Nacional
Nixon Moreno: No es posible transformar mientras Maduro esté en el poder
Nacional

Mérida- Luego de un año en la clandestinidad, dos asilado en la Nunciatura Apostólica y siete en el exilio, el ex presidente de la Federación de Centro Universitarios (FCU) de la Universidad de Los Andes (ULA), Nixon Moreno, regresó al país y desde la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales (Faces) de dicha casa de estudios, juró que “vamos a construir la paz, esta universidad, estos estudiantes, estos representantes del pueblo, vamos a construir la paz”.

Moreno, rodeado de estudiantes, diputados a la Asamblea Nacional (AN), profesores y dirigentes gremiales de la ULA, hizo un recuento de su vida durante la persecución de la cual fue objeto en el año 2006, luego de que lo responsabilizaron de haber herido a un policía y de presuntamente haber violado a una funcionaria policial, Sofía Aguilar, en medio de una protesta estudiantil.

Destacó que la acción que emprenderá no es la de la confrontación, sino la de la liberación, porque “no es posible la transformación del país mientras que Nicolás Maduro Moros, asesino de estudiantes, esté en el poder. No es posible la transformación del país, mientras un narco terrorista como Tareck El Aissami se mantenga en el poder” aseguró.

El ex presidente de la FCU-ULA pidió a los funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) de quienes aseguró estaban presentes durante su pronunciamiento público, a iniciar un proceso de reconciliación e identificar “al verdadero enemigo de la República”, en franca alusión al presidente Nicolás Maduro.

Hacia la reconciliación nacional

Nixon Moreno aseguró que está vivo gracias “al arma más formidable que existe entre los pueblos, que se llama la solidaridad” e invitó a que con la fuerza y la solidaridad, “hagamos todo por liberar a los presos políticos y que marchemos a la reconciliación nacional”.

Destacó que las Repúblicas nacen cuando un pueblo se levanta y lucha y desde lo que denominó el bastión de los andinos, que se ubica desde San Antonio del Táchira, hasta Boconó del estado Trujillo pasando por los picos nevados de Mérida, pidió levantar el puño “hasta que caiga la tiranía”, gritó en medio de otra famosa frase “viva la universidad”.

A casi diez años de aquellas protestas por las cuales salió del país, Nixon Moreno dijo que perdona a la funcionaria, Sofía Aguilar, de quien resaltó que es militante del Movimiento Revolucionario Tupac Amaru (MRTA) y además “fue un instrumento de un narco traficante como lo es Tareck El Aissami, a quien reto a poner un pie fuera del país, para que sea capturado como narcotraficante y terrorista”.

Sebin intentó detener a dirigente estudiantil

Luego del pronunciamiento público de Nixon Moreno, estudiantes y dirigente políticos acudieron al foro denominado “La Ley de Amnistía es un sentimiento nacional”, el cual se realizó en el auditorio de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la ULA.

Al salir de allí y mientras se dirigía a almorzar, el ex candidato a la Asamblea Nacional (AN) y dirigente estudiantil, Villca Fernández, fue retenido por funcionarios del Sebin en atención a un mandato de conducción emitido por las Fiscalía 20.

Su abogado, Alonso Medina Roa, informó que luego de una larga espera, le hicieron saber a los funcionarios del Sebin que dicho mandato, emitido por un tribunal del área metropolitana de Caracas, a solicitud de la Fiscalía 20 nacional, quedó sin efecto, luego de que el pasado 15 de diciembre, Villca Fernández acudió ante el Ministerio Público a los fines de ponerse a derecho con respecto a ese mandato de conducción, el cual lo citaba en condición de testigo.

La información de la defensa de Fernández fue corroborada por el jefe de Investigaciones del Sebin y pasados unos minutos, los funcionarios dejaron en libertad al dirigente estudiantil de la ULA.

Medina Roa acotó que la acción fue más por retaliación política o persecución, que por un acto judicial como tal.

 

Con Información de: El Universal / Nora Sanchez