Nacional
Obama: “Muchas de esas maniobras fiscales son legales, ese es el problema”
Nacional

La evasión de impuestos en una preocupación de escala global, aunque se lleve a cabo mediante fórmulas legales, o más bien, precisamente porque se ejecuta a través de maniobras perfectamente aceptadas por los gobiernos. Es ese el mensaje que este martes transmitió el presidente del Estados Unidos, Barack Obama, en plena polémica internacional por la macrofiltración de datos sociedad opacas, los llamados Papeles de Panama.

“Es un problema global”, dijo, y Estados Unidos, no está al margen de él. “Muchas veces [las maniobras fiscales] son legales, ese es el problema, se están aprovechando del sistema”, dijo en una comparecencia en la Casa Blanca. En esta línea, defendió la medida aprobada por el Tesoro el lunes para evitar precisamente que las empresas usen las fusiones internacionales para evitar el pago de impuestos.

Cuando elude al fisco, el resto lo paga. En el caso de las grandes corporaciones empresariales, el presidente de estadounidense criticó que las perjudicadas son las familias trabajadoras. “Cuando las compañías aprovechan los resquicios legales”, el lastre recae “sobre las familias”, criticó el presidente.

La norma aprobada por el Congreso afecta a acuerdo de fusión como el de la estadounidense Pfizer, la farmacéutica que produce el Viagra, con Allergan (Botox), que tiene su sede en Irlanda. El Tesoro dificultará ahora que una compañía traslade su sede fiscal a países más baratos (como es el caso de Irlanda frente a Estados Unidos) gracias a operaciones de fusión, aunque realmente el grueso de su gestión permanecía en suelo estadounidense.

Obama fue duro respecto a estas prácticas: “Renuncian a su ciudadanía y dicen que está ubicadas en otro sitio, consiguen todos los beneficios de ser una compañía americana sin cumplir con las responsabilidades de pagar sus impuestos, de forma que se supone que todas las demás deben pagar por ellos”, criticó.

Es la tercera medida que el Tesoro impulsa desde 2014 en este sentido, pero tanto este órgano como el presidente pidieron al Congreso que mueva ficha para impulsar leyes que eviten de veras los agujeros legales que hacen posibles esas maniobras para evadir impuestos. “Quiero ser claro, aunque la acción del Tesoro haga más difíciles que las empresas se aprovechen de estos resquicios legales, solo Congreso puede acabar con ello de veras”, dijo.

La evasión de impuestos ha estado muchas veces sobre la mesa del G-20, que en 2012 encargó a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) que coordinara una revisión de las normas sobre fiscalidad de empresasy realizara propuestas de reforma para que las grandes compañías tributaran más. El G-20 las ha asumido, pero los resultados no han llegado.