Nacional
“La revolución solo sirvió para robar en nombre de los pobres”
Nacional

En la segunda sesión de la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional se observó un chavismo reticente a facilitar la investigación de las denuncias de corrupción o malversación de fondos.
En primer lugar, el diputado Pedro Carreño (PSUV) rechazó la propuesta de Ismael García, vicepresidente de la comisión, de hacer más expedito el proceso de recepción de denuncias de corrupción, y luego el chavismo se negó a que se investiguen los señalamientos del diputado Conrado Pérez, quien pidió la comparecencia de Henry Rangel Silva, gobernador de Trujillo, por los 450 millones de dólares que supuestamente recibió para la construcción del acueducto metropolitano de Valera que “nunca se hizo”.

Freddy Guevara, presidente de la comisión, deploró las negativas del PSUV y afirmó que eso evidencia por qué Venezuela aparece como el país más corrupto de América Latina en el informe más reciente de Transparencia Internacional: “La revolución solo sirvió para robar en nombre de los pobres”, expresó.
Afirmó que la causa de la crisis económica es la corrupción: “En este país no se sabe dónde están 300.000 millones de dólares y hay gente que se muere por falta de medicinas”.
La propuesta de García es revisar el reglamento de la comisión para eliminar las trabas a los ciudadanos en la presentación de denuncias ante la instancia parlamentaria. “El reglamento dice que para presentar una denuncia los ciudadanos tienen que recibir la asistencia de un abogado del equipo técnico, que es quien decide la pertinencia. Si ese abogado dice que no, la denuncia no llega a la comisión”, deploró.

También pidió que se definan mecanismos para facilitar el acceso a informaciones de las instituciones del Estado. La propuesta se aprobó sin el voto del PSUV. Carreño dijo que es necesario que los abogados del equipo técnico revisen las denuncias para comprobar que estén bien fundamentadas y no atenten contra el principio constitucional de la presunción de inocencia.

“Ustedes pueden modificar el procedimiento para las denuncias, pero iremos al TSJ a denunciar su inconstitucionalidad”, alertó.

El diputado Hugo Carvajal (PSUV) advirtió que de cada 100 informaciones que se reciben, 97 o 98 son falsas, por lo que recomendó prudencia. Guevara deploró que el PSUV amenace con llevar todo al TSJ: “Andan como un niño malcriado que acusa con su mamá. Ellos son una cúpula que se esconde en las faldas de las instituciones para resguardar sus privilegios, para que no les descubramos los yates y las cuentas en dólares en bancos suizos”.
Acueducto. Conrado Pérez dijo que en 2010 el gobierno afirmó que el acueducto contaba con 450 millones de dólares del Fondo Chino y mostró un video de la campaña presidencial de 2013, en el que el presidente Nicolás Maduro prometió que le daría más de 33 millones de bolívares extras al mandatario regional para que lo terminara. Pérez entregó sus pruebas para que la comisión que investiga a los gobiernos regionales, coordinada por Nora Bracho, decida si se ordena interpelar al gobernador.

Carreño lo objetó y dijo que antes de pasar la información a la comisión se debió aprobar la admisibilidad de la denuncia ­en el Departamento de Coordinación Técnica­, para verificar las supuestas pruebas. “Yo no meto la mano en el fuego por nadie, pero, ¿se aprobará la denuncia sin una prueba? Hay que determinar si el dinero se desembolsó”.

Guevara le aclaró que si la investigación arroja que el dinero no se entregó, el gobierno mintió. La comisión amplió sus subcomisiones sectoriales de tres a cinco: control del gasto público del Ejecutivo, entes descentralizados y empresas del Estado; poderes Legislativo, Judicial, Electoral y Ciudadano; Ejecutivo regional y municipal, comunas y consejos comunales.
Venezuela es el país corrupto de América Latina

La corrupción se mantiene como un problema sistémico en América Latina, con Venezuela como máximo exponente y con Uruguay y Chile como los países más transparente de la región, de acuerdo con el más reciente Índice de Percepción de la Corrupción 2015 de la ONG Transparencia Internacional.
La peor calificación le corresponde a Venezuela, en el puesto 158 de la tabla integrada por 168 países, con solo 17 puntos, 2 menos que en el índice anterior. Comparte puesto con Haití, que sigue su evolución negativa y también pierde 2 puntos.

La organización elabora el Índice de Percepción de la Corrupción a partir de las opiniones de expertos sobre la corrupción en el sector público.

El estudio valora positivamente los mecanismos de gobierno abierto, a través de los cuales el público puede exigir que sus dirigentes rindan cuentas, mientras que castiga el soborno, la impunidad y la falta de respuestas a los ciudadanos.

En el informe, basado en la percepción de expertos del sector privado sobre la corrupción en el público, destaca este año el caso de Brasil, país que más descendió en el índice mundial (cinco puntos), luego de salir a la luz el escándalo de Petrobras.

Tres países nórdicos ­Dinamarca, Finlandia y Suecia­ encabezan la lista, mayor transparencia, mientras que gobiernos represivos y naciones que sufren conflictos armados se encuentran en los últimos lugares de la lista, cerrada por Afganistán, Corea del Norte y Somalia.

“Los países en las primeras posiciones presentan características comunes que son clave: altos niveles de libertad de prensa; acceso a información sobre presupuestos que permite al público saber de dónde procede el dinero y cómo se gasta; altos niveles de integridad entre quienes ocupan cargos públicos”, señaló la organización.

Para Transparencia Internacional también es importante tener un poder judicial fuerte, que no distinga entre ricos y pobres, y que sea independiente del gobierno.

El desafío ahora, según Transparencia Internacional, será abordar las causas sistémicas que permiten la corrupción lo que, en la mayoría de los casos, exigirá “profundas reformas institucionales”.

El índice de corrupción lo mide Transparencia Internacional, de acuerdo con la siguiente escala: 0 muy corruptos y 100 muy transparentes. A medida que una calificación se acerca a 0 la calificación es negativa y a medida que se acerca más a 100 hay una valoración positiva. El ranking de este año incluyó 168 países. Venezuela tiene una calificación de 17 y se coloca en el puesto158 de los criterios mundiales de valoración.

 

Con Información de: El Nacional / Alex Vasquez