Nacional
El presidente de Pdvsa e iraníes constituyeron empresa en un paraíso fiscal
Nacional

La empresa mixta que se constituyó en este caso (que no es otra cosa que una sociedad mercantil en cuyo capital participa el Estado venezolano y otro actor) tuvo como jurisdicción las Islas Vírgenes Británicas, En octubre de 2007, el presidente fallecido Hugo Chávez y su homólogo iraní, Mahmud Ahmadineyad, pactaron la creación de una empresa mixta llamada Venirogc que “le disputaría el liderazgo a las gigantes petroleras Chevron y Shell”, según manifestó el mandatario venezolano.

La conformación de la empresa repartió el capital accionario en dos partes idénticas: Pdvsa (a través de su filial CVP o Corporación Venezolana de Petróleo) y la iraní Petropars controlarían cada una el 50% de Venirogc (Venezuelan Iranian Oil & Gas Co). “El proyecto prevé emplazar la sede principal en Europa –por el momento se analiza las posibilidades de España y Holanda– y se concentraría pura y exclusivamente en operaciones fuera del territorio de ambas naciones”, anunciaron los mandatarios a finales de 2007.

Medios de todo el orbe especializados en el tema energético se hicieron eco de la noticia. Reseñaron que “Irán y Venezuela, quienes producen cerca de 9% del crudo mundial, formarán una empresa conjunta global de 1.000 millones de dólares”, citó la publicación mensual de la Fundación “Consejo para el Proyecto Argentino” de noviembre de 2007.

La empresa mixta que se constituyó en este caso (que no es otra cosa que una sociedad mercantil en cuyo capital participa el Estado venezolano y otro actor) tuvo como jurisdicción las Islas Vírgenes Británicas, paraíso fiscal apetecido mayoritariamente por evasores de obligaciones tributarias y otras actividades de dudosa procedencia, según demuestran los documentos del bufete de origen panameño Mosack Fonseca, a los que se tuvo acceso a través de la filtración obtenida por el Consorcio Internacional de Periodismo de Investigación (Icij, por sus siglas en inglés)

De hecho la empresa iraní Petropars, ahora socia de Pdvsa por medio de su filial CVP, está incluida en la lista Ofac (la Oficina de Control de Bienes Extranjeros del Departamento del Tesoro de EE.UU) o lista Clinton, que se ocupa de sancionar las actividades financieras sospechosas y en este caso la estatal iraní entró en el famoso listado en un intento de EE.UU de frenar el apoyo financiero a los programas nucleares y de misiles de Irán.

Con oficinas en Dubai y Londres, Petropars desempeñó un papel clave en la obtención de inversión extranjera para el campo de gas natural de South Pars, el campo más grande del mundo que se encuentra en el Golfo Pérsico y que Irán comparte con Qatar.

Aun cuando la constitución de una empresa en esta isla no es un delito per se, llama la atención que el Gobierno venezolano no haya registrado la operación en Gaceta Oficial, el principal órgano que le otorga carácter legal a las decisiones y políticas públicas del país. Poco o nada se conoce de estas operaciones.

José Ignacio Hernández, abogado experto en Derecho Administrativo, explicó a El Pitazo algunos aspectos sobre este caso. En la creación de una empresa relacionada con el área de hidrocarburos, por ley, “el Estado venezolano debe tener al menos 50% o más del capital social y esta empresa será de tipo público, independientemente de donde esté constituida y debe publicarse en Gaceta Oficial”, dijo el experto.

Añadió que “existe la interpretación de que una empresa pública constituida en el extranjero no debería someterse a las normas venezolanas de publicidad registral porque esas normas de publicar en Gaceta y Registro solo serían válidas para empresas con jurisdicción en Venezuela o que lleven a cabo sus actividades en Venezuela. Ahora, sigue siendo empresa pública, sigue siendo patrimonio público y queda sujeta a las normas de la ley contra la corrupción, ley de contraloría, etc”.

Lea más información en El Pitazo/Tal Cual