Nacional
Elizabeth Tinoco: El viraje de la geopolítica en la región afecta la sostenibilidad de Maduro
Nacional

Por Sofía Torres

Elizabeth Tinoco, exdirectora regional de la OIT, sostiene que con la presión extranjera y la estrategia, sensatez y unidad que evidencia la oposición, Venezuela avanza en buena dirección para lograr el cambio que la mayoría del país demanda.

Dice que la transformación acelerada de la geopolítica de América Latina afecta la sostenibilidad y credibilidad del gobierno de Maduro y lo obligará a negociar una transición, que “sin duda tiene que ser negociada”.

La también asesora de la Secretaría Permanente de la Cumbre Mundial del Premio Nobel de la Paz, asegura queel régimen venezolano muestra signos claros de su incapacidad para enrumbarse hacia una recuperación económica y más todavía, para lograr una gobernabilidad democrática.

Advierte que la coalición opositora, que presenta una propuesta coherente,  debe controlar sus elementos radicales internos que pueden provocar una violencia innecesaria, en un lapso muy intenso-de aquí a diciembre-, cuando el juego político se lleva adelante con dos banderas: referendo revocatorio y elecciones regionales, “dos coyunturas que ponen contra la espada y la pared al oficialismo”.

Recuperación cuesta arriba

El país económicamente no ha tocado fondo, pero está muy cerca de hacerlo. Esta es una de las apreciaciones de Tinoco, quien afirma quelas proyecciones de crecimiento del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial para Venezuela,este año,se ubican en -8%.

El precio del petróleo y de las materias primas en general bajó,  el sector privado está anulado,  el aparato productivo devastado y  la informalidad es una de las más altas de América Latina, de modo que todo esto implicará un esfuerzo enorme para lograr una  recuperación económica, que tendrá que contemplar políticas de incentivo yla devolución de empresasinoperantes en manos del Estado.

Desde el punto de vista moral y ético el proceso será más complejo. Maduro y el chavismo generaron una cultura de dependencia del gobierno, del no trabajo, de vivir del Estado, de tomar por asalto cualquier propiedad privada. El deterioro en este sentido es muy profundo y hay que revertirlo, especialmente en materia educativa. El Socialismo del Siglo XXI destruyó la educación venezolana, impuso unos valores que no corresponden con los valores democráticos propios del país.

 

La dinámica internacional: cambia y presiona

La especialista insiste en que lo que ocurre en América Latina tendrá una incidencia muy directa en la transición de Venezuela y eso genera desequilibrio y desespero en la cúpula roja. Agrega que los distintos regímenes de izquierda, llamados por algunos  modelos progresistas, en realidad de izquierda populista y dislocada en ciertos  casos, daban todo su apoyo al  gobierno bolivariano por su capacidad financiera.

En 2015 el Kirchnerismo salió del poder y muy mal, con un país descalabrado. Ahora Macri está asumiendo un costo político por las medidas y reformas que está aplicando. Este año Argentina decrecerá en menos de 1,5%, debido a los ajustes en intercambio económico, en materia salarial y reducción de subsidio para equilibrar el déficit fiscal y la balanza económica. Avanzarán hacia un lento proceso de recuperación, que según el FMI para el 2017-2018, se consolidará. Este fue el primer signo de cambio en la región, que esperanzó a muchos países.

Está  Paraguay, cuya participación en escenarios como el Mercosur dan indicios de un modelo de corte similar al de Argentina, pues hace una presión contra Venezuela con señalamientos contundentes como la ausencia de la democracia y evidencias de autoritarismo con los presos políticos.

Subimos a Brasil,  vemos como el régimen de Lula que se inicia en 2003 y tuvo una continuidad con DilmaRousseff, quien tenía unos niveles de popularidad muy bajos antes de ser removida del cargo, culminó. El propio PT (Partido de Trabajadores) estaba erosionado con la situación de Petrobras y la corrupción. Había un agotamiento absoluto del modelo impuesto por ese partido.

Evidentemente existe una presión para Venezuela, porque el apoyo tradicional y poderoso, por el peso político de Brasil en la región, no es el mismo.

Brasil, Paraguay y Argentina se han opuesto radicalmente a que Venezuela asuma la  presidencia pro tempore de Mercosur, por la falta de valores democráticos, bajo la lupa de la OEA y la Carta Democrática como péndulo sobre su gobierno.

Entretanto, en Perú, que tendrá un crecimiento de 3,5%, también se alteró la orientación política y económica con el reciente triunfo de Pedro Pablo Kuczynski, aunque  este mantendrá algunas líneas trazadas por Ollanta Humala, que por cierto no estaba dentro del marco del Socialismo del Siglo XXI.

Colombia es un país clave. Recientemente el presidente Santos conminó a Maduro a convocar el revocatorio este año, petición que no había hecho pública antes.

Incluso hay una presión soslayada desde Cuba, que recurre a transacciones con el tema petrolero con otros gobiernos fuera de la región como el de Argelia, porque Venezuela ha bajado su capacidad de producción y de suministro a la isla.

Tinoco sentencia que todo este panorama se torna decisivo dado que obliga a Maduro a retomar el sendero democrático, con el respeto a la Constitución, y por supuesto, la convocatoria del referendo revocatorio y las elecciones regionales en 2016. “No será fácil”.

La Alianza del Pacífico

El comienzo de ese viraje que se reporta en América Latina parte dela creación de la Alianza del Pacífico, compuesta por México, Colombia, Perú y Chile, hoy países en un proceso de crecimiento sostenible, progresivo (Colombia en 2,5%, México 2,4%, Perú en 2,9% y Chile en 2,1%). A pesar de que es un acuerdo económico impulsa una dinámica importante que absorberá a miembros del Mercosur. Argentina muestra su aspiración de pertenecer a la alianza.

América Latina, después de haber vivido una década de crecimiento sostenido, de  oportunidades-de 2000 a 2010-, será la región con el desarrollo más lento en el mundo, la estimación del FMI es de  1,3%. Sin duda, los cambios de regímenes políticos permitirán la aplicación de medidas económicas necesarias para seguir la senda de la recuperación.

El problema es la continua dependencia de loscommodities, de la exportación de materias primas, cuyo boom está llegando a su fin. Es necesaria la diversificación de la economía e incremento de la productividad en otros renglones diferentes a los tradicionales, junto a importantes reformas en el sistema educativo, que abran paso a una mayor innovación tecnológica.

@soficarol21