Nacional
“¿La orden es reprimir o exterminar?”
Nacional

“¿La orden es reprimir o exterminar?” fue la pregunta que se hicieron muchos de los manifestantes que este miércoles 3 de mayo salieron a las calles exigiendo “democracia”. Cuando eras a aproximadamente la 1:50 de la tarde funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) se encontraban en medio de la autopista Francisco Fajardo a la Altura de El Rosal, comenzaron a lanzar bombas lacrimógenas, una tras otra.

Los asistentes se vieron obligados a correr en diferentes direcciones, aunque unos gritaban “no se separen, todos vamos a Altamira”. Unos agarraron hacía las mercedes, otros terminaron en el CCCT; y otros quedaron encerrados en el distribuidor Altamira, bajo el ataque de funcionarios e la GNB, quienes lanzaba bombas lacrimógenas desde distintos puntos. Unos funcionarios disparaban escondido detrás de sus escudos, otros desde dentro de la tanqueta y tres funcionarios más desde el techo de una de las torres de La Carlota.

Monjas, personas de la tercera edad y niños también se encontraban en la manifestación que fue atacada desde que inicio. Los niños seguían el ejemplo de los jóvenes y sus franelas las usaban como tapa boca, al consultarle a uno por qué no se escondía dijo: “no quiero, no tengo miedo”. Por otro lado las hermanas solo rezaban y le pedían a Dios que bendijera a los militares y protegiera a todos los manifestantes.

A pesar de que en esta ocasión las personas fueron más preparadas, con cascos, máscaras y botellas de agua con bicarbonato, la GNB avanzó desde El Rosal hasta Altamira sin frenar en ningún momento. Acción que se replicó a las cuatro de la tarde cuando una Tanqueta de la GNB se fue encima de unos jóvenes que le lanzaban bombas molotov y atropelló a uno de los presentes.

“Somos más”

La lluvia, las bombas y hasta las piedras que eran lanzadas por los la GNB hicieron retroceder a todos los presentes pero no por mucho tiempo. Cuando se encontraban en la avenida Ávila los jóvenes comenzaron a corear consignas: “Va a caer, este Gobierno va a caer”, “Maduro no nos sacarás de las calles”, “Somos más”, con las que incentivaron desde el más joven hasta el más adulto logrando que todos hicieran frente a los funcionarios y estos corrieran escapando hacía la autopista Francisco Fajardo, en tres oportunidades.

Más tarde cinco parejas de motorizados de la GNB trato de acercarse a reprimir a los manifestantes, pero a ver que los opositores corrían en su dirección, dieron la vuelta y se retiraron. Un grupo de manifestantes bajaron a los guardias de las tanquetas y se montaron en ella.

“Seguiremos en las calles”, gritaron todos los que protestaban minutos antes de tener que correr hasta La Castellana por la represión de la GNB.