Nacional
Escasez de productos de higiene personal se agrava en Caracas
Nacional

Encontrar productos de higiene personal continúa siendo un reto para los venezolanos. En la ciudad capital, el mercado municipal de Quinta Crespo y el de Guaicaipuro se encuentran totalmente desabastecidos, respecto a artículos como toallas sanitarias, afeitadoras, jabones de baño, champús, acondicionadores, protectores diarios, y desodorantes, entre otros.

 

Por: Anyela Torres | astorres@dearmas.com / 2001.com.ve

 

Los locales que acostumbraban a comercializar este tipo de mercancía, se han visto obligados a ofrecer solo talcos, desinfectantes, cremas corporales, y uno que otro cosmético de belleza.

 

Esther Medina, dueña de un local en Guaicaipuro, asegura que desde octubre del año pasado no recibe visitas de la distribuidora que le provee productos de higiene.

 

Además, destaca que desde febrero de 2015 su inventario no ha contado más que con cuatro cajas de desodorantes, de toallas sanitarias, y de pasta dentífrica.

 

“En todo el año me trajeron jabón Dove, una sola vez; y champú y desodorantes solo dos veces”, dijo Medina.

 

También aclaró que los últimos artículos de esta gama que pudo vender fueron afeitadoras y, sin embargo, no ha vuelto a verlas desde hace aproximadamente un mes.

 

No queda ni el rastro. En el mercado de Quinta Crespo la situación empeora aún más, pues no hay ni un solo local que comercialice estos productos.

 

Una de las perfumerías que está ubicada en las afueras de este mercado, es la única que expende talcos, pero de vez en cuando.

 

La dueña de este comercio, que prefirió declarar bajo el anonimato, relata que “hasta mediados del 2014 su local estuvo surtido con todos esos rubros”. A partir de allí tuvo que cambiar de ramo rápidamente para dedicarse a la venta de artículos de limpieza para, de esa manera no tener que liquidar su fuente de ingresos.

 

Rosario Aragón, empleada de una empresa proveedora de productos, aseveró que desde el año 2013 los inventarios de estos artículos han desaparecido; sólo alcanzaron a distribuirlos hasta julio del 2014.

 

Aragón comenta que tiene más de 36 años trabajando para una empresa que distribuye productos de aseo personal, a más 40 comercios, y tiene más de cinco semanas sin poder cobrarle a sus clientes, pues la gran mayoría se ha visto en la necesidad de liquidar el negocio, o le solicitan “más chance” para cancelar sus deudas.