Nacional
Jesús Chuo Torrealba rinde cuentas a un año de su designación como secretario ejecutivo de la Unidad
Nacional

Posibilidad de victoria se transformará en victoria

El jefe del Comando de Campaña Venezuela Unida, Jesús Chuo Torrealba, emitió este viernes un pronunciamiento para rendir cuentas al país al cumplir un año de su designación como secretario ejecutivo de la Unidad Democrática.

De seguido, sus palabras.

“Este mensaje que hoy les dirigimos tiene dos razones. En primer lugar, el tema de lo corta que es nuestra memoria: a veces olvidamos muy rápido porque todo pasa muy rápido, a veces olvidamos que hace apenas un año, por ejemplo, la oposición venezolana enfrentaba a una situación muy compleja, teníamos diversos matices sobre una misma estrategia. Había estrategias distintas confrontándose a veces de manera amarga. Eso pasó hace apenas doce meses. Hoy la situación es muy distinta.

La otra razón es que estamos acostumbrados a un Gobierno, a una clase política gobernante, que jamás rinde cuentas de nada. Ellos tienen todo el poder pero no tienen responsabilidad de nada, ellos jamás rinden cuentas. Todo es culpa de otros: la guerra económica, el Imperio, los marcianos.

Ante esa situación yo vengo a rendir cuentas. ¿Por qué? Porque este 24 de septiembre acabo de cumplir un año al frente de la secretaria ejecutiva de la Mesa de la Unidad Democrática.

En el periodismo hay un viejo axioma, un viejo dicho, ‘las opiniones son baratas, los hechos son caros’. Por eso yo vengo aquí a presentar hechos. Apenas fuimos designados al frente de la secretaria ejecutiva de la Mesa de la Unidad Democrática, en diciembre del 2014 enfrentamos el tema de la ratificación o relegitimación de los Poderes Públicos por parte de la Asamblea Nacional. En aquel momento, muchos dijeron ‘que si va a haber negociaciones, que si va a haber muchas cosas oscuras de trastienda’. La Mesa dijo ‘aquí no hay negociación, aquí hay Constitución’. Y eso fue lo que pasó.

Ninguno de los candidatos del Gobierno recibió ni un voto de la oposición. Eso nos da la autoridad moral y política para introducir los correctivos que haya que introducir una vez tengamos una nueva mayoría democrática en la Asamblea Nacional.

Luego, el 23 de enero de este 2015, hicimos el acto en Petare donde presentamos la visión compartida que tenemos de la crisis. Esa visión se afinca en dos elementos básicos: primero, la naturaleza económica y social de la crisis; segundo, el que esta crisis tiene una solución política, electoral, pacífica y democrática.

En tercer lugar, el 17 de mayo se realizaron las Primarias de la oposición, unas Primarias tan exitosas que todavía anda Jorge Rodríguez por allí ‘echando espuma por la boca’ cuando habla de ellas.

Después, le presentamos al país logros que el país estaba pidiendo: la tarjeta única, el comando de campaña unitario, la estrategia común. Todo eso se logró en este tiempo que ha transcurrido, en este año que acaba de pasar. Todos los logros obtenidos son responsabilidad de la Unidad, todos los logros obtenidos son victorias del pueblo porque el pueblo es el que ha obligado que la unidad se produzca, y también es una consecuencia de la madurez de las elecciones políticas de la oposición que entendieron que sin unidad no se califica para ser alternativa de poder.

Ese el balance, es un balance de logros de la gente, de logros de la Unidad, de logros del pueblo. Pero, ahora lo importante es señalar la perspectiva, de aquí, desde septiembre de 2015 al 6 de diciembre.

Esto arrancó con buen pie, por cierto: el 19 de septiembre movilizamos a millones de personas en todo el país, en las capitales de estado y en la capital de la república y en 22 ciudades del mundo, los venezolanos exigiendo cambio. Ahora, es necesario precisar la naturaleza, el contenido de ese cambio.

Por eso estamos discutiendo en toda Venezuela, en Asambleas de Ciudadanos, la agenda legislativa, la agenda del cambio, y esa agenda no es simplemente para transformarla en un discurso más: es para ir de puerta en puerta, casa por casa, cara a cara con los venezolanos, construyendo la esperanza de los venezolanos. Porque, por cierto, los venezolanos estamos hartos de diagnósticos, estamos hartos de que se nos diga lo mal que está el asunto. Todos sabemos lo mal que esta el asunto.

Ahora, va la Unidad, repito, casa por casa, en todo el país a ofrecer la esperanza del cambio convertida en realidad, convertida en posibilidad cierta y a nosotros nos toca, de aquí al 6 de diciembre, transformar la posibilidad de victoria en victoria, la intención de voto en voto.

Y hay que transformar la maquinaria social que haga posible, en primer lugar, que todo el mundo vote, derrotar a la maquinaria del ‘petroestado’ con la maquinaria del país, con la maquinaria social; y en segundo lugar, defender esa victoria y defenderla como es, en las mesas, en la calle, si es necesario. ¿Con qué? Con el alma de un pueblo democrático, su movilización pacífica, democrática pero contundente.

Ese es un derecho que no nos van a quitar y ese derecho lo vamos a ejercer para defender la victoria del pueblo. Este es nuestro balance, esta es nuestra rendición de cuentas, y este es el señalamiento de la perspectiva, la perspectiva es trabajo.

Aquí nadie se puede poner a ‘contar los pollos antes de nacer’, aquí hay que trabajar y trabajar duro, sabiendo que nuestra perspectiva de victoria es inmensa y que hay que concretarla.

¡Así, así es que es!”