Nacional
Gobierno gastó 73.000 millones de dólares en construcción de casas
Nacional

El Gobierno venezolano ha invertido en su programa social Gran Misión Vivienda Venezuela (GMVV) el equivalente a 73.000 millones de dólares en la construcción de 1.022.829 casas, aseguró hoy el ministro para Vivienda y Hábitat, Manuel Quevedo.

La GMVV ha conformado “un mercado gigante, con unas inversiones continuas de 5 años, un sistema logístico en funcionamiento, una organización impecable y ejemplar para cualquier estructura en cualquier parte del mundo”, señaló Quevedo en un programa dominical del canal privado caraqueño Televen.

El monto de la inversión estatal refleja un costo individual por vivienda equivalente a 71.370 dólares, aunque estas son construidas en ciudadelas provistas de servicios, caminos, jardines y otras obras asimismo financiadas por el Estado.

El plan arrancó en 2011 por orden del entonces presidente, Hugo Chávez (1999-2013), cuyo Gobierno registró previamente 3,71 millones de jefes de familia carentes de hogar o con viviendas necesitadas de rehabilitación, lo que sumó a casi 11 millones de personas, un tercio de la población venezolana de unos 29 millones de habitantes.

Las 1.022.829 casas construidas en cinco años, durante el Gobierno de Chávez y el de su sucesor, Nicolás Maduro, representan poco más de una cuarta parte de las viviendas que se requieren para acabar con el déficit habitacional nacional.

A falta de 2,6 millones para cumplir la meta, el programa ya “es un éxito en el país y es una referencia internacional” a favor de “familias que no tienen los recursos para adquirir una vivienda por sus propios medios”, subrayó Quevedo, un general de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada).

El programa se inició tras unas torrenciales lluvias que a inicios de 2011 dejaron varios miles de damnificados, principalmente en barriadas populares de Caracas y otras ciudades, alojados luego en oficinas públicas convertidas en albergues provisionales, incluido el palacio presidencial de Miraflores y los ministerios.

Las viviendas, algunas construidas con ayuda de los Gobiernos de Rusia, Irán, Uruguay y China, son subsidiadas en un 80 por ciento por el Gobierno, porque son “para familias con un ingreso equivalente a un salario mínimo”, expresó en 2012 el entonces ministro de Vivienda, Ricardo Molina.

El Supremo de Justicia declaró el viernes pasado inconstitucional una ley aprobada en abril por el Parlamento unicameral, controlado desde este año por opositores al Gobierno, que pretendía la libre compraventa de los inmuebles de la GMVV.

El fallo sostuvo que la finalidad de la ley apuntaba a “convertir el bien inmueble destinado a garantizar un derecho social en una mercancía susceptible de ingresar al mercado para ser transada (comercializada)” en condiciones de oferta y demanda.

Los diputados también incurrieron en “usurpación de funciones” al “condonar las deudas contraídas por los beneficiarios de esta política pública”, añadió la sentencia en alusión al pago del 20 % de la vivienda que corresponde cubrir a cada familia.

“Buscaban privatizar las viviendas e incluirlas en un mercado en el cual los capitalistas no lograron ingresar”, remarcó hoy el ministro al saludar el fallo del Supremo de Justicia. EFE