Nacional
Para la Carta Democrática todas las miradas van al Vaticano
Nacional

Después de 9 meses, se replantea en Washington un nuevo análisis de la situación venezolana desde la OEA
Con la decisión unánime del Senado de los Estados Unidos este martes avalando al secretario de la OEA, Luis Almagro, quien invocó la Carta Democrática Interamericana por la situación de Venezuela, se replantea el escenario de mayo de 2016, cuando los 34 miembros del Consejo Permanente escucharon un informe de 132 páginas sobre la crisis institucional del país.

La Carta Democrática, aprobada el 11 de septiembre de 2001, establece un comportamiento democrático que deben cumplir todos los miembros de la OEA.

En el texto de la resolución del Senado se “urge al Consejo Permanente de la OEA, que representa a todos los Estados miembros, a que hagan una evaluación colectiva del orden constitucional y democrático en Venezuela”.

Almagro respondió a la acción del Senado agradeciendo “el apoyo bipartidista” a la implementación de la Carta Democrática en Venezuela.

Asimismo se espera que el secretario general actualice esta semana su informe de mayo de 2016 sobre Venezuela, aunque aún no está claro sí hay una decisión de actuar políticamente dentro del Consejo Permanente de la OEA.

En 2016, no hubo decisión alguna y el asunto quedó allí en consultas, mientras en Venezuela el ex presidente español José Luis Rodríguez Zapatero seguía con sus gestiones para adelantar un diálogo entre el gobierno del presidente Nicolás Maduro y la oposición, encabezada por la Mesa de Unidad Democrática (MUD).

El papel del Vaticano
Las cosas han variado en ese proceso de diálogo  en Venezuela y la figura mediadora principal es el Vaticano:

“Mientras el Vaticano esté ahí, definitivamente no emprenderemos ninguna acción para impulsar la Carta Democrática. Si nos dicen que ese diálogo terminó y hay una comunicación formal de la oposición y El Vaticano al respecto, recomenzaremos los esfuerzos a la hora de tomar medidas”, dijo Almagro a una radio uruguaya el 8 de febrero pasado.

El representante del Vaticano en Venezuela mantiene sus conversaciones con el Gobierno y contactos con la oposición, pero el proceso de diálogo en sí entre los actores se encuentra paralizado desde diciembre pasado. Maduro y otros voceros oficiales lo impulsan pero la oposición no se ha vuelto a sentar, alegando incumplimientos oficialistas.

Un proyecto de documento presentado por Unasur, para una nueva normativa para este diálogo aun se encuentra en consideración, sin que haya habido respuesta de acuerdo.

Mientras tanto, el gobierno español, anunció su respaldo a las gestiones del ex presidente Zapatero en Caracas para seguir apuntalando el diálogo.

Trump busca acción conjunta
Por otra parte, la decisión del Senado ha venido paralela a una reiterada acción política del gobierno del presidente Donald Trump mostrando interés en manifestar rechazo a lo que ocurre institucionalmente en el país.

Ha hablado de este asunto, al menos, con 4 presidentes latinoamericanos: Colombia, Argentina, Perú y Panamá, todos miembros de la OEA, en lo que se interpreta la búsqueda de lograr una acción política conjunta.

Uno de los artículos de la Carta establece:
“En caso de que en un Estado Miembro se produzca una alteración del orden constitucional que afecte gravemente su orden democrático, cualquier Estado Miembro o el Secretario General podrá solicitar la convocatoria inmediata del Consejo Permanente para realizar una apreciación colectiva de la situación y adoptar las decisiones que estime conveniente”.

Desde la oposición hay voluntad para que se continúe el proceso iniciado en la OEA en 2016, sin embargo, el Papa Francisco, hasta ahora, no ha dicho nada distinto a mantener la conveniencia del diálogo.

Carlos Subero/Notiminuto