Nacional
Los periodistas venezolanos sortean la censura en internet
Nacional

Durante más de una década, Venezuela ha sido uno de los países más criticados en América Latina por diversas organizaciones de defensa de la libertad de expresión, a causa de su relación con los medios de comunicación. La crisis de la prensa se ha incrementado. Una investigación periodística, «Propietarios de la Censura en Venezuela», liderada por el Instituto Prensa y Sociedad de Venezuela en alianza con medios digitales emergentes, Armando.info y Poderopedia, han denunciado como al menos 25 medios de comunicación cambiaron de dueños en los últimos cinco años. Detallaron el progresivo control del Estado venezolano sobre cadenas de televisión, emisoras de radio y periódicos, que otrora destacaron por su naturaleza denunciante e independiente.

Por: ABC de España

Los venezolanos, ante la autocensura de los medios tradicionales, visitan los medios digitales. Pero no solo los internacionales sino que han descubierto las iniciativas de periodistas venezolanos. «Yo prefiero revisar las redes sociales en mi móvil a primera hora de la mañana y algunas páginas web internacionales para ver qué pasa en el mundo y en mi país, ya que los noticieros venezolanos viven en otra realidad», dice Humberto Martínez, un joven comerciante de la capital.

La Comisión Nacional de Telecomunicaciones señala en una nota publicada en su página web que se contabilizan 15.529.494 usuarios de Internet, lo que representa el 58,94% de la población. Venezuela se sitúa entre los diez países más activos en redes sociales, según FNbox. Ante los obstáculos de la prensa, los medios digitales en el país han sido una válvula de escape para llenar el vacío que han dejado los medios independientes que fueron comprados por empresarios afectos al Gobierno del presidente Nicolás Maduro. Los venezolanos son un referente en la región en el uso de las nuevas tecnologías.

Dos de los portales pioneros influyentes son el blog de análisis político prodavinci.com, dirigido por el economista Ángel Alayón. Con más de cinco años en el aire, atraía algunas decenas de lectores cuando comenzó hace cinco años. Y la web runrun.es, dirigida por el influyente periodista Nelson Bocaranda, con casi 2 millones de seguidores en las redes. Bocaranda ha sido uno de los pioneros en crear un medio informativo con grandes reportajes de investigación que rescata aquello que se ha perdido en el periodismo venezolano de dar la primicia, por el control estatal impuesto.

Desde la llegada al poder del chavismo, el Gobierno ha adoptado medidas para silenciar a los medios que no se ajustan a su línea editorial. El cierre en 2007 del canal privado Radio Caracas Televisión (RCTV), fue uno de los hechos más emblemáticos, seguido por la publicación en 2008 del informe de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones, «El latifundio en la propiedad de los medios radiofónicos», que desencadenó la retirada de licencias a 34 emisoras de radiode todo el país para «regular las concesiones de radio».

La ONG venezolana Espacio Público ha registrado un total de 147 violaciones a la libertad de expresión en los primeros seis meses de 2015. Esta organización denuncia que los funcionarios públicos desplazaron a los cuerpos de seguridad como principales victimarios. El presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, figura como el principal victimario entre los funcionarios. De 30 ataques contra la libertad de expresión, 12 fueron ejecutadas por Cabello, entre descalificaciones públicas y demandas judiciales contra medios de comunicación y periodistas.

Nuevos rostros contra la censura

EfectoCocuyo.com, es el nombre de un nuevo proyecto informativo que apenas tiene un año en Venezuela. Las periodistas Laura Weffer y Luz Mely Reyescomentan que tras un largo recorrido por los medios tradicionales deciden emprender esta idea con el objetivo de que «la verdad llegue a la gente a través de un periodismo verdaderamente independiente, sin publicidad y sin compromisos con nadie».Hasta hace año y medio, Reyes fue la directora del periódico caraqueño 2001 y Wefer trabajó para el diario «Últimas Noticias», donde le censuraron un reportaje de investigación. La plataforma ya cuenta con más de 70.000 seguidores en la red social Twitter. Para los próximos comicios del 6 de diciembre esperan ser una de las referencias informativas del país, ya que contarán con una cobertura especial.

VivoPlay.net es una nueva plataforma OTT de contenido latino para el mundo similar a Netflix que se ha convertido en otro medio de información de corte innovador. A través de su señal en vivo, transmite noticias de producción propiay también cuenta con la señal de otros canales y cadenas ya establecidas comoTelemundo, Caracol, Chilevisión, entre otros. Nelson Hullet, su vicepresidente de mercado, cree que esta señal llegó para llenar un vacío en los medios audiovisuales venezolanos, donde prácticamente no existen transmisiones en directo en los telediarios. «Nosotros estamos haciendo el periodismo audiovisual que desapareció en Venezuela». Vivo Play ha logrado conectar a sus usuarios con la realidad, afirma Hulett, que ya suman 76.355 suscriptores gracias a su plataforma VOD (Video On Demanda), que permite al usuario acceder al contenido en el momento que lo desee. «Los venezolanos que están fuera del país podrán ver todo el desarrollo de la jornada electoral con todos los detalles y incidencias que puedan desarrollarse a lo largo del día».

elestimulo.com representa una fusión de marcas de medios tradicionales en papel que, debido a la dificultad de acceso a divisas para la compra de insumos, han debido reinventarse. Esta multiplataforma que amalgama varias marcas, en poco tiempo se ha posicionado como una de las quince páginas más vistas en el país, cuenta con la firma de viejas y nuevas plumas que hacen muy interesante y entretenida su lectura en diversas fuentes. Omar Lugo es su editor director. Este profesional fue fundador del diario «El Mundo Economía» y «Negocios», y fue despedido de ese medio después de que él se negara a cumplir la petición de cambiar la línea editorial del diario y limitar la cobertura que el medio impreso venía haciendo de temas económicos, de interés para el país. No duda en decir que «Los medios digitales tenemos que luchar contra el oscurantismo que está viviendo el periodismo venezolano».