Nacional
Franco Casella: “Para ganar el juego por la democracia no debemos esperar solo los autogoles del adversario”
Nacional

Gran parte de la población venezolana se encuentra pegada a sus televisores visualizando los partidos del mundial de fútbol Brasil 2014, pero para Franco Casella, dirigente nacional del Movimiento Político de Ciudadanos libres Vente Venezuela, existen analogías que deben ser tomadas  en la lucha por el rescate de la democracia en el país. Afirman que la oposición no debe quedarse simple espectador y hace un llamado a la participación de los venezolanos a sudar la camiseta de ciudadano.

 

Franco Casella, coordinador político nacional de Vente Venezuela, explicó que ampararse en los derechos constitucionales no es desestabilizador, excepto para las tiranías, y una forma concreta de lucha ha sido la propuesta hecha por más de 150 personas notables llamando al Congreso de Ciudadanos por la Reconstrucción de la Democracia. “Esta es una expresión originaria y de libertad para quienes estamos inconformes con los pésimos resultados de este gobierno como en los temas económicos y de seguridad, piden también el rescate de un sistema democrático corrompido”, dijo.

 

Casella recalcó que la cultura de la viveza y de la impunidad buscan invertir la escala de valores, convirtiendo lo extraordinario en cotidiano y viceversa. “Ahora es sorprendente para muchos destinar mediodía en largas colas para comprar leche o papel de baño, y cotidiano los asesinatos de los fines de semana y la constantes violaciones a los derechos humanos a través de la represión gubernamental. Estos son solo ejemplo que las cosas  no van bien”.

 

El dirigente político expresó que no se debe satanizar el derecho legítimo que tenemos los ciudadanos a pedirle la renuncia al presidente. “Es importante recordar que la legitimidad de Nicolás Maduro está en entredicho, y este tiene como respuesta buscar silenciar las voces que representan nuestra esperanza y lo enfrentan usando la virtud y el honor”, aseguró.

 

Concluyó señalando la necesidad de participar, organizarse y no pretender que las soluciones van a llegar de forma espontánea.