Nacional
Más de diez intentos de saqueos se han registrado en Puerto La Cruz
Nacional

Comerciantes ubicados en las calles aledañas al mercado de Puerto La Cruz aseguraron estar cansados de lidiar con las violentas situaciones que se registran durante la venta de productos regulados. “Este año hemos contabilizado más de diez conatos de saqueo”. Así lo reseña eltiempo.com.ve / Giovanna Pellicani

Así lo dijo Luis Jum, quien explicó que por más orden que intente mantener en la entrada de su negocio, ubicado en la calle Venezuela, los clientes “se salen de control”.

Reveló que a diario observa a personas con armas blancas, objetos contundentes y hasta de fuego, amedrentar a quienes hacen la cola para adquirir productos a precios regulados.

Y es que según explicó, el control de las largas filas que se forman en los comercios es causal de agresiones, insultos y hasta golpizas frente a los locales.

Con él coincide Arquímedes Gómez, quien es encargado del abasto Todo en Víveres que está en la calle Divi Dive.

“El lío se arma cuando se acaban los productos. La gente quiere entrar a la fuerza para verificar si es cierto y allí comienza la película de terror”.

A su parecer, no hay forma ni manera de hacer entender a los clientes que la mercancía se acabó, por lo que “siempre” tienen que intervenir los cuerpos de seguridad del municipio o los efectivos militares.

Gómez contó que el pasado 25 de mayo los castrenses se vieron en la necesidad de aplicar gas pimienta a quienes intentaban desprender las rejas del abasto Gran Mundial, donde vendían mantequilla y arroz.
Allí un grupo de supuestos “bachaqueros” pretendía apoderarse de la cola.

Alboroto en la cola
Para algunos clientes como Laura Aponte, los “desadaptados” son los revendedores, quienes quieren adquirir los rubros varias veces y sin hacer cola. “En menos de cinco minutos ya han comprado, y al rato están sentados en el estacionamiento del mercado revendiendo los rubros”.

Igual denuncia hizo Ernesto Blanco, quien además consideró que los revendedores son los mismos comerciantes informales que hacen vida en el expendio porteño.

“A las 6:00 de la mañana ya se ven grupos de personas en las adyacencias del algunos comercios como Depósitos Lung, La Maravilla, Gran Mundial y Súper Confys”.

La situación parece incomodar a los comerciantes de la zona, quienes quieren dejar de vender productos regulados y piden la instalación de un puesto de la Guardia Nacional Bolivariana en la zona.

La Patilla