Nacional
La SIP denuncia el acoso a la disidencia en Venezuela
Nacional

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) enfiló sus dardos el sábado hacia los gobiernos de Venezuela y Ecuador por los “atropellos” y censura contra periodistas y usuarios de las redes sociales críticos, al abrir su reunión de medio año en Panamá.

 

Fuente: Associated Press.

La asamblea reúne a más de un centenar de dueños, directores y editores de 1.300 medios.

“Bajo la excusa de amenazas terroristas, seguridad nacional o de secreto de Estado utilizan sistema de vigilancia y espionaje para neutralizar al periodismo y sus ciudadanos críticos”, denunció el presidente de la SIP Gustavo Mohme, del diario La República de Perú, al inaugurar la reunión junto al presidente panameño Juan Carlos Varela. “Esta modalidad reviste particular gravedad en Venezuela, donde se están perdiendo vidas inocentes y se ha privado de libertad a líderes de oposición”.

Entre tanto, “en varios países vemos cómo se está legitimando la censura”, señaló al hacer referencia particular a Ecuador.

Mohme indicó que el gobierno del presidente ecuatoriano Rafael Correa ha utilizado una ley de comunicaciones para “censurar y sancionar en 37 ocasiones a periodistas, caricaturistas y usuarios de Twitter y Facebook”, así como para cerrar medios.

Como en las anteriores reuniones, la SIP reiteró su preocupación por la impunidad y falta de justicia en casos de crímenes contra periodistas. Informó que el último semestre fueron asesinados ocho periodistas en Colombia, Honduras, México, Paraguay y Perú.

Varela aprovechó para firmar la Declaración de Chapultepec de la SIP, que compromete a los Estados a garantizar la libertad de prensa. A petición del presidente de la SIP, el líder centrista panameño dijo que llevará las preocupaciones y recomendaciones del organismo de prensa a sus colegas mandatarios en la Cumbre de las Américas que se realizará en Panamá el 10 y 11 de abril.

Durante la jornada del sábado se presentaron los informes sobre la situación de la libertad de prensa e información en cada país, en que la crisis política venezolana, el caso de la muerte del fiscal argentino Alberto Nisman y la histórica decisión de Estados Unidos y Cuba de reanudar las relaciones diplomáticas, con sus respectivas repercusiones en el trabajo de prensa, coparon la atención.

El jurista, político y escritor venezolano Asdrúbal Aguiar dijo que contabilizaron 350 casos restrictivos a la libertad de prensa durante 2014, de los cuales 31% se refiere a amenazas e intimidaciones y 21% a actos de censura, además del cierre de numerosos medios ya sea por falta de reserva de papel u otros insumos, en el caso de los escritos, y otros porque eran críticos al gobierno y a los que no se le renovaron licencias. Agregó que el gobierno del presidente venezolano Nicolás Maduro llama “golpistas” y hasta “basura” a medios críticos.

El presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, el uruguayo Claudio Paolillo, sugirió a Aguiar que envíe el informe y un video que presentó tras la exposición al presidente Varela a fin de que los dé a conocer en la Cumbre de las Américas.

En Colombia “se desarrolla un proceso de Paz (con las FARC), pero no hay paz para los periodistas”, cuestionó Paolillo, tras escuchar el informe de ese país, en que se mencionó la muerte de los periodistas de radio Edgar Quintero y Luis Peralta Cuéllar el 2 de marzo y 14 de febrero respectivamente.

Ambos crímenes siguen sin ser esclarecidos y ocurrieron poco después de que la SIP envió una misión a Bogotá para conocer la situación de impunidad en otros casos, dijo Paolillo.

Al presentar el informe de Argentina, Daniel Dessein, director de La Gaceta de Tucumán, dijo que en el comienzo de un año de cruciales elecciones presidenciales, parlamentarias y locales, “el escenario es crecientemente complejo para el periodismo”.

“El hallazgo del cuerpo del fiscal Alberto Nisman con una bala en la cabeza un día antes de presentarse ante el Congreso para hacer una denuncia contra la presidenta Cristina Fernández de Kirchner conmueve a sus ciudadanos desde hace un mes y medio”, expuso.

De acuerdo con Dessein, el gobierno argentino “presionó acusando a sectores de la justicia y medios de comunicación de llevar a cabo maniobras de desestabilización política” alrededor de ese caso del fiscal muerto. De este “hostigamiento”, agregó, no se salvan los diarios La Nación y Clarín.

Tras el informe, los asistentes se pusieron de pie y guardaron un minuto de silencio para honrar póstumamente al fiscal fallecido, una iniciativa propuesta por Norberto Frigerio, del diario La Nación.

“Un silencio para honrar como símbolo de aquellos que trabajan por todas las libertades”, destacó Frigerio.

Yoani Sánchez, la bloguera cubana y directora del medio digital independiente 14ymedio, dijo que si bien el anuncio de Washington y La Habana sobre el restablecimiento de lazos ha creado esperanzas, “lamentablemente todavía no se persigue ninguna mejoría para el ejercicio de la labor periodística”.

 

Fuente: Associated Press.