Conindustria) emitió un comunicado este martes en el que precisó que el paro cívico del pasado viernes 28 de octubre no impactó de forma relevante el volumen de producción de bienes en el país, a pesar de que muchos trabajadores se sumaron, de manera voluntaria, al cese de labores.

La organización enfatizó que Venezuela necesita urgentemente un cambio de rumbo en lo económico y en lo político-institucional.

“Mantener un cerco de controles que imposibilita la producción de los bienes que los venezolanos consumimos y el mantener al Estado con un nivel de gastos que, por mucho, excede sus ingresos generando así los niveles de inflación que hoy agobia a los venezolanos, son la causa el empobrecimiento que todos padecemos”, precisa parte del comunicado.

En días pasados el presidente de Conisndutria, Juan Pablo Olalquiaga, reiteró que el volumen de producción se resume en un 35,2% de la capacidad instalada de las empresas, como consecuencia de políticas económicas desacertadas.

A continuación el comunicado de Conindustria:

El paro cívico celebrado el pasado viernes 28 de octubre no afectó de manera relevante el volumen de producción de bienes en Venezuela, pese a que muchos trabajadores venezolanos sí se adhirieron voluntariamente al cese de labores. Tampoco causaron efecto las amenazas de “empresa parada, empresa tomada”, las que ratifican no solo el total desconocimiento de la propiedad privada por parte de quienes deben ser sus principales garantes, sino también la enorme distancia que hay para con una gran masa trabajadora que hoy reconoce en la empresa privada la fuente de progreso y prosperidad y, por ende, la defiende.

El volumen de producción ya se ha venido disminuyendo durante los últimos 12 trimestres, para arribar al segundo trimestre del año 2016 a un vergonzoso 35,2% de la capacidad de las empresas; esto, como consecuencia de políticas económicas improvisadas y desacertadas que no conocen de la administración de una economía. Razón por lo cual el paro cívico del pasado viernes se perdió en un volumen de producción ya muy pequeño.

Mantener un cerco de controles que imposibilita la producción de los bienes que los venezolanos consumimos y el mantener al Estado con un nivel de gastos que, por mucho, excede sus ingresos generando así los niveles de inflación que hoy agobia a los venezolanos, son la causa el empobrecimiento que todos padecemos.

Venezuela necesita urgentemente un cambio de rumbo en lo económico y en lo político-institucional. La Confederación Venezolana de Industriales, Conindustria, exige que se levanten los obstáculos que obstruyen la producción, que cese el hostigamiento y el amedrentamiento a empresarios y trabajadores, que se retome el cauce constitucional que contempla la separación y respeto entre los poderes públicos y que el mecanismo del voto permita elegir a los gobernantes dentro de los periodos establecidos en la Constitución.

La razón de ser de las empresas industriales es la producción de bienes y la creación de puestos de trabajo que tanto requieren los venezolanos.

analitica.com