Nacional
“Las primarias son un paso positivo pero insuficiente”
Nacional

Luego de no pocos años de receso Claudio Fermín vuelve a la actividad política con el objetivo de construir lo que, sin advertirlo expresamente, debe ser la creación de una tercera alternativa, objetivo no exento de dificultades en un país fatalmente sometido a la polarización. El ex-candidato presidencial, ex-alcalde de Caracas y en su momento dirigente de Acción Democrática, recorre el país aunque desmiente cualquier veleidad electoral en lo personal: “No soy candidato a diputado. En Barinas, mi estado, diversos factores me propusieron encabezar la lista, pero ese no es mi trabajo. Me he propuesto, con otros dirigentes, procedentes de los más diversos orígenes (Movimiento Laboralista, Movimiento Ecológico, Movimiento al Socialismo, Democracia Renovadora, Solidaridad Independiente, pero también con las bases de AD, Copei, UNT, empresarios, productores agropecuarios) desarrollar una actividad pluripartidista que predica la democracia y va contra la segregación y los cogollos.

-¿Tiene nombre ese movimiento?

– En Lara lo llaman Lara Primero; en Zulia, Defensa de la Participación; en Caracas, Plataforma Democrática Alternativa; en Sucre, Sucre Democrático. Es decir, esto no tiene control, no es un movimiento teledirigido, ni asistido de manera paternalista. Responde sí al descontento que reina en la sociedad venezolana porque no hay canales de participación.

-¿Cómo que no? Hoy hay primarias para elegir diputados de oposición.

-Celebro que este domingo se estén celebrando 35 consultas, pero parecen insuficientes.

-¿No temes que te acusen de estar al servicio del chavismo y de ser un factor divisorio de la oposición?

-Característica lamentable de cierta crónica política y de algunos voceros, es la chismografía. En mi caso, estoy curado de ese mal. Pero yo me opuse al presidente Chávez como candidato presidencial en su contra. En la Constituyente fui uno de los 4 representantes populares que nos opusimos al disparate de Constitución que tenemos, un fingimiento para aprobar el continuismo, la reelección y la concentración de poder en el Ejecutivo. También luché contra la candidatura de Arias Cárdenas, vulgar treta mediante la cual el militarismo pretendía quedarse con el gobierno y la oposición a la vez, mientras sectores de oposición le hacían el juego a esa estafa. Enfrenté el paro petrolero porque estábamos matando la gallina de los huevos de oro y alerté contra la locura de ir a la abstención. Y cada vez que me he pronunciado me dicen lo mismo. En Venezuela es muy común que cuando alguien no quiere debatir el contenido de sus aseveraciones se decanta por el insulto. Y eso forma parte de la decadencia del lenguaje político venezolano.

-Lo cual no impide que haya gente identificada con ese discurso.

-El problema no es el que dirán sino la apatía ante un gobierno que nos está llevando al desmantelamiento del aparato productivo. Que ha creado odio y fisuras. Que está dirigido por gente incapaz de afrontar la complejidad del estado. Frente a eso la apatía es monumental. ¿Cómo vencer ese fenómeno, que se traduce en una abstención que ha sido el aliado del chavismo durante 16 años? ¿Cómo incorporar al ciudadano?

-Yendo a votar

-Por eso saludo a las 35 consultas que se están celebrando. Sin embargo, ratifico, son insuficientes y el intento es muy tímido. Por eso aspiro a que a lo largo del próximo trimestre haya otras consultas que comprometan al ciudadano, alfabeticen al país sobre la importancia de la Asamblea Nacional y salgan a la calle a ganar. Si no se cambia la AN se habrá dilapidado una gran oportunidad.

-¿No es en eso que está trabajando la MUD?

-El cambio no se dará con una política de arreglos privados que solo buscan garantizarle estabilidad laboral a dos o tres personeros de confianza de cada uno de los socios del cogollo. Ese puede ser el plan de dos o tres grupos de poder, pero ¿dónde están los productores agropecuarios en la Asamblea, dónde los expertos petroleros, los académicos, los universitarios, los estudiantes, los representantes de los trabajadores en un país con indefensión laboral? Ni un solo trabajador, en los últimos 16 años, le ha ganado un juicio laboral al gobierno, no se diga si es contratado por una empresa rusa, china, brasileña o iraní. El día que institucionalicemos la consulta ciudadana los diputados se presentarán como representantes del estado Barinas o de Anzoátegui. Hoy siguen diciendo: “soy diputado del partido tal o del partido cual”.

-¿No está el problema en el gobierno, antes que en la oposición? ¿Es tan malo pertenecer a un partido?

-Los representantes del pueblo deben serlo de sus regiones y complementariamente obedecer a un partido. Nunca al revés. Si queremos combatir al autoritarismo instalado en Venezuela desde hace 16 años, hay que hacerlo con un lenguaje democrático. Pero estamos tan extraviados que algunos piensan en esto como mera candidez y por eso creen lícito desarrollar una política igualmente autocrática para combatir el autoritarismo. Eso es un extravío.

