Nacional
Las calles de Caracas también se convirtieron en el Parlamento
Nacional

Las calles que bordean el Parlamento de Venezuela en el oeste de Caracas fueron tomadas este martes por cientos de simpatizantes de la oposición y del chavismo que también analizaron las tareas que a partir de ahora tiene la Asamblea Nacional (AN) de contundente mayoría opositora.

Las calles ubicadas al este del Parlamento fueron copadas por cientos de seguidores de la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), mientras que las que se encuentran en el oeste lo estuvieron por otros cientos de chavistas que acompañaron a sus respectivos diputados a instalarse.

“Hay que estar a las puertas, no sólo del Parlamento sino de Latinoamérica, Venezuela es la entrada, aquí yo estoy apoyando al país completo, todos tenemos que estar aquí en este momento de historia, de nacionalismo, de identidad, de hermandad”, dijo a Efe la estilista de 45 años Dinorah Llovera.

Los simpatizantes de la oposición bailaron y corearon canciones alusivas al triunfo de su bancada elevando banderas de Venezuela y de los principales partidos que conforman la MUD como Primero Justicia (PJ), Voluntad Popular (VP), Un Nuevo Tiempo (UNT) y Acción Democrática (AD).

“Dentro de los tres primeros pasos que debe dar la nueva AN está el convocar a un referendo para revocar al Gobierno, y lo apoyaría absolutamente”, dijo a Efe la abogada Isabel Briceño, mientras que el ingeniero Néstor Sánchez señaló que entre las prioridades está “la libertad para los presos políticos y cambiar el Tribunal Supremo”.

Ramón Peñaloza, de 66 años y con bastón, se identificó a Efe como un jubilado que pasó 34 años en el Ministerio de Educación. Prometió que si la bancada opositora promueve un referendo para revocar el mandato de Nicolás Maduro, él mismo se moverá para recoger las firmas necesarias para apoyar esa iniciativa.

“Estoy aquí porque voté por un cambio, para que el país sea mejor, se acople mejor, que se acaben las colas para comprar comida y que a la empresa privada la dejen trabajar”, dijo.

Del lado este también estaba el obrero Freddy Flores, pensionado del Seguro Social, quien se lamentó de que la “revolución” no le ha dado ninguno de los beneficios que le prometió: “Son un gobierno de mentira, puro embuste”.

Al lado oeste del Parlamento, en la Plaza Bolívar y calles cercanas, el color rojo pintó las calles. Los chavistas no mostraron esta vez sus usuales caras felices y triunfantes pero sí discursos en los que advirtieron que no permitirán que la nueva AN “burguesa” derogue las leyes “del poder popular” que promulgó la “revolución”.

Mariela Viera, trabajadora del programa social Misión Madres del Barrio, dijo desde la Plaza Bolívar que se movilizó a las cercanías del Parlamento para demostrarle “a esa oligarquía que se está montando ahí” que no va a hacer “lo que le dé la gana”.

“No van a venir a destruir, no van a venir con su ley de amnistía o van a venir a derogar la ley del trabajo”, afirmó a Efe y agregó que la derrota que sufrió el chavismo en las legislativas del pasado 6 de diciembre se debió que a que hubo un grupo de oficialistas “traicioneros” y que “se dejaron vender por un paquete de harina”.

El estudiante de Derecho de la Universidad Central de Venezuela, José Yánez señaló que dos de las razones por las que un grupo de chavistas votó por la oposición en las pasadas elecciones son la burocracia y la corrupción y aseguró que la clase dirigente trabajará para revertir este resultado.

Las colas y el golpe al estómago en el marco de una “guerra económica” son parte de las causas de que el chavismo ahora sea minoría en el Parlamento, según el carnicero Luis Perdomo que asegura que el oficialismo “dejará trabajar” a la oposición “pero no dejará que los logros hechos en revolución se pierdan”.

“Si no nos movemos, la patria perdemos”, “Si el pueblo no se arrecha (molesta) nos jode la derecha”, “Si el pueblo no se alza nos joden la esperanza”, coreaban grupos de chavistas en las calles.

Pocos negocios abrieron sus puertas en los alrededores de la AN y solo restaurantes, panaderías y charcuterías decidieron darle la bienvenida a los que se movilizaron de un lado y el otro, que aprovecharon los televisores de los locales para ver en directo la instalación del Parlamento.

Paralizados frente a esos televisores, como brasileños viendo a su equipo en una final de un Mundial, los venezolanos vieron cómo una mayoría opositora de 109 diputados y una minoría de 54 chavistas se instalaron en una Asamblea Nacional que desde su creación en el año 2000 solo había sido controlada por el oficialismo. EFE