Nacional
Nueva AN cubrirá déficit democrático con ayuda de la Unión Europea
Nacional

Por estar “inscrito en el contexto de los fuertes lazos birregionales”, la embajadora de la Unión Europea en Venezuela, Aude Maio-Coliche, justificó el financiamiento que el organismo, que agrupa a 28 naciones del viejo continente, otorgó para la puesta en marcha del Programa de Formación para Legisladores, que cuenta con el respaldo académico del IESA, la UCAB y el Instituto de Estudios Parlamentarios “Fermín Toro”.

El plan, del que se beneficiarán los diputados que resulten ganadores en las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre, fue presentado este viernes en el auditorio del IESA (Instituto de Estudios Superiores de Administración), en el marco del foro “La importancia del trabajo parlamentario en la institución democrática”

El presidente del IESA, el exministro Gustavo Roosen, recalcó que la Asamblea Nacional es clave para el desarrollo del país y de su democracia y el IESA, que ya cumple 50 años, contribuirá en esa preparación.

El acto estuvo conducido por el economista y profesor del IESA, Ricardo Obuchi, y contó con la participación, como invitado especial, del senador y exministro chileno Andrés Zaldívar, uno de los dirigentes que llevó adelante la campaña por el No en el plebiscito de 1988.

Por la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) estuvo el jurista Jesús María Casal, y por el Instituto Fermín Toro, su presidente, Ramón Guillermo Aveledo. También asistió el secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Asamblea Nacional, José Vicente Rivero.

El profesor Andrés Stambouli, de la Universidad Metropolitana, fue el encargado de comentar “a la venezolana”, lo que Zaldívar relató en su conferencia sobre la experiencia de la Concertación, la alianza plural de partidos políticos que logró vencer pacíficamente y por los votos a la dictadura de Augusto Pinochet.

El pasado lunes 5 de octubre se cumplieron 27 años del plebiscito que abrió las puertas a la restitución de la democracia en Chile, proceso que, según Zaldívar, tomó 15 años más completar.

“Vendrá bien una AN opositora al Gobierno”

Stambouli hizo “una radiografía” de la Asamblea Nacional y concluyó que en Venezuela “no existe trabajo parlamentario o es exiguo” y que la institucionalidad democrática padece ese déficit. Y dijo que el desafío de la nueva Asamblea Nacional que se elegirá el 6 de diciembre es la imprescindible recuperación de la política, “entendida como la actividad para la convivencia, el diálogo y el reconocimiento del otro”.

Planteó que debe desde la Unidad Democrática hacerse la oferta “de dialogar con el otro, y el otro verá qué hace con esa oferta”.

“Esto es lo que está en crisis en la Venezuela de hoy (…) Parlamentar es el gran ausente de la situación venezolana”. Describió la Asamblea Nacional dominada por el chavismo como “un escenario para la batalla, la exclusión permanente y la aclamación acrítica de las iniciativas oficiales”. Añadió que “al país le vendrá bien una AN opositora al Gobierno, poco dado al diálogo”.

Financiamiento se ganó hace dos años

La embajadora Aude Maio-Coliche dijo que el objetivo del programa de formación es que los diputados desarrollen “plenamente su rol en el juego democrático”. Explicó la política que ha mantenido la Unión Europea, desde su etapa embrionaria hasta el presente, como es la de fomentar la democracia y el respeto por los Derechos Humanos. Ofreció detalles de la procedencia del financiamiento, que viene de un fondo de 1.300 millones de euros a nivel mundial. El proyecto de formación para los legisladores venezolanos, recalcó la diplomática, fue aprobado hace dos años producto de una convocatoria para temas relativos al fortalecimiento de la educación democrática y cívica.

Indicó que en mayo de 2015 la Unión Europea realizó una consulta para definir la hoja de ruta para el apoyo a la sociedad civil venezolana que incluye, destacó, hasta financiamiento para la artesanía indígena.