-Y tú recorres el país para volver al camino correcto

-Yo observo dos minúsculos anillos que han llevado el debate a niveles elementales y así solo les importa la disminución del contrario. Estos dos anillos, que por pequeños no dejan de ser poderosos, se han convertido en diques de contención que impiden al país manifestar sus fuerzas creadoras. De manera que una polarización mediocre ha secuestrado el debate, impidiendo el tratamiento de los verdaderos problemas: la crisis petrolera, la agropecuaria, la calidad de vida.

-¿Colocas, entonces, a la oposición en el mismo nivel del Gobierno?

-No. El Gobierno tiene un poder gigantesco. Los factores del descontento nacional somos muchos y el más notorio, que tú llamas “la oposición”, tiene poco poder. Pero ambos están inmersos en el monopolio del debate, son impermeables a las fuerzas que les han dado origen y estas quedan excluidas. Los partidos democráticos y te nombro dos notorios (AD y Primero Justicia) dan muy poco espacio a sus bases. El chavismo en general o quienes simpatizan con ese movimiento, son forasteros ante esos supuestos albaceas del pensamiento de Chávez. Pero no solo son impenetrables sino que han ido desarrollando una cultura muy dañina que se traduce en un modo segregacionista mediante el cual premian el dogmatismo, el fanatismo, el espíritu cerrado, ofendiendo con los peores epítetos, acusando de vendido al gobierno o de traidor a la revolución, a quien asuma cualquier asomo de amplitud.

-¿Te han dicho “vendido al gobierno”?

-No es el caso, pero resulta fácil observar que la retórica de esos dos minúsculos cogollos es intrascendente y monótona en su repetición del atropello. Bajo este esquema es preciso liberar las amarras y liberarnos de ese cerco. La Venezuela que produce, estudia, trabaja y activa políticamente anda buscando respuestas constructivas, soluciones y lo único que colecciona es un memorial de agravios. Esta situación mantiene estancada la política nacional como búsqueda de alternativas válidas a una sociedad distinta. Por eso es preciso convocar otra alianza, a partir de la óptica de la disconformidad ante la forma en que se manejan los asuntos públicos. Pero con un tono constructivo. El parlamento, por ejemplo, debería constituirse, de acuerdo con la delegación de los ciudadanos y eso no ocurre en Venezuela. No son los ciudadanos quienes delegan. Estos son mandatarios sin mandantes.

-¿No crees que es el oficialismo el que ha reducido el papel del parlamento?

-El chavismo conduce muy mal a Venezuela y la mayoría de los venezolanos estamos buscando la manera de cambiar el gobierno, la política y la conducción de la economía. Pero resulta que el lenguaje que se ofrece desde la oposición no es de cambio, sino de reproducción de la vieja política del arreglo, cerrada, sectaria. De manera que los partidos, que son patrimonio importante del país, los sindicatos, los gremios, el movimiento estudiantil, no han tenido acceso a la Mesa. Entonces estamos ante un intento muy tímido y primario de entendimiento en la oposición, que se quedó en el arreglo electoral de directivos de partidos.

-Sin embargo, si hoy hubiera elecciones, la MUD las ganaría con esos partidos y esos dirigentes.

–Los partidos que integran la MUD son necesarios y si fueran tomados en cuenta en su máximo expresión tendrían un gran potencial. Pero los militantes y simpatizantes de AD, PJ, UNT y Copei no están siendo consultados.

-Hoy se está consultando la bases sobre quienes deben ser los candidatos.

-Solo en 12 estados del país. De una manera reducida. Yo lo pondero como un paso positivo, pero muy tímido e insuficiente. Pero eso insisto en la necesidad de promover otras consultas y que quienes están formando parte de ese desafío político, hoy domingo, usen esa energía en la ruptura del cerco Son 89 circuitos y solo en 35 habrá primarias. La mesa de la Unidad es necesaria pero no es suficiente. Su error (al igual que el del chavismo) es creer que es suficiente cuando en el fondo está funcionado un esquema excluyente.

-¿Te sientes excluido?

-No. Yo estoy muy activo. Simplemente no pertenezco a ningún anillo.

-¿Por qué montaste, entonces, tienda aparte?

-No. Solo predico otra cultura y otra manera de entender la política. Creo en la suma. La unidad se hace sumando.

-Cualquiera podría decir que están dividiendo.

-Nosotros somos multiplicadores. No dividimos. Estamos llamando a votar en las legislativas y promovemos la participación activa de los ciudadanos. Pero que participen expresando sus diferencias, planteando sus necesidades, no como invitados de piedra.

-¿Presentarás candidatos?

-Yo no promuevo candidatos sino un esquema de participación porque la política que se está planteando, para cambiar la arbitrariedad del gobierno, es una política restrictiva, una política de salón.

 

 

 

escrito originalmente por Roberto Giusti en El Universal