Nacional
Oposición discute en las calles proyectos y chavismo pide frenar “ilegalidad”
Nacional

Diputados opositores discutieron hoy en asambleas callejeras proyectos de ley que llevarán al Parlamento que ahora controlan, mientras el chavismo espera que el Tribunal Supremo ponga freno a las ilegalidades que achacan a la nueva mayoría.

Varios diputados del partido Primero Justicia, el más votado de la oposición en las parlamentarias del mes pasado, explicaron este sábado a sus seguidores en las calles algunas de las leyes que presentarán en la unicameral Asamblea Nacional (AN, Parlamento) a partir del próximo martes.

“Hemos iniciado lo que dijimos que íbamos a hacer al ganar la AN: salir a la calle a discutir los leyes y los problemas de la gente. En toda Venezuela hoy se están haciendo asambleas, en cada estado, en todo el país”, declaró el diputado Tomás Guanipa en una de ellas, sin evaluar el eco que tuvo la iniciativa en la ciudadanía.

La Mesa de la Unidad (MUD), que aglutina a una treintena de partidos opositores al Gobierno del presidente, Nicolás Maduro, ganó 112 de los 167 escaños de la AN y dejó únicamente con 55 al chavismo, aunque un fallo judicial ordenó reducirlos a 109 y 54 al aceptar impugnaciones a los resultados en el estado Amazonas (sur).

El presidente de la AN y uno de los más acérrimos opositores a Maduro, Henry Ramos Allup, juramentó a los 112 opositores y negó que cometa un delito de desacato a la sentencia del Supremo.

Cualquier decisión parlamentaria carece de valor por ese hecho, según la bancada chavista, que espera de que el Supremo ponga freno a tal ilegalidad.

“Somos una nueva mayoría que dejará la ‘peleadera’ (con el Gobierno) y se va a dedicar a trabajar por los venezolanos, vamos a dar prioridad a los temas sociales y económicos”, agregó Guanipa.

El próximo martes, anunció, “tendremos las leyes sociales para comenzar su discusión en el seno de la AN”, una vez presentadas “en la calle” donde “seguiremos acompañando al pueblo en su dolor, en su angustia, pero también en su esperanza de tener un país mejor”.

Agregó que los proyectos opositores tratan de combatir la escasez de productos, principalmente alimentos, el alto coste de la vida y la inseguridad ciudadana, “sin descuidar la reconciliación nacional a través de la pronta liberación de los presos políticos”.

Al respecto, el dirigente Oscar Pérez, refugiado en Perú tras declararse perseguido político, exigió en una carta que la AN apruebe “en el menor tiempo posible” la Ley de Amnistía “en favor de los presos políticos y exiliados”.

“Desde el exilio estamos esperanzados” que se presente la próxima semana en el Parlamento esta iniciativa, “que permitirá devolverle la alegría a muchos hogares que sienten el rigor de la ausencia de un ser querido en prisión o perseguido solo por pensar distinto”, dijo.

Además de la amnistía, el diputado Miguel Pizarro destacó que otro proyecto busca que el Gobierno de Maduro entregue títulos de propiedad a los beneficiarios del plan Gran Misión Vivienda que, según el jefe de Estado, ya ha dado casa propia de manera gratuita a un millón de familias.

Estos son temas prioritarios, remarcaron los opositores, al criticar que el chavismo siga intentando “sacar provecho” de la orden del presidente de la AN que dispuso la retirada de imágenes del prócer Simón Bolívar y del fallecido presidente Hugo Chávez.

El mismo día que tomó posesión de su cargo, Ramos Allup se hizo filmar el martes cuando pedía a unos obreros entregar los retratos de Chávez “a la viuda y a sus hijas”, o al Palacio Presidencial, o arrojarlos a la basura junto a retratos de Bolívar confeccionados “por computadoras” y que tildó de “falsificaciones”.

Desde ese día, el chavismo se ha movilizado en varias ciudades en contra de lo que consideran una “ofensa”.

“Si la manera como eso se ejecutó hiere alguna sensibilidad, yo le quiero decir a todos esos millones de chavistas que votaron por nosotros el 6 de diciembre que presentamos disculpas si se han sentido heridos”, dijo este viernes el secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Jesús Torrealba.

Sin embargo, Torrealba defendió la medida al señalar que se trata de “una institución colectiva”, por lo que “no puede personalizarse con el retrato de nadie”.

El Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) de Maduro y otras instancias chavistas no aceptaron las disculpas y este sábado volvieron a reunirse en repudio a “esta cachetada que se le ha dado al pueblo y a su historia”, como dijo Maduro.

El rechazo chavista a las disculpas opositoras se repitió en Caracas y en otras ciudades, donde en declaraciones de dirigentes y también en pancartas se pidió que el Supremo ponga coto a las intenciones “golpistas” que achacan al Parlamento. EFE