“Finalizar el concierto en mi mayor”

En su turno, Ramón Guillermo Aveledo recalcó que Andrés Zaldívar es el parlamentario en ejercicio en América Latina con más experiencia y agradeció que su preocupación y solidaridad con la democracia venezolana no ha sido coyuntural, sino constante. A su vez, Zaldívar agradeció la acogida que en los años de la dictadura, Venezuela dio a los exiliados chilenos.

“La historia venezolana no es una historia sin parlamento, y el parlamento venezolano no es un parlamento sin historia”, dijo Aveledo, quien recordó que la Constitución de 1961 “fue la más duradera y la menos incumplida” de las 26 constituciones que ha tenido Venezuela. Dijo que el 6 de diciembre hay la oportunidad de que los venezolanos “pongamos fin a este concierto en mi mayor”.

Aveledo, quien presidió la Cámara de Diputados en el desaparecido Congreso de la República, hizo un recuento del desempeño del Poder Legislativo desde el arribo del chavismo. Habló de la AN “monocolor, que se fue pluralizando” (2006-2010) y la “esterilizada” (2011-2015) por reformas reglamentarias sustentadas “en la alergia al debate”.

Sobre la Asamblea Nacional que deberá instalarse en enero de 2016, dijo que será la de “la transición entre la AN que tenemos y la que será el reflejo de que no hay quinto malo” y que será la que se encargue de “fortalecer la Constitución”.

Dijo el exsecretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática que si la Asamblea Nacional cumple a cabalidad “sus importantísimas atribuciones” constitucionales tendrá un gran impacto “en el equilibrio y autonomía de otros poderes”, pues podrá remover a miembros del Poder Ejecutivo y aprobar y vigilar la ejecución del presupuesto.

Aveledo insistió en que la nueva Asamblea Nacional que surja de los comicios del 6D deberá actuar con mucha flexibilidad y prudencia, “porque sobre las desventajas de la imprudencia tenemos los venezolanos un gran capítulo”, afirmó.
“La fe mueve montañas”

“Nos creímos los ingleses de América Latina y cometimos el error de la soberbia (…) En Chile perdimos la democracia por no entender que debíamos entendernos, y la recuperamos cuando lo entendimos”, dijo Andrés Zaldívar, quien relató cómo Chile pasó de tener una de las democracias más avanzadas a “pasar 17 años en el desierto” de la dictadura de Pinochet, y cómo, vencido en el plebiscito de 1988, el general se convirtió en “el senador más disciplinado” del parlamento democrático chileno.

Andrés Zaldívar remarcó la importancia que el Parlamento tiene para cualquier democracia verdadera y citó a Giulio Andreotti, quien le dijo: “no hay democracia con apellido, cuando se los ponen, empieza a no haber democracia”.

Explicó que Chile pasó de 5 mil dólares de ingreso per cápita en 1988 a 22 mil millones en el presente. “Triplicamos el PIB y cuadriplicamos las exportaciones” a la fecha, indicó el senador. Sobre la pobreza, afirmó que la bajaron del 45% al 12%.

Zaldívar relató cómo la decisión de recuperar la democracia en Chile por la vía pacífica fue un acuerdo que contó con el respaldo de las internacionales Demócrata Cristiana, Socialista y Liberal, y de allí surgió el modelo de la Concertación. “Europa fue un soporte fundamental”, apostilló.

Ofreció detalles del debate interno entre quienes defendían la vía violenta y la vía democrática y pacifica. “No teníamos armas y no sabíamos cómo usarlas”.

Ofreció detalles de cómo la Concertación, con el apoyo de la Iglesia católica, pudo organizar un padrón electoral de ocho millones de personas.

“La fe mueve montañas, la mística de un pueblo es capaz de derrotar a una dictadura”, dijo Zaldívar. Recordó a un líder europeo que le había manifestado su escepticismo: “No he visto a nunca que a una dictadura la derroten con un lápiz y un papel”.

 

Fuente: Elvia Gomez – El Universal