Nacional
Maduro prepara nuevo golpe a la democracia con una constituyente elegida a dedo
Nacional

El régimen de Nicolás Maduro prepara la convocatoria de una Asamblea Constituyente Comunal para acabar completamente con el Parlamento venezolano, alertó este domingo el Presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges.

Este sería el nuevo paso de Maduro para sacar del camino una de las dos instituciones que no domina hoy el chavismo, y el cual se mantiene fuera del orden democrático desde hace un mes, cuando el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) emitió dos sentencias anulando al Parlamento elegido de manera democrática en 2015, compuesto por mayoría opositora y que ha intentado ejercer su función de control político.

“Sería una estafa de Constituyente para crear una instancia que destruya la Constitución y así huir de las elecciones”, aseguró Borges en rueda de prensa.
De acuerdo con el parlamentario, los miembros de la eventual Asamblea Constituyente Comunal serían elegidos directamente por Maduro, y la activación de esta significaría la profundización de un modelo similar a la dictadura cubana.

 

Borges recordó que el régimen de Maduro violentó el orden democrático al desconocer el marco constitucional, la separación de poderes públicos y al negarse a seguir las recomendaciones de la comunidad internacional de restablecer el sistema democrático mediante la convocatoria de elecciones generales, incluidas las presidenciales, el fin de la brutal represión contra los manifestantes opositores y la posibilidad de recibir ayuda humanitaria para afrontar la grave escasez de alimentos y medicinas provocadas por el gobierno.

En las últimas horas, Maduro anunció que para enfrentar a la oposición y la crisis del país tendrán “una salida revolucionaria” que implicaría que sus adeptos tengan “valentía” para asumir la profundización de la revolución socialista y comunal.

El gobernante también ha asomado la posibilidad de una Asamblea Constituyente Comunal con la que se eliminaría la Constitución para tener una nueva Carta Magna que responda a los “tiempos revolucionarios”.

Carola Briceño/PanAmPost