Nacional
Entre 2 y 10 años le tomaría a Venezuela estabilizar su economía
Nacional

En 2017 la inflación acumulada fue de 2.616 %, según el parlamento venezolano. Eliminar los controles y recuperar la confianza son dos de las medidas que se deben tomar para estabilizar la economía del país
Febrero 23, 2018

(Grisha Vera-El Pitazo) En dos o tres años se estabilizaría la economía en Venezuela si se toman las medidas correctas, “un libreto” o simplemente “una receta” que ya se ha aplicado en diversos países donde la inflación también fue un problema. Pero antes, coinciden los especialistas, es indispensable cambiar al Gobierno. El análisis menos optimista estima que Venezuela puede alcanzar la estabilidad económica en diez años.

Para octubre de 2017, el Fondo Monetario Internacional (FMI) estimó que la inflación en Venezuela para final del año sería de 1.133 %. Sin embargo, según la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, al cierre del año la inflación acumulada de 2017 fue de 2.616 %. El Banco Central de Venezuela (BCV) no publica la cifra oficial desde febrero de 2016, cuando informó la inflación acumulada en 2015.

El economista José Toro Hardy recuerda que las causas del fenómeno de la inflación y, en general, de la crisis económica que atraviesa Venezuela son diversas: 15 años con control cambiario, alrededor de una década con control de precios, expropiaciones de empresas y tierras, caída en la producción petrolera y la emisión de dinero sin respaldo.

En noviembre de 2017 la encuestadora Econométrica calculó la inflación del mes de octubre en 50,6 %, lo que indica que en Venezuela el fenómeno de la inflación se transformó en hiperinflación al superar la cifra de 50 % mensual en ese momento. No obstante, la hiperinflación tiene cura. Disminuir el déficit fiscal, recuperar la confianza y eliminar los controles son parte de la política macroeconómica que se debe ejecutar para abastecer los mercados, frenar la inflación, recuperar la industria petrolera y encauzar al país a un crecimiento económico.

Las causas de la inflación y la escasez

“De los problemas más graves que tiene en este momento Venezuela y su población es la hiperinflación”, afirma Toro Hardy, quien entre 1996 y 1999 fue miembro principal del directorio de Petróleos de Venezuela (Pdvsa). Explica que la causa principal es que el Ejecutivo le quitó la autonomía al BCV, para financiar el déficit fiscal.

“El Banco Central emite inmensas cantidades de dinero que deposita en la cuentas corrientes de los trabajadores públicos. Esos bolívares generan demanda de bienes, pero como en el país no hay bienes, se traducen simplemente en aumento de los precios. Al final del día ese excedente monetario que no encuentra qué comprar en el país se desvía a la compra de dólares paralelos y por eso ese mercado sube de la manera como lo ha hecho”.

Toro Hardy explica que la escasez obedece principalmente a las expropiaciones de las empresas y la falta de dólares para importar. “A lo largo del presente régimen se han expropiado más de seis millones de hectáreas en el sector agrícola, que antes eran productivas y ya no lo son. Por lo tanto, no se produce suficiente cantidad de alimentos. Si no se producen suficientes alimentos hay que importarlos, pero para importarlos se necesitan dólares y no hay dólares”.

Francisco Faraco, economista y presidente de la firma Faraco & Asociados, atribuye la falta de dólares a la caída de la producción petrolera. Explica que antes Venezuela producía 3.200.000 barriles diarios y ahora produce 1.600.000. Además, comenta que el país importa 600.000 barriles para licuar el petróleo de la Faja y procesar otros derivados, lo que resume la importación neta de petróleo en 900.000 barriles. “Nosotros con eso no vivimos”, precisa.

Toro Hardy agrega que no solo es que la producción petrolera ha caído, sino que el uso de los dólares para el pago de las deudas e intercambio por otros bienes conlleva a  que la industria petrolera no genere dólares. ”Estamos enviando cerca de 400.000 barriles diarios a China para pagar deudas viejas; de ahí no nos queda ni un dólar. Estamos utilizando cerca de 70.000 barriles diarios para pagarle a Rusia. Estamos enviando al Caribe, América Latina y Centroamérica, a través de acuerdos especiales, donde a Venezuela no le queda ni un dólar”.

