Nacional
Economía de Venezuela se desploma a niveles de guerra
Nacional

Tras cuatro años acumulados de una recesión económica, Venezuela ya cuenta con los elementos para sufrir una auténtica depresión

A pesar de la negativa del gobierno venezolano por ofrecer cifras oficiales sobre la inflación en el país, algunas firmas especializadas han señalado que la economía de Venezuela alcanzó “cotas de una economía en guerra”, con una contracción en 2017 del Producto Interno Bruto (PIB) del 14 por ciento; todo parece indicar que será peor el escenario de 2018.

Cuatro años de nefasta gestión económica han reducido el tamaño de la economía venezolana un 35 por ciento.

Asdrúbal Oliveros, economista y director de Ecoanalítica, calcula el déficit fiscal para Venezuela en 17 por ciento del PIB, y la inflación en dos mil 700 por ciento al cierre del año 2017, lo que considera una rareza para un petroestado.

El hundimiento de la economía del país no se basa por la baja de los precios del petróleo. El barril se cotiza actualmente en 60 dólares por barril, cifra que cualquier ministro de Economía consideraría optima.

Oliveros indica que la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa), considerada la única fuente de ingresos del país, atraviesa por un “grave desorden funcional y monetario”, que se traslada milimétricamente en la economía. Destacó que la petrolera redujo a 300 mil barriles diarios su producción.

Asimismo, expresó que el “modelo chavista está diseñado para colocar los grilletes sobre las variables de producción y la formación de los precios”, mientras el Estado asume la toma de los sectores productivos.

La economía venezolana se ha desplomado a tal punto que ni siquiera “un país en guerra como Siria puede mostrar tales cifras”, expresó el economista y adelantó que la depresión nacional va a experimentar graves problemas sociales.

Mientras que el escenario para este año se vislumbra aún peor. El proceso hiperinflacionario podría conducir a tasas interanuales de más de 30 mil por ciento, advirtieron economistas. Con la aceleración en el alza de los precios, el poder adquisitivo de la población podría caer 50 por ciento de un mes al otro y luego quedar reducido en solo 25 por ciento del total inicial en solo ocho semanas.

La tasa de inflación, que en agosto pasado empezó a acelerarse a una velocidad mucho mayor de lo que muchos habían proyectado, tiene el camino libre para crecer aún más en 2018, ante el hecho de que el gobierno de Nicolás Maduro no parece contar con más dinero para financiarse que continuar con la emisión de dinero inorgánico, explicó el especialista Francisco Ibarra, director de Econométrica.

Es en ese sentido que el presidente venezolano anunció el viernes que su gobierno emitirá 100 millones de la criptomoneda denominada “petro”, que estará respalda por la riqueza petrolera.

Maduro agregó que estos “petro” tendrán un “valor igual al precio del barril petrolero de la cesta venezolana”. La emisión de la cantidad mencionada será realizada por casas de cambio virtuales que actualmente están en periodo de prueba.

A finales del mes pasado, el mandatario dijo que el “petro” tendría como respaldo el campo número 1 del Bloque Ayacucho de la Faja del Orinoco, que aseguró tiene reservas probadas de más 5 mil millones de barriles de petróleo. El gobernante precisó que en el transcurso de este año se espera sumar las riquezas del oro y de diamantes a los respaldos de la criptomoneda.

Las autoridades convocaron para el 14 de enero al primer encuentro nacional de los mineros donde se presentará formalmente el “petro”.

Por otra parte, Maduro dijo que la próxima semana se reactivará el Sistema de Divisas de Tipo de Cambio Complementario Flotante de Mercado conocido como Dicom.

La fuerte depreciación que ha sufrido la moneda venezolana, se suma a la severa escasez de alimentos y medicinas por parte de la población.

elmercurio.com.mx