Nacional
Cumbre de Países No Alineados: un “show” sin importancia
Nacional

Especialistas explican a PanAm Post por qué Nicolás Maduro se lucirá como un “gran anfitrión” de una reunión entre países desprestigiados

El Gobierno de Nicolás Maduro recibirá entre el 13 y 18 de septiembre a más de 100 países del “tercer mundo” un evento que en los últimos años ha sido “ignorado” por los grandes medios internacionales (Telesur)
Se acerca la Cumbre de los Países No Alineados (MNOAL) evento que se llevará a cabo en la isla de Margarita en Venezuela; ante esto, el Gobierno de Nicolás Maduro enfrenta dos grandes retos: en primer lugar intentar ocultar la grave crisis que transita su país y el descontento popular; y en segundo lugar, lograr que la convocatoria no pase “por debajo de la mesa”.

El Gobierno de Nicolás Maduro, que cuenta solo con 20 % de la aprobación (según las encuestas), recibirá entre el 13 y 18 de septiembre a más de 100 países que acudirán a la Cumbre, en una nación con masivas manifestaciones de protesta y una escasez de alimentos y medicamentos que supera el 80 %.

El MNOAL es un foro político conformado por 120 países miembros, que representan los intereses de naciones en vías de desarrollo de varios continentes. Venezuela recibirá la presidencia del bloque de parte del Gobierno de Irán para los próximos tres años hasta la celebración de la próxima cumbre, prevista para 2019.

Una fachada
La situación del país suramericano es de inestabilidad en lo político, económico y social; y la isla de Margarita no escapa de esa realidad. Los supermercados, abastos, panaderías y farmacias se encuentran vacíos de productos mientras se mantienen las largas colas para intentar conseguir alimentos, medicinas y hasta el pan. A ello, se suman protestas por la falta de agua potable, racionamiento de electricidad y el pavoroso clima de inseguridad.

De hecho, a solo dos semanas para la llegada de las delegaciones, la isla que recibirá la Cumbre, fue protagonista de un gran cacerolazo en el cual en un sector popular como Villa Rosa, no solo lograron expulsar a Nicolás Maduro, sino que ante tanto descontento, el presidente “perdió el control” y agredió físicamente a ciudadanos de la zona.

Venezuela se encuentra bajo la mirada internacional por sus actuaciones contra las libertades y violaciones a los derechos humanos, situación que pone en duda su credibilidad y espíritu democrático en el mundo; aún así Nicolás Maduro “contra viento y marea” convocó a los 120 países participantes de la Cumbre.

Varios analistas políticos y economistas han analizado la gran cantidad en millones de dólares que el Gobierno venezolano deberá disponer para la realización del magno evento y por ello critican el papel que jugará el presidente venezolano; pues, con una economía de un país en guerra, Maduro hará lo “imposible” por lucirse como un gran anfitrión.

Ya el ministro de Relaciones Interiores y Justicia anunció el gran despliegue de seguridad que implicará la Cumbre de los Países No Alineados: más de 14.000 hombres de la fuerza armada, varios cuerpos de seguridad desplegados asegurando espacio acuático y aéreo, 11 unidades móviles para toda el área de los 16 hoteles donde se alojarán las delegaciones y la instalación en la isla de 414 cámaras de vigilancia “monitoreadas durante 24 horas”.

Un despliegue de seguridad que no se ha visto para combatir la delincuencia en dicho país, que se ha convertido en el más inseguro y violento del mundo.

Por otra parte, mientras en el resto de los estados del país se dificulta la gran escasez de alimentos, en la isla de Margarita por ser sede de la Cumbre, se acelera la llegada productos básicos importados para cubrir la demanda de quienes participarán en el evento.

Lea más: General del arroz: Venezuela tendrá un general por cada rubro alimenticio
La periodista e internacionalista María Teresa Romero dijo a PanAm Post que efectuar esta cumbre en Venezuela solo será un revés para la popularidad de Nicolás Maduro en lo interno, pues asegura que es una “irresponsabilidad” que el Gobierno gaste tanto dinero en un evento, mientras que los venezolanos “mueren de hambre”.

Una Cumbre sin presitigio
Romero explicó además que aunque el presidente de Venezuela crea que la Cumbre de los Países No Alineados será una “tabla de salvación” para su imagen internacional, en realidad no será así porque se trata de un evento de poco prestigio con países de Izquierda que generalmente han respaldado al Gobierno chavista; asegura que será “más de lo mismo”.

“El Movimiento de Países No Alineados no significa gran cosa en el escenario internacional, no creo que sea un evento de gran significación, aunque Maduro tratará de hacer ver que tiene gran apoyo internacional; pero son regímenes muy cuestionados”, señaló.