Advierte que  el dólar paralelo también retroalimenta la inflación. “A la hora de comprar  bienes los empresarios, como el Gobierno no les viene asignando dólares,  deben importar con dólares paralelos. Por supuesto, ese costo lo trasladan al precio de los bienes y esto retroalimenta la inflación”.

Los economistas José Toro Hardy, Felipe Pérez Martí y Francisco Faraco
Acabar con los controles y recuperar la confianza

“Los desajustes económicos  en Venezuela son de tres órdenes: fiscal, monetario y productivo”, señala Faraco. Explica que en materia fiscal la medida consiste en disminuir el gasto público: acabar con la corrupción, despedir un aproximado de 300.000 trabajadores públicos, disminuir los subsidios. El fin es que perseguiría esta medida es lograr un equilibrio entre la moneda nacional y los bienes y servicios producidos en el país para frenar la inflación.

Toro Hardy agrega que para recuperar la disciplina fiscal se debe recuperar la institucionalidad en Venezuela: el BCV debe tener autonomía para no incurrir en la emisión de dinero sin respaldo.

Felipe Pérez Martí, economista y exministro de Finanzas del fallecido Hugo Chávez, coincide con Faraco y Toro Hardy en que para frenar la inflación se debe disminuir el déficit fiscal. Sin embargo, discrepa un poco en la forma: “Aunque sea paradójico, acá no se debe hacer un ajuste clásico. Aquí lo que se tiene que hacer es quitarles a los corruptos su fuente de ingresos, dejar de subsidiar a Cuba, subir el precio de la gasolina, agua y electricidad, eliminar el control de cambio, eliminar  la mayoría de los precios regulados (solo se dejan en los productos monopólicos, pero sin que la empresa tenga pérdidas).”

Faraco comenta que el ajuste monetario consiste en eliminar el control cambiario, privatizar bancos, subir los intereses, reformar las variables bancarias.

Toro Hardy explica que eliminar el control cambiario y el control de precios son medidas que estimulan la confianza y son esenciales para incentivar la inversión y la actividad productiva en el país. También señala que el respeto a la propiedad privada y la seguridad jurídica son fundamentales para lograr la inversión privada de empresas nacionales, internacionales y el apoyo de las instituciones públicas mundiales para la estabilización de la economía venezolana.

Sin embargo, Faraco puntualiza que entre las medidas que se deben tomar en materia productiva el ajuste petrolero es la más importante. “A fin de cuentas somos un país que ha vivido del petróleo durante los últimos 100 años y que continuará viviendo de él durante 20 o 30 años más. Ese ajuste petrolero viene por la necesidad de que Pdvsa deje de ser la dueña del petróleo, porque no tiene la tecnología. Tenemos que ir a buscar la inversión privada”.

Al respecto, Toro Hardy añade que para invertir en Pdvsa se necesita el apoyo de instituciones públicas internacionales como el FMI, pues Venezuela no cuenta con los recursos.


El impacto de las medidas

“En tres años llegamos del sótano ocho del edificio a la planta baja y en 15 años llegamos al piso 20”, ejemplifica Martí.

Explica que para recuperar la economía en Venezuela se necesitan 50.000 millones de dólares. Esto se lograría con una nueva deuda pública para refinanciar las importaciones y activar el aparato productivo. Explica que con los ajustes se disminuiría el déficit y el resto se debe financiar con parte de los 50.000 millones de dólares (8.000. millones). “Si no hay déficit no hay que monetizarlo. Eso pararía la inflación en seco. El primer año de ajuste se podría tener una inflación acumulada de 40 %, el segundo año entre 10 % y 15 %, y a los tres años la inflación se reduce a 5 % anual, que es el promedio latinoamericano”.

