Nacional
Jesús Torrealba: Hay que superar los fantasmas del diálogo
Nacional

El secretario ejecutivo de la Unidad Democrática, Jesús Chuo Torrealba, ratificó este viernes que el propósito fundamental de la alianza de partidos en la Mesa de Diálogo es lograr la solución electoral, pues sería el punto de inicio para resolver “la violación constante de los derechos de los venezolanos”.

A solo horas de la segunda reunión entre el gobierno y los factores democráticos, Torrealba precisó: “En primerísimo lugar, la solución electoral a la crisis. ¿Por qué en primer lugar la solución electoral? ¿Es más importante que la libertad de los presos políticos?  ¿Es más importante que atender a las víctimas de la crisis humanitaria? ¿Es más importante que el tema de la división de poderes y el respeto a la Asamblea Nacional? No, no es que un tema sea más importante que otro. Es que la solución electoral es la garantía de que todos los demás temas sean resueltos, ese es el asunto”.

“O nos devuelven el Referéndum Revocatorio o se activa ya un acuerdo político que permita  el adelanto de elecciones presidenciales”, sentenció, al tiempo que aclaró  que “no es que la oposición esté muy apurada en llegar al poder”, cuando plantea la urgencia de una salida electoral.

El ADN de los demócratas

“Hay gente que de este lado dice ‘por qué vamos a dialogar, si lo teníamos en el suelo?’ No, chico, el demócrata dialoga. No porque esté mejor o peor en la correlación de fuerzas en un momento determinado. El demócrata dialoga porque el diálogo forma parte de nuestro ADN, de nuestro deber ser, del tipo de la sociedad que nos imaginamos”, aseguró Torrealba.

“Nosotros vamos a asumir el diálogo como un espacio de lucha, como un espacio que complemente en el ámbito de lo político, la lucha de calle”,  señaló y recalcó que es con el acompañamiento “del árbitro moral de occidente, nada más y nada menos que el Vaticano”.

Responsabilidad con la vida

Indicó que cuando se habla de lucha de calle se trata de protesta pacífica, constitucional, contundente “y bien organizada”. A la par, subrayó la necesidad de superar “los fantasmas del diálogo”, especialmente cuando se trata de resguardar la vida de los ciudadanos “porque la cúpula que no quiere permitir los cambios está armada hasta los dientes”.

Calificó como “una mentira sangrienta” argumentar que una marcha a Miraflores saca al gobierno del poder y expresó que la idea no es “entregar un escombro de país”.

“Cuando decimos ‘la calle’ no nos referimos a la ‘marchita suicida o la  marchota suicida’, no. Nos referimos al desarrollo de una estrategia de lucha que sea sostenible para el pueblo venezolano y que sea inaguantable para el régimen. Se trata de hablarle con claridad al país, que vamos por una lucha que va a ser dura y probablemente no instantánea.”, sostuvo.

Con información de nota de prensa