Nacional
Jorge Roig: “Todavía no ha pasado lo peor de la crisis”
Nacional

El expresidente de Fedecámaras, Jorge Roig, señaló que el Gobierno insiste en una “fórmula perversa” de repartir la escasez con las bolsas de comida de los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP).
Caracas.- Jorge Roig, expresidente de Fedecámaras y representante de esa asociación gremial ante la Comisión Internacional del Trabajo, considera que todavía no ha pasado la peor parte de la crisis, porque el Gobierno Nacional no ha tomado las medidas para resolver la situación.

Rechazó las declaraciones del ministro para Comercio Exterior e Inversión Internacional, Jesús Faría, quien aseveró que lo peor de la crisis había pasado. En ese sentido, Roig prevé un escenario económico mucho peor, “no veo un buen cierre de semestre y tampoco un buen comienzo del año 2017”, declaró en el programa Vladimir a la 1, en Globovisión.

Ante el desabastecimiento de productos básicos, el expresidente de Fedecámaras señaló que el Gobierno insiste en una “fórmula perversa” de repartir la escasez con las bolsas de comida de los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP).

Afirmó que el Ejecutivo no sabe distribuir los alimentos, pues los CLAP no llegan a los sectores más necesitados debido a que las personas no están informadas, mientras que la clase media si lo está y por eso son los que tienen más acceso a la venta de las bolsas.

Solución a la escasez

Desde su punto de vista para solucionar el desabastecimiento se debe comenzar a producir y recuperar la soberanía del consumidor. Sostuvo que en los países avanzados no manda el Estado, los sectores público o privado, sino el consumidor que tiene el derecho de elegir entre las diferentes marcas, precios y calidad.

“En Venezuela eso no existe porque el Ejecutivo creó un capitalismo de Estado y produce una sola marca, regula el precio, desincentiva a los pocos que están produciendo y el consumidor no tiene qué elegir”, expresó Roig.

Canje de bonos de PDVSA

Sobre la propuesta de Petróleos de Venezuela S.A a los tenedores de bonos, que consiste en el canje de títulos que vencen en 2017 por otros con vencimiento en 2020, Roig, considera que es una decisión racional y correcta, pues intentará disminuir la deuda en un momento en que debe mucho dinero.

“Ojalá el oxígeno que les va a entrar, medianamente, en este tiempo por no pagar la deuda, lo utilicen para una sana producción, para incrementar el aparato productivo, meterle dinero a PDVSA que no le paga a sus proveedores”, declaró.

Fanny Mora/El Universal.