Nacional
El Consejo Electoral frena un revocatorio contra Maduro
Nacional

El Consejo Nacional Electoral de Venezuela (CNE), controlado por el chavismo, ha retardado el plan de la oposición de convocar a una consulta popular para finalizar el Gobierno de Nicolás Maduro este año. Desde hace más de un mes la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) reclama al CNE que entregue el formato de las planillas para recaudar firmas que activen un referendo revocatorio. “A lo que le tiene culillo [miedo] Nicolás es al mandato del pueblo venezolano”, dijo ayer el gobernador del estado de Miranda, Henrique Capriles.

El plebiscito, posibilidad establecida en la Constitución de Venezuela, amenaza con defenestrar al Gobierno. Maduro cumplió ayer tres años en el poder, o la mitad del período presidencial en el país caribeño, en medio de un temporal político. Según una encuesta de la firma Datanálisis hecha en febrero, un 52,1% del padrón electoral votaría en contra de este jefe de Estado en un referéndum revocatorio.

La oposición necesita recoger casi cuatro millones de rúbricas y huellas dactilares de los inscritos en el padrón electoral en un lapso de tres días para activar la consulta popular. De recaudar este número de firmas, el CNE comenzaría un proceso de verificación y, posteriormente, convocaría a un plebiscito. En esta consulta, los votantes decidirían entre revocar o no el mandato de Maduro. En este proceso, el mandatario venezolano necesitaría obtener un número igual o mayor de los votos conseguidos en los sufragios de 2013 (7.857.532 votos, el 50,61%). “¿Cuál es el formato de la planilla, señora Tibisay Lucena [presidenta del CNE]?, porque en una hora recogeremos las firmas que se necesitan para respaldar la solicitud”, afirmó Capriles en una concentración ayer en Caracas.

La MUD tenía previsto recibir el formato de las planillas la semana pasada, pero el CNE —controlado por el chavismo— se negó a entregarlo porque estaba en un proceso de verificación de los documentos consignados por la MUD para convocar el plebiscito. Este organismo electoral es el único competente para establecer las reglas en el proceso de solicitud de un referéndum.

La mayoría opositora del Parlamento intenta restar atribuciones al consejo electoral mediante la aprobación de la Ley Orgánica de Referendo. No obstante, la legislación enfrenta el riesgo de ser derogada por el Tribunal Supremo de Justicia, así como ocurrió con la Ley de Amnistía y Reconciliación Nacional, además de otras nueve decisiones declaradas “inconstitucionales” desde que el Congreso es dominado por la oposición.

La MUD ha lanzado un ultimátum. El parlamentario Freddy Guevara, coordinador del partido Voluntad Popular, ha amenazado con una movilización masiva para presionar al organismo electoral: “Si el martes [de la próxima semana] no tenemos las planillas, vamos a marchar hasta el CNE [en Caracas]”.

Estallido social

La oposición considera que la guerra de poderes, encarnizada por el Supremo y ahora el CNE en contra de la oposición, puede acelerar un estallido social. Capriles ha pedido al Gobierno acatar la voluntad de los venezolanos: “El país es una bomba y esa bomba puede explotar”.

El plebiscito es solo una de las apuestas de la coalición opositora para acortar el Gobierno de Maduro. En marzo, la MUD develó un plan llamado Hoja de ruta 2016 para salir por vías democráticas del mandato del presidente venezolano. Este proyecto considera como alternativas la constitución de una asamblea constituyente, movilizaciones en las calles, una enmienda de la Constitución de Venezuela y un referéndum revocatorio. Hasta ahora ninguna de estas opciones se ha concretado, mientras el país bolivariano se colapsa debido a una de las peores crisis económicas de su historia.

El clima adverso no inquieta al Gobierno, que se mantiene en el poder. Maduro asegura, confiado de su permanencia, que los tres años que le quedan de mandato seguirán “un camino de ofensiva, de expansión y de derrota definitiva de la oposición”, si es que siguen aferrados a su idea de convocar un referéndum revocatorio. Sin embargo, los analistas políticos consideran que el jefe del Estado está en desventaja ante una oposición que se ha unido al creciente descontento de la población para ganar votos.

De aprobarse, este referéndum sería el segundo en realizarse durante el gobierno del chavismo. El 15 de agosto de 2004 hubo una elección contra el entonces presidente Hugo Chávez. Un 59,1% de la población votó por no destituirlo, mientras que un 40,64% decidió a favor de revocarlo.

 

El País España