Nacional
Laidy Gómez: Canal humanitario a Colombia debería ser permanente y no en determinados días
Nacional

La diputada, miembro de la comisión especial que evalúa el problema fronterizo, destacó que las consecuencias por el cierre de la frontera en 2015 son irreparables tanto por las vidas que se han perdido por este hecho como por el sufrimiento de las familias y los daños económicos resultantes
En menos de 7 horas más de 25.000 venezolanos llegaron a Colombia para poder comprar alimentos y medicinas que no pueden obtener en el estado Táchira, de estos gran parte han sido mujeres, madres de familia.

El martes 5 de julio más de 500 tachirenses vestidas de blanco dieron el primer paso para que se concretara la realidad de este domingo. Ellas llegaron a la frontera en Ureña y les exigieron a los custodios del puente internacional Francisco de Paula Santander que las dejaran pasar a Colombia para poder comprar medicinas y alimentos que no conseguían.

La presión de las mujeres dio resultado y fueron las primeras venezolanas en ir a Colombia sin tener todos los controles reglamentarios impuestos desde agosto de 2015, cuando el gobierno del presidente Nicolás Maduro cerró de forma unilateral la frontera con el país vecino. Después de ese día se aceleraron las conversaciones, que tenían semanas ocurriendo, entre ambos países y se llegó al acuerdo de permitir un canal humanitario para la compra de productos básicos.

La diputada Laidy Gómez, electa por el estado Táchira, aseguró que la apertura, por 12 horas, de la frontera entre Venezuela y Colombia es una acción resultante de la presión de calle y el esfuerzo de las madres tachirenses.

“La habilitación de este canal humanitario es el logro del pueblo y de la calle organizada exigiendo sus reivindicaciones. Si esto va a ser para recuperar de forma progresiva la frontera los parlamentarios lo apoyamos al igual que todos los venezolanos. Vamos a seguir promoviendo la importancia de abrir la frontera, recuperar la economía, el intercambio binacional, que se abran las aduanas”, expresó en exclusiva a El Nacional Web.

La parlamentaria, miembro de la comisión especial que evalúa el problema fronterizo, afirmó que el gobierno nunca debió haber cerrado la frontera y destacó que las consecuencias por esa acción son irreparables tanto por las vidas que se han perdido por este hecho como por el sufrimiento de las familias y los daños económicos resultantes.

“Se debe garantizar el derecho de alimentación de las familias frente a la crisis que atraviesa Venezuela. Esta es una medida que debería ser permanente y no en determinado días cuando el gobierno le dé la gana, solo así las madres podrán comprarle comida y medicinas a sus hijos sin estar padeciendo”, expresó.

Imágenes de venezolanos abasteciéndose con comida inundan las redes sociales, al igual que videos de los tachirenses agradeciendo a sus hermanos colombianos por haberlos recibido y ayudado sin ningún prejuicio. Las compras que pudieron hacer los que cruzaron a Colombia les permitirán poder comer y no preocuparse por la situación de la comida por lo menos por una semana mientras los gobiernos de ambos países mantienen la discusión del futuro de la frontera.

Jorgenis Hernández/El Nacional