Explicó que países como China, Rusia, Cuba, Nicaragua, Ecuador y Bolivia son países que seguramente respaldarán a Maduro en esta cumbre de Países No Alineados, pero aclaró que esto no significará ninguna novedad, ni lo salvará de su deteriorada imagen en lo internacional.

El venezolano Diego Arria quien fue embajador y presidente del Consejo de Seguridad de la ONU dijo a PanAm Post que Nicolás Maduro aprovechará la cumbre para sentirse con el respaldo de los países que acudirán, sin embargo señaló que el Gobierno de Venezuela no se fortalecerá a nivel internacional.

“Son países con la misma alineación ideológica y la comunidad internacional conoce perfectamente quiénes y cómo son estas naciones; por el contrario Maduro tiene la oportunidad de perder respaldo con esta Cumbre en Venezuela”, concluyó.

Sadio Garavini embajador venezolano y doctor en Ciencias Políticas dijo a PanAm Postque la Cumbre de los Países No Alineados con el pasar de los años se ha convertido en un evento sin prestigio y sin el apoyo de las grandes organizaciones internacionales, como la ONU, la OEA o la Unión Europea.

Explicó que este Movimiento No Alineado tuvo su relevancia en la época de la Guerra Fría, cuando se llevaba a cabo el conflicto entre el sistema comunista de la Unión Soviética y Estado Unidos.

Aseguró que este evento se ha convertido en una reunión de países del tercer mundo (subdesarrollados) en la cual no se discuten temas de gran relevancia.

“Habrá que ver cuántos jefes de estado van a venir a este país en crisis, el Gobierno va a tratar de ocultarla, me gustará ver qué líderes importantes van a asistir”, señaló.

Garavini explicó que después del “desastre que significó la no presidencia pro temporede Venezuela en Mercorsur, evidentemente Maduro va a tratar de darle a esta cumbre un máximo relieve y encabezará un show mediático para tratar de recuperar espacios de la opinión pública interna”.

El especialista resaltó que aunque a la Cumbre de los Países No Alineados asistan 120 delegaciones, es un evento sin relevancia, al cual los grandes medios internacionales suelen ignorar.

“Va a ser más un teatro utilizando los medios nacionales, porque sería interesante ver qué espacio le da la prensa internacional a esta reunión […] Yo creo que va a ser un relieve de muy bajo nivel”, señaló.

Podrían venir los que están más cercanos a Venezuela como Irán y Ecuador, pero la importancia se verá en los medios internacionales.

Dijo además que el Gobierno de Nicolás Maduro se enfocará en el tema de la soberanía y en la no intervención, para que así los países asistentes no se interesen mucho en lo que está pasando en Venezuela.

“Delegaciones yo creo que vendrán casi todas, aquí lo importante es ver quien preside cada delegación. Los menos interesados enviarán a su embajador en Caracas […] Esta cumbre ha perdido prestigio y liderazgo”, concluyó.

Por su parte, el politólogo y profesor de la cátedra de Sociología Política de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB)  Jorge Tricás asegura que la mayoría de los países que conforman este Movimiento, son naciones en su mayoría de Izquierda que no cuentan con prestigio democrático.

Tricás señaló que “la cantidad no hace la calidad”, en referencia que aunque se trata de 120 países, muy pocos son los que representan a naciones democráticas.

“Los organismos internacionales de prestigio como la ONU y la OEA se rigen por principios como derechos humanos y libertades políticas, y esos no son precisamente los lineamientos de estos Países No Alineados”.

“Aunque Maduro llegue a recibir apoyo de estos países, eso no le va a mejorar su imagen ni interna ni internacional”, señaló Tricás.

En relación con las implicaciones que tendría dicha cumbre en la oposición venezolana, el especialista señaló que la Mesa de Unidad democrática (MUD) está conectada con el aval de la ONU y la OEA, organismos que están “casados” con los derechos humanos.

“La oposición en estas circunstancias cuenta con la simpatía de organismos que tienen peso internacional”.

Perú y Panamá: los más incómodos
De los 120 países que podrían acudir a la Cumbre de los Países No Alineados, se perfilan en la región Perú y Panamá como los países más incómodos.

Para Tricás lo más probable es que estos países no asistan a la convocatoria o que envíen a delegados de poco rango para asistir al evento.

Señaló que estos dos países que en los últimos meses se han manifestado en contra de las violaciones a derechos humanos por parte de Nicolás Maduro, probablemente “no suscriban los acuerdos sin importancia” que se lleven a cabo en el evento.

Sabrina Martín/Panampost