Nacional
La Cisneros que apuesta por la paz interior para calmar la tensión en Venezuela
Nacional

Antonio José Chinchetru (ALN).- Mireya Cisneros es la gran filántropa de una de las mayores familias empresariales de Venezuela y el conjunto de América Latina. En una entrevista con el diario ALnavío, apuesta por programas que ayudan a aliviar la angustia que sufren los venezolanos como un modo de mejorar el país.

Mireya Cisneros es el rostro humanitario de una de las familias empresariales más importantes de Venezuela y el conjunto de América Latina. Está casada con Oswaldo Cisneros, primo de Gustavo Cisneros. Mireya es la cofundadora de la Fundación Venezuela sin Límites y de la plataforma Unidos en Red, que ofrece apoyo a numerosas ONG. Además, es la encargada de los planes de responsabilidad social corporativa del grupo Cisneros.

Ha sido una de las ponentes en el Congreso Iberoamericano para Presidentes de Compañías y Familias Empresarias, organizado por el Consejo Empresarial Alianza por Iberoamérica (Ceapi) en Madrid. En el marco de este foro, ha conversado con el diario ALnavío.

– ¿Qué esfuerzos están haciendo en Responsabilidad Social Corporativa en el contexto de la crisis que vive Venezuela?

– En tiempos de crisis hay que redoblar esfuerzos. En este momento, en la compañía estamos haciendo mucho hacia lo interno. Vamos a comenzar con meditación, necesitamos aliviar y bajar el nivel de incertidumbre cuando no te puedes planificar. Necesitas entender bien cuál es el camino que tenemos, hacia dónde vamos, cómo lo voy a lograr. Ver cómo te integras con tus personas cercanas, familiares; cómo te integras con ellos y cómo ayudarse todos.

Especialmente el esfuerzo lo estamos dedicando hacia la paz interior. Esto es, dentro de las propias empresas del grupo, con programas de las propias empresas y de las organizaciones. Buscamos que cada persona de la compañía, de las organizaciones y de Venezuela completa tenga un aprendizaje para poder tener paz nosotros mismos y así poder dar paz y evolucionar.

Estamos comenzando a seguir un modelo que utiliza una empresa venezolana llamada SIGO, que tiene la Universidad SIGO y alianzas fantásticas con expertos en esta materia. Desde la compañía vamos a seguir este camino.

“Queremos una Venezuela próspera, sin límites, que podamos irradiar a todos los venezolanos el know-howque tenemos”

– ¿Esto va a ayudar al modo en que los trabajadores se enfrentan a la situación que vive el país?

– Sí, porque hay que calmar la incertidumbre. Hay que acallar a ese enanito que tienes en la cabeza diciéndote cosas que no necesariamente te ayudan emocionalmente. Son cosas que reducen tus capacidades, que te hacen más violento y que provocan miedos.

– También tienen programas sociales orientados al conjunto de la población del país, fuera del grupo.

– Claro, con Venezuela Sin Límites. Lo que hacemos es el fortalecimiento de hospitales, trabajamos sobre todo telemedicina, y de orfanatos. Nos dirigimos a los más vulnerables en la situación de crisis.

– ¿La situación que se vive les afecta a la hora de trabajar con el resto de la población?

– Lo que estamos viviendo en Venezuela es muy difícil para todos: empresas, organizaciones y personas. Estamos haciendo el mayor esfuerzo posible con lo que tenemos y tratando de dar respuesta para cubrir las necesidades hasta donde alcanzamos.

La situación es muy compleja y por eso estamos buscando ese proceso de paz interior para bajar la angustia que tiene la gente. No somos una organización política, pero estamos apostando por encontrar la paz interior y comprender que ese proceso personal ayuda a transformar el país.

Queremos una Venezuela próspera, sin límites, que podamos irradiar a todos los venezolanos el know-how que tenemos.

 

Cisneros dice que en su compañía están haciendo

– ¿Cómo ha evolucionado la situación para trabajar con el resto de la sociedad en los últimos años?

– Cada vez es más complejo, por eso la colaboración público-privada es fundamental. Si los dos sectores no se hablan y no hacen un trabajo conjunto se llega a los extremos de polarización, porque no se entienden.

– ¿Pueden trabajar ustedes cómodamente con el sector público en Venezuela y establecer alianzas con él?

– No lo estamos haciendo. Estamos más enfocados en el mantenimiento de nuestra red de organizaciones y de nuestros proyectos internos.

alnavio.com/