Nacional
Incumplimiento de protocolo en llenado del Guri ocasiona inundaciones
Nacional

La hidroeléctrica alivia 14.000 metros cúbicos por segundo de agua en vez de 8.000, lo que ocasiona desborde de cota máxima del Orinoco en Ciudad Bolívar

El incumplimiento del protocolo de llenado del embalse de la central hidroeléctrica de Guri es la causa de las inundaciones en zonas de Puerto Ordaz, estado Bolívar, como Castillito y Cachamay, aseguraron fuentes del sector eléctrico.

“Una decisión desacertada de la Corporación Eléctrica Nacional, Corpoelec, de llevar en julio el embalse de Guri a la cota máxima de 271 metros sobre el nivel del mar complica la emergencia hidrológica en los ríos Caroní y Orinoco”, señaló una de las fuentes.

Explicó que el protocolo fija para la estación lluviosa, que comienza en mayo, los niveles mensuales de agua en el embalse hasta la cota máxima de 271 metros, en el mes de octubre. “Sin embargo, ese era el nivel de agua que tenía el embalse en el acto de apertura de las compuertas del 6 de julio pasado”, alertó.

Otra fuente refirió que “las cosas se complican con la crecida de los ríos Caroní y Orinoco, sobre todo, porque este último está alcanzando niveles históricos. Si la cota del Orinoco en Ciudad Bolívar registra los 18 metros habrá alerta roja en San Félix”.

La fuente indicó que si se hubiera cumplido el protocolo de manejo del embalse se estarían aliviando de 7.000 a 8.000 metros cúbicos por segundo de agua en lugar de los 14.000 metros cúbicos de la actualidad.  “El exceso de agua no debería afectar la generación de electricidad pero sí las turbinas que podrían registrar el fenómeno de cavitación (daños por vibración que se presentan en las unidades hidráulicas) poniendo en riesgo su operación eficiente”.

El 6 de julio, en un acto en Ciudad Guayana, el primer mandatario, Nicolás Maduro, ordenó al presidente de la Corpoelec, Luis Motta Domínguez, abrir las compuertas de Guri, cosa que no se realizaba desde hacía 8 años y que los tuits del oficialismo calificaron de “victoria popular”.

“Persisten los problemas operacionales en el sistema eléctrico nacional como consecuencia de las malas políticas del gobierno”, advirtió Winston Cabas, presidente de la Asociación Venezolana de Ingenieros Electricistas y Mecánicos del Colegio de Ingenieros de Venezuela.

En una radiografía a las centrales hidroeléctricas del Caroní anotó que solo 14 de las 20 turbinas de generación de Guri están operando, mientras que en Macagua y Caruachi trabajan 15 y 5 de 20 y 12 unidades instaladas, respectivamente.

Cabas precisó que Guri aporta de 8.000 a 9.000 megavatios a la demanda eléctrica nacional, que actualmente se ubica entre 14.000 y 15.000 megavatios. Agregó que por falta de mantenimiento el parque de generación térmica del país tiene disponibles 7.000 de 20.000 megavatios de su capacidad instalada total.

“En este momento Venezuela atraviesa por una recesión económica con una fuerte contracción del aparato productivo que coloca el consumo de energía en mínimos históricos, lo cual permite cubrir precariamente la demanda”, explicó.

Fallas en la distribución

Las directivas de Corpoelec han descuidado los programas de mantenimiento preventivo y predictivo en el área de la distribución de electricidad en las zonas urbanas y rurales que requieren la sustitución de miles de transformadores que cumplieron su vida útil de funcionamiento, afirmó Winston Cabas, presidente de la Asociación Venezolana de Ingenieros Electricistas y Mecánicos del Colegio de Ingenieros de Venezuela.

“Muchos de estos equipos operan desde hace 40 años y deben ser sustituidos por otros nuevos. Al cumplir su vida útil, los transformadores explotan y esta situación origina las interrupciones del suministro de electricidad, muchas veces durante horas, en los pueblos, caseríos y las urbanizaciones en ciudades como Caracas, Valencia o Maracaibo”, destacó el experto.

Ana Díaz/El Nacional