Faraco, en cambio, no es tan optimista. Calcula que para que Venezuela logre la estabilidad económica deben pasar al menos unos diez años. “Los primeros años serían fuertes”, comenta.

Toro Hardy, por su parte, concuerda con Martí en los tiempos. Estima que en dos o tres años la economía en el país logre estabilidad y a los cinco años, de tomar las medidas planteadas, Venezuela esté encaminada en un importante crecimiento económico. Sin embargo, reconoce que la política macroeconómica necesaria, así como la disminución de los subsidios, son medidas que generan costo político, por lo que su ejecución debe ser muy bien evaluada.

Faraco comentó que otros países han demostrado que las medidas que proponen son exitosas. En la década de 1980 Perú atravesó por una crisis con inflación y estancamiento. En 1991, Fujimori tomó las medidas y seis años después el país alcanzó la estabilidad económica. Lo mismo ocurrió en Chile en 1982. La política macroeconómica se aplicó en 1985 y logró, de acuerdo con Faraco, estabilizar su economía en diez años.

Pérez Martí, en cambio, comenta que la realidad de Venezuela es muy diferente. “En esos países se tuvo que hacer un ajuste muy fuerte que lo pagó la clase media y los pobres. Aquí no es necesario hacer eso y la recuperación sería mucho más rápida. El ajuste aquí es de economía política, no un ajuste clásico como ocurrió en Chile y en Perú.”

Pérez Martí opina que para evitar el costo político, el Estado puede dar un subsidio. “El aumento de los precios en los servicios públicos hay que compensarlo, porque sino seria un ajuste neoliberal. El cálculo que he hecho es de alrededor de 20 dólares mensuales a la cuenta bancaria de cada venezolano, porque si se empieza a discriminar comienza la corrupción”.

Advierte que el problema de la corrupción es más costoso. “Además, se resuelve lo de la distribución de la renta petrolera. Venezuela es un país muy peculiar, que tiene la capacidad de hacerlo. Si se tiene solvencia fiscal se puede pagar la deuda. Otros países no tienen esta capacidad y las personas tienen que pagar las consecuencias del ajuste”.

 Sin cambio de gobierno las medidas no tendrán exito

Toro Hardy advierte que para aplicar las medidas para la recuperación económica en Venezuela deben existir políticas públicas coherentes y que para ello debe existir un cambio en el modelo político.

Pérez Martí, por su parte, opina: “Con este Gobierno ni que se tomen las medidas económicas óptimas se corrige este problema. En la economía la fe mueve montañas. Este Gobierno no genera confianza y sin confianza no hay inversión, ni empleo ni activación de la producción.”

Explica que para recuperar la economía en Venezuela se necesita que las instituciones internacionales confíen en las políticas económicas venezolanas “y con este Gobierno eso no va a pasar”, precisa.

Faraco señala al respecto: “Se podrán tomar todas las medidas económicas que se quiera, pero mientras la sociedad crea que lo que hay que hacer no es producir más, sino mentirle más al que administra los dólares no se va a dar el cambio. Debe haber un cambio en la conducción política que predique con el ejemplo”.

 

 

MEDIDAS PARA ESTABILIZAR LA ECONOMÍA EN VENEZUELA

Fuentes: José Toro Hardy,
Francisco Faraco y Felipe Matí

Todo empieza por el cambio de Gobierno. Estiman un período entre dos y diez años para la recuperación económica en el país

  • Cambiar el modelo político para cambiar el modelo económico.
  • Recuperar la institucionalidad en Venezuela.
  • Recuperar la disciplina Fiscal.
  • Devolverle la autonomía al BCV.
  • Recurrir a apoyo de las instituciones públicas internacionales.
  • Aumentar la producción petrolera.
  • Abrir las puertas a la inversión privada.
  • Recuperar la confianza.
  • Recuperar la seguridad jurídica.
  • Respetar la propiedad privada.
  • Dar incentivos a las empresas.
  • Eliminar control de precios.
  • Eliminar el control de cambio.