Nacional
Márquez :El gobierno tiene que detener la ANC que es rechazada por el pueblo y en todo el mundo
Nacional

El horizonte se avizora  muy oscuro para Venezuela si el gobierno se empeña en imponer la Asamblea Nacional Constituyente al margen de la Constitución y las leyes, es rechazada por los venezolanos y en todo el mundo, por lo que debe ser desmontado este proceso fraudulento para que retorne la paz y la convivencia en el país.

 El señalamiento lo hizo el diputado por el Estado Zulia y Presidente Ejecutivo del Partido UNT, Enrique Márquez en el marco del debate en torno al Informe final  aprobado por la plenaria  sobre la Consulta Popular realizada el pasado domingo  16 de Julio, en el que  participaron alrededor de 8 millones de venezolanos para manifestar su rechazo al proyecto constituyente convocado por el Presidente Nicolás Maduro.

Indicó que el gobierno debe propiciar la recuperación del hilo constitucional  y la convivencia entre los venezolanos. Destacó que la ruta está muy clara si quieren solucionar lo que está ocurriendo en Venezuela, retirando la propuesta constituyente.

“Esa propuesta  no le sirve ni al gobierno. Los países del mundo  la rechazan, no están de acuerdo con lo que aquí está pasando y le están cerrando todas las puertas a Venezuela. De aprobarse esta constituyente los venezolanos vamos a ser víctimas de ese rechazo del mundo. Por eso el gobierno debe detener esa locura constituyente que no la quiere nadie”.

Dijo que la jornada del domingo convocada por la MUD se observó cómo un pueblo en paz, decidido cambiar y enarboló la bandera de la democracia. Deploró los hechos ocurridos en la Parroquia Sucre en Catia, donde resultó muerta una enfermera de de 61 años de edad. Le hizo recordar la frase de Mahatma Gandhi, a quien calificó de un prócer de la no violencia, que decía “La violencia es el miedo a los ideales de los demás”.

“La gente que estaba el domingo en las calles está persiguiendo el ideal de vivir en democracia, en paz, en un país de progreso. Frente a esos ideales en Catia se presentó la violencia, que no conoce de ideales sino que intenta imponer la barbarie por encima de la voluntad del pueblo venezolano”.

Recordó que esta Asamblea Nacional en uso de sus atribuciones y en  el marco del artículo 70 de la Constitución convocó la Consulta Popular, lo hizo por la negativa del gobierno de cumplir con la Carta Magna en su artículo 346 y convocar a través del CNE un referéndum que le permitiera a los venezolanos opinar si estaban de acuerdo o no  con una Asamblea Nacional Constituyente.

“Este es  el origen de nuestra consulta que buscó y sigue buscando en darle una campanada a los venezolanos, al gobierno y al mundo sobre los peligros que se ciernen en Venezuela, porque  estos casi 8 millones de venezolanos salieron el domingo preocupados por el futuro del país, a decir que no quieren ese proceso constituyente, porque  no va a resolver ninguno de los problemas que aquejan a los venezolanos, lo que pretende es agravarlos, porque el gobierno no va a cambiar su modelo político, económico y social fracasado que ha llevado al país a los peores sitiales en materia económica en el mundo ”.

Aseguró que lo único que persigue este gobierno con esta constituyente es perpetuarse en el poder y profundizar  las diferencias entre los venezolanos. En ese sentido subrayó Márquez que la Asamblea Nacional debe acatar el mandato del pueblo que participó en la consulta el pasado domingo 16 de julio  y buscar por sobre todas las cosas que ese proceso constituyente fraudulento sea detenido, desmontado, porque va en contra de la voluntad del  pueblo venezolano.

Celebró la transparencia  y la verdad  de todo el desarrollo de la consulta popular,  que calificó de impecable,  pese a todos los obstáculos, el gobierno cerró todas las posibilidades para publicitar la consulta, tampoco se contó con recursos, todo el material y la logística fluyó por iniciativa de la gente.

“Trabajamos con las uñas durante dos semanas, contra los chantajes del gobierno, las amenazas,  la censura a los medios de comunicación  y aun así, con solo 2020 centros, se obtuvo una cifra que muy pocas veces se ha obtenido en procesos electoral en Venezuela, un número mágico maravilloso. Alrededor de 8 millones de venezolanos,  salieron a decir: no quiero seguir viviendo como estamos viviendo. Fue una hermosa  manifestación ciudadana”.

NP