Nacional
Miguel Ángel Santos: “Se han fugado más capitales con control de cambio que sin él”
Nacional
  • “La solución de los problemas de los venezolanos no coincide con las políticas que benefician al gobierno y viceversa”

  • “Del gabinete económico han ido sacando a quienes pensaban de forma menos distorsionada”
  •  “La alcabala del FMI no solo es ineludible sino además recomendable para Venezuela”

 

Junto al ex ministro Ricardo Hausmann, el economista Miguel Ángel Santos encabeza un grupo de calificados profesionales venezolanos dedicados a investigar la situación económica y social del país para formular propuestas que permitan sacar a Venezuela de la grave crisis por la que atraviesa.

Santos, investigador del Centro para el Desarrollo Internacional de la Universidad de Harvard, del cual Hausmann es director, estuvo hace poco en el país para intercambiar criterios con varias organizaciones políticas, gremios empresariales e instituciones académicas.

Ya desde la distancia, el economista comparte algunas reflexiones con los lectores de Quinto Día.

-¿Cuán profunda es la crisis económica del país?

-Estamos ante la mayor crisis en nuestra historia, sin precedentes en países que no hayan sufrido catástrofes naturales o guerras civiles.

-¿A qué atribuye los últimos cambios introducidos por el Presidente en su equipo económico?

-Es difícil comprender las motivaciones. Pareciera que han ido saliendo de los que pensaban de forma menos distorsionada para quedarse con los demás.

-¿Quiénes y bajo qué criterios integran el grupo de economistas encabezados por usted y Ricardo Hausmann?

-Nosotros decidimos juntar esfuerzos para entender lo que está pasando y pensar en qué podemos hacer para salir. Convocamos a un grupo de expertos venezolanos para desarrollar investigaciones y arrojar luces sobre un conjunto de áreas claves: situación fiscal y externa, Pdvsa e industria petrolera, sistema financiero, pobreza y programas sociales, y sector privado. En función de estas áreas se armó la convocatoria. El criterio fue el de la especialización. También pensamos en profesionales cuyo único interés fuese el bienestar de los venezolanos, que trabajaran en instituciones académicas, organismos multilaterales e inclusive partidos políticos. Muy pronto estarán a la disposición del público estas cinco investigaciones. Es nuestra contribución al debate sobre la situación y sus soluciones.

-¿En qué consiste el plan para salir de la crisis que ustedes proponen?

-La discusión acerca de las propuestas apenas empieza, pero hay algunos aspectos claros. Para atender la emergencia y abastecer de materia prima a lo que ha sobrevivido de aparato productivo, se debe incrementar en el corto plazo las importaciones y levantar el cerco productivo al sector privado. Esto va a abrir una brecha significativa en las cuentas externas, que deberá ser cubierta con el apoyo de multilaterales, inversión privada y un re perfilamiento de la deuda externa. En la transición, mientras se recupera la productividad y los salarios, se debe implementar un sistema de subsidio directo a las familias que les permita adquirir la canasta básica alimentaria. Para abrirle paso a dicho programa dentro de la situación fiscal, se debe pasar de subsidiar cosas a subsidiar personas.

-¿Cuáles medidas son indispensables y no podrían estar fuera de un plan para Venezuela?

-Recuperar las instituciones, levantar los controles, obtener financiamiento e inversión internacional y desencadenar al sector productivo nacional.

-¿Se puede desmontar el control de cambios de un plumazo?

-Creer que lo que funciona en todas partes no va a funcionar aquí es igual de peligroso que creer que lo que no funcionó en ningún lado aquí sí va a funcionar. Se han fugado más capitales de Venezuela con control de cambio que sin él. Cuando uno piensa en los detalles del desmontaje gradual se termina quedando con un país muy similar a este de hoy.

-¿Es erradicable la inflación en corto plazo?

-La prioridad de corto plazo debería ser la recuperación de la producción, el consumo y el empleo. La estrategia anti-inflacionaria debe estar basada en una reducción gradual del déficit y en un aumento en la oferta de bienes y el número de productores. Ambas tomarán tiempo.

-¿La alcabala del Fondo Monetario Internacional (FMI) es ineludible?

-No sólo es ineludible, sino que es recomendable. El FMI es el organismo creado por la comunidad internacional para asistir a países en situaciones de emergencia. Prestan a una tasa que estaría entre 1% y 2%. La mayoría de las cosas que nos van a exigir (unificación y liberación cambiaria, levantar controles de precios, actualizar tarifas de servicios) nos convienen. Otras (reducción del déficit fiscal) se pueden negociar con ellos en el contexto de un programa expansivo. La intervención del FMI tiene el potencial de generar una señal muy fuerte en los mercados internacionales y abrir otras fuentes de financiamiento.

-¿Le molesta que algunos pudieran considerar la suya una visión fondomonetarista y neoliberal?

-Tenemos que evitar quedar atrapados en las trampas de la narrativa chavista y seguir contratando deuda a tasas astronómicas en lugar de aprovechar el financiamiento barato del FMI. Quien entienda que un programa con los lineamientos definidos más arriba es “neoliberal” no entiende lo que es el neoliberalismo. Si seguimos exorcizando ideas con base en etiquetas, nos vamos a quedar con las que ya conocemos -y con los resultados que ya conocemos también.

-¿Para reflotar la economía es indispensable un cambio político o podría hacerlo el presidente Maduro?

-Para salir de esta situación se requiere de un programa de reformas capaz de cambiar las expectativas y atraer inversión productiva. Es tarde para reinventarse. La solución de los problemas de los venezolanos no coincide con las políticas que benefician al gobierno, y viceversa.

-¿Cuál es el balance de su reciente estadía en Venezuela y de sus encuentros con líderes de distintas formaciones políticas?

-Muy positivo. Hemos juntado a un grupo de economistas venezolanos de diferentes especialidades y visitado organizaciones políticas, gremios empresariales e instituciones académicas, para compartir nuestros hallazgos e intercambiar ideas. Nuestra intención es crear conciencia acerca de la magnitud de la crisis, las políticas que nos han traído hasta aquí, y presentar opciones para superarla. Hemos tenido mucha receptividad y los mensajes claves han llegado.

-¿Cómo afectaría a los sectores más vulnerables el plan que ustedes proponen?

-Partiendo de la emergencia actual el programa tendría un impacto positivo de muy corto plazo. La revolución nos ha infligido un sufrimiento inútil, Venezuela no tenía ninguna necesidad de pasar por esto. Todo queda por hacer.

 

Quién es quién

Miguel Ángel Santos nació en Valencia, estado Carabobo, el 12 de diciembre de 1970.

Es Ph.D en Economía, titulado en la Universidad de Barcelona, España. Tiene un Máster en Administración Pública de la Harvard Kennedy School of Government, Estados Unidos, y un Máster en Ciencias Económicas en la Universitat Pompeu Fabra en Barcelona, España y Máster en el Instituto de Estudios Superiores en Administración (IESA), en Caracas.

En la actualidad es Investigador Senior del Centro para el Desarrollo Internacional de la Universidad de Harvard y profesor adjunto al Centro de Finanzas del IESA.

Mario Villegas/@mario_villegas/Quinto Día