Nacional
Criptomoneda venezolana: ¿un tiro por la culata?
Nacional

El gobierno de Venezuela planea lanzar una criptomoneda. Los analistas no le dan muchas probabilidades. Al petro le falta, además de las características importantes de una moneda, el encanto de otras monedas crípticas.

El valor de cada unidad del petro estará cubierto por un barril de petróleo crudo, según el ministro venezolano de Información, Jorge Rodríguez. También materias primas como oro, diamantes y gas deberán servir como garantía, anunció Maduro.

Si es que dicha moneda sale, en efecto, a circulación, sería la primera criptomoneda cuyo valor estaría cubierto por materias primas. Además de ser la primera criptomoneda emitida por un Estado. Una novedad en dos aspectos y el gobierno venezolano una especie de pionero, a pesar de que no es el primero en lanzar esta idea.

Criptomoneda cubierta por materias primas, sin materias primas

La idea de una criptomoneda convertible cubierta por materias primas proviene de Steve H. Hanke, profesor de investigación económica aplicada en la Universidad Johns Hopkins. Sin embargo, el mismo Hanke asegura que el gobierno de Venezuela es incapaz de garantizar seguridad con materias primas: “No tiene ni oro ni diamantes. Y, a pesar de tener grandes reservas nominales de petróleo, su explotación es regresiva”.

A pesar de poseer las mayores reservas de petróleo en el mundo, Venezuela está al borde de la bancarrota. Según The Wall Street Journal, “los bonos estatales han perdido tres cuartas partes de su valor, como consecuencia del impago de una docena de deudas de la petrolera PDVSA”. Así que no existe tal respaldo del petro con materias primas.

La mayoría de las criptomonedas se basan en la tecnología Blockchain, según la cual, las transacciones se registran anónimamente, por lo que cualquier intento de manipulación sería inmediatamente detectado para los usuarios. Debido a este principio, las criptomonedas operan sin una instancia de control, como una especie de banco central.

Por supuesto que una moneda de este tipo también estaría sujeta a ciertas fluctuaciones. Pero, en comparación con el bolívar, sería una fortaleza. En 2017, la moneda nacional venezolana perdió más del 95% de su valor frente al dólar. Dicho en otras palabras, Venezuela tiene casi un 4.000%  de inflación. Para 2018, el Fondo Monetario Internacional pronostica una pérdida de valor adicional del 2.350%.

Hanke ha asesorado a numerosos gobiernos sobre reformas monetarias y dirige el “Proyecto de divisas inestables” en el Washington Cato Institute. Por último, Hanke le da un consejo al gobierno de Venezuela, si lo que quiere realmente es una moneda estable: “Maduro debe hacer oficial lo que el pueblo ya practica. Abolir el bolívar y reemplazarlo por el dólar estadounidense”.

Jan D. Walter (jov/rrr)DW