Nacional
Jesús “Chuo” Torrealba: “Cabello está fuera de la operación porque lo sacó el Gobierno”
Nacional

 

El secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Jesús Torrealba, ofreció al amanecer de este miércoles, durante su programa radial “La fuerza es la unión”, detalles sobre quiénes solicitaron el acercamiento con la oposición y cómo se han llevado a cabo los dos encuentros, sin mediadores internacionales, sobre los que la coalición emitió la noche del martes un comunicado al país.
Torrealba fue abundante en detalles y aseveró que existen en el seno del Gobierno de Nicolás Maduro dos grupos: los que están convencidos de que existe “nostalgia por el chavismo” y desean fortalecerse y reagruparse en el futuro  y los que tienen miedo “a perder sus impunidades y sus inmunidades” y boicotean cualquier posibilidad de diálogo.

Añadió que las declaraciones que ofreció este martes Jorge Rodríguez no fueron para aludir a la MUD, aunque muchos lo interpretaron de esa manera.

“Le estaba respondiendo a la declaración anterior de Diosdado Cabello, porque lo dejaron como la guayabera, porque está fuera de toda esa operación porque lo sacó el mismo Gobierno, no nosotros”.

Afirmó Torrealba que el Gobierno “está convertido en un archipiélago de grupos” y que fue lo sucedido los días 1 y 2 de septiembre, luego de la “Toma de Caracas” y del cacerolazo contra Maduro en Villa Rosa,  cuando Aristóbulo Istúriz y Elías Jaua reaccionaron “pidiendo diálogo y llamando a los mediadores y llamando a la oposición venezolana para sentarse y (hay) otros tipos, como Diosdado Cabello, más bien reventando ese proceso”.

Dejó claro el portavoz que la MUD “hablará con quién sea y donde sea”  porque el Gobierno “se está cayendo a pedazos” y hay “que articular la transición en paz”. Dijo estar consciente de que en sectores de la oposición “hay reticencia frente a conceptos democráticos fundamentales como el diálogo”, pero remarcó que “para agarrar algo de estabilidad” Venezuela necesita “entre 35 y 60 mil millones de dólares de dinero fresco” y eso no se puede conseguir a menos que el gobierno de transición muestre “una gran solidez interna” por lo que es imprescindible pactar una salida en paz.

Cambiarle al totalitarismo el color de la franela

Torrealba insistió en que los acontecimientos de los días 1 y 2 de septiembre pusieron en evidencia circunstancias políticas diametralmente opuestas que dieron pie a las dos reuniones “de eso que llaman prediálogo, sin mediadores internacionales y sin otras personas distintas a los representantes del Gobierno y de la MUD. El objetivo nuestro es el mismo: acelerar la solución electoral a la crisis humanitaria que vive el país. Lo planteamos de manera expresa”.

Dijo que los sucedido en Villa Rosa fue “una demostración de debilidad, falta de control y absoluta falta de gobernabilidad del señor Maduro Moros” y fue lo que provocó el contacto.

“Eso (el cacerolazo a Maduro) prendió las alarmas en todas partes. No hay que ser un genio para saber que alguien que no puede controlar sus emociones, ni siquiera a su anillo de seguridad, no está en control del resto del Gobierno y menos del resto del país”.

“En ese momento alguna gente del Gobierno llamó corriendo a Zapatero y llamó corriendo a Torrijos, etc, etc y Zapatero regresó volando a Venezuela porque había sectores del Gobierno pidiendo diálogo. Ustedes lo vieron, todo el mundo pudo verlo. El señor Aristóbulo Istúriz que tenía tiempo callado desde que le nombraron al general Padrino como jefe, bueno, hablando de diálogo. Elías Jaua, chico, ¡Elías Jaua! Nada más y nada menos que hablando de diálogo. ¿Por qué eso? ¿Será que se volvieron súbitamente sabios, buenos o dialogantes? ¡No, vale! Por una razón elemental: lo que pasó el 1 y el 2 de septiembre cambió el mapa político de Venezuela y puso por delante una serie de urgencias que era necesario precisar”.

Afirmó que los dirigentes del oficialismo que se han reunido con la MUD “ven con claridad que el Gobierno está en una situación prácticamente terminal pero ellos creen que si logran una salida menos deshonrosa que una paliza electoral o que un trauma institucional ellos tienen la posibilidad de recomponer su cuadro y relanzar su proyecto político”.

“Ellos creen que Maduro está muy mal y que la nostalgia por el chavismo está intacta y que ese es un capital político que ellos pudieran recuperar. Eso creen ellos, pero hay otros en el Gobierno o en los alrededores del Gobierno que piensa distinto. Hay gente  que tiene cuentas pendientes por violación de DDHH, por peculado o mil razones tienen cuentas pendientes con el país y con el exterior y esa gente no quiere ningún tipo de solución porque ellos perderían sus impunidades y sus inmunidades. Esa es la gente que hoy está haciendo de todo para empujar al país hacia el barranco de la violencia. Esa es la gente que está deteniendo dirigentes populares, dirigentes opositores, pasando por encima del propio Gobierno, de la Fiscalía General de la República, de la Defensoría del Pueblo”, abundó Torrealba.

Insistió Torrealba en que los seguidores de la MUD entiendan que a los que integran el Gobierno y que pasarán a la oposición hay que ofrecerles garantías de que podrán ejercer sus derechos políticos y no que se van a reproducir las condiciones que sufren hoy, por ejemplo, los alcaldes encarcelados, porque de lo contrario no aceptarían una solución electoral.

“Eso no sería una victoria sobre el totalitarismo, sería cambiarle al totalitarismo el color y la franela”, afirmó.

Últimahoradigital.com