Nacional
La Toma de Caracas confirmó quién tiene pueblo
Nacional

Cumplidos los objetivos de la movilización convocada por la MUD, especialistas analizan el evento y sopesan las próximas acciones de la oposición organizada Para la Mesa de la Unidad Democrática, la “Toma de Caracas” fue un éxito. Según cálculos de sus organizadores, la movilización en la capital logró convocar a un millón de venezolanos de todas partes del país, o al menos entre quienes pudieron llegar a la ciudad luego de la infinidad de trabas puestas por el Gobierno de Nicolás Maduro.

El politólogo Luis Salamanca es menos optimista con los números, pero tampoco asume la postura de Nicolás Maduro de afirmar que tan solo 20 mil personas acudieron al llamado. “Si bien el objetivo era presionar por el revocatorio, terminó siendo una medición de la capacidad de movilización de ambos bloques. La oposición mostró mayor músculo social que el gobierno, que hizo su clásica contramarcha, defensiva, que esperaba una mayor presencia de sus seguidores”.

El analista afirma que los logros van más allá de las cifras de asistencia: “le impuso la agenda al gobierno que actuó despóticamente, fue reactivo y quedó en evidencia su flojo poder de convocatoria. La Toma de Caracas ganó la batalla de la opinión pública antes (con la èpica de superar las trabas para asistir), durante, y creo que después se hablará de ella. El objetivo político que era más preciso era arrancarle la fecha al CNE para el 20% de las firmas, y sobre eso hubo respuesta antes de la marcha pero con la misma información”. Se refiere a la comunicación que el Consejo Nacional Electoral envió a la MUD, según informó Henrique Capriles, afirmando que el 13 de septiembre anunciarán la fecha definitiva para la recolección de las casi 4 millones de voluntades.

El director de la firma Venebarómetro, el también politólogo Edgard Gutiérrez, opina que el evento fue como se esperaba: masivo y con culminación en paz, a pesar de lo que ocurrió al final con grupos aislados. “Pienso que logró los objetivos que se planteó. La MUD plantea una escalada en los próximos 14 días y eleva la presión. Me parece correcto. Maduro luce con menos calle de lo que pensábamos y que se radicalice aún más no me sorprendería en lo más mínimo”.

Félix Seijas Jr, director de la encuestadora Delphos calcula en 200 mil personas la asistencia a la marcha que cumplió, a su juicio, los objetivos del día. “Hay que sofocar los brotes de radicales que eligen la retirada para actuar, y comienza entonces la segunda fase, que es mantener y tomar control del ánimo de movilización y protesta para generar verdadera presión”.

Según el documento leído por Jesús “Chúo” Torrealba al cierre de la manifestación en uno de los puntos, y replicado en las otras dos tarimas, la agenda opositora de protestas incluye un cacerolazo nacional nocturno para el mismo 1º de septiembre, una movilización a la sede regional del CNE en cada estado el próximo 7 de septiembre, una manifestación de 12 horas el 14 de septiembre y una protesta de 24 horas continuas el día después de la recolección del 20% de las firmas.

“Creo que se debe administrar la disposición a marchar y vincularla con objetivos políticos concretos y significativos: la pelea por el revocatorio, que está claro es un pedido general”, concluye Luis Salamanca.

Victor Amaya/Tal Cual