Nacional
“Hay que ajustar mientras se restituye la democracia”
Nacional

Eglé Iturbe de Blanco, economista de larga trayectoria, considera ineludible, para resolver la crisis económica, realizar un ajuste mientras “se restituye la democracia” y se implementan programas sociales. El reto solo puede cumplirse con un Gobierno que goce de amplio apoyo popular e institucional. 
–¿Cuál es la forma de lograr recuperación rápida?

–No hay fórmulas rápidas, porque hay que reconstruir el tejido social, la producción nacional, especialmente el agro y la agroindustria; hay que reeditar a Pdvsa, implementar políticas sociales que apoyen a los sectores de más bajos ingresos, devolver los militares a sus cuarteles, reestructurar la administración pública, armonizar la política monetaria, cambiaria y fiscal para darle confianza a los inversionistas privados, y abatir la inflación; y más importante, realizar todos estos ajustes mientras se restituye la democracia plena. El primer paso es el cambio de modelo y de Gobierno. Es el revocatorio este año y trabajar en la conformación de un Gobierno de transición de amplia base social que garantice el apoyo de todas las fuerzas del país a las medidas que se deberán tomar.

–¿Cómo considera el actual nivel de gasto público?

–Es una de las variables que se han manejado con mayor irresponsabilidad durante estos años, apoyándose en los altos precios del petróleo, y manejándose el presupuesto con falta de criterio económico. Se crearon fondos sin control; el déficit fiscal ha alcanzado los dos dígitos y el presupuesto ha perdido su carácter de orientación y control del gasto público. Hay que reorientar las prioridades del gasto. No es posible que mientras no hay recursos para comida y medicinas y darle Cesta Ticket a los viejitos, si los haya para pagar compra de armas y aumentar el número de generales. Hay que devolverle la autonomía al BCV para que pueda jugar el papel que le corresponde. Se debe ir reduciendo gradualmente el déficit fiscal afectando lo menos posible los programas sociales, tarea que no será fácil.

–¿Son adecuadas las medidas que toma el Ejecutivo para abordar esta crisis?

–Para salir de la crisis lo primero que se necesita es una clara interpretación de las acciones que han conducido a esta situación. El Gobierno interpreta la actual crisis integral como una crisis transitoria, provocada por factores externos, como la llamada “guerra económica”, “el imperio” y “la oposición apátrida”, en conjunción con los sectores privados y la caída de los precios del petróleo a partir del 2014. Ningún argumento del Gobierno se pasea por la improvisación que permitió despilfarrar los miles de millones de dólares que produjo el petróleo durante estos años; ni por el fracaso del modelo económico y social, que convirtió uno de los países más prósperos de la región en uno de los países más pobres. Se ha favorecido la destrucción del aparato productivo, haciendo al país más dependiente de las importaciones, y se han robado el futuro de las nuevas generaciones. Ninguna de las medidas que está tomando el Gobierno apuntan a la solución de la “crisis integral”, solo son paños calientes para distraer la atención y prolongar la vida de un modelo muerto.

–El presidente de Pdvsa, Eulogio Del Pino, asomó la posibilidad de mayor participación privada en petróleo y luego retrocedió. ¿Cómo observó ese proceso?

–La destrucción de Pdvsa es uno de los pecados mayores de esta etapa. Se convirtió a una empresa de ranking mundial en otra, quebrada, al cambiarle su objeto y obligarla a ser una empresa social en lugar de una petrolera capaz de generar los ingresos necesarios para que el Gobierno pudiera adelantar los programas sociales con los dividendos de Pdvsa. Se requiere una evaluación completa de la principal fuente de ingresos del país, que por mucho tiempo tendrá que continuar financiando el desarrollo.

El Universal.