Nacional
Partidos despolarizados llaman a reinstalar un diálogo nacional incluyente
Nacional

nota de prensa / 12 jul 2017.- Organizaciones y partidos políticos que se definen dentro del segmento de la “despolarización” en Venezuela, presentaron este miércoles al país un documento en el que destacan la defensa de la actual constitución y manifiestan su rechazo tanto a la propuesta de Constituyente convocada por Nicolás Maduro como al plebiscito de la MUD. Así lo señaló la vicepresidente nacional del Movimiento al Socialismo (MAS), María Verdeal, quien considera oportuno tal postura, en vista del momento por el que atraviesa el país, a su juicio, marcado por “una grave crisis social, económica y política”, acotó.

En el documento titulado Detengamos la violencia, suscrito por Alternativa Uno, De frente con Venezuela, Fundahumanos, Plataforma ciudadana en defensa de la Constitución, Marea Socialista, Movimiento amplio en defensa de todos, Movimiento Soluciones y Visión 360, se propone también el abandono por parte del Gobierno nacional de su determinación de elegir y reunir una ANC “sin consulta al pueblo en referendos previo y posterior, lo que contraviene la Constitución actual”.

De igual manera, la renuncia por parte de la oposición agrupada en la MUD, a su exigencia de la salida ya del Presidente por medios no constitucionales, además de la declinación de los términos de la consulta política anunciada por ellos para el 16 de julio y la aceptación por ambos de un calendario electoral, que se inicie con las elecciones regionales pospuestas y las municipales este año, incorporando la proporcionalidad constitucional, y termine con las elecciones presidenciales.

Aseguraron que a partir de estos puntos iniciales, sería posible reinstalar una mesa de diálogo y negociación con participación de toda la pluralidad política, civil y social del país, “que aborde progresivamente la atención de los graves problemas económicos y sociales, dando prioridad al abastecimiento de alimentos y medicamentos; la normalización de la vida institucional de los Poderes Públicos y el mantenimiento de la paz”.

Advirtieron que de no lograrse un convenio de esta naturaleza, que permita arrancar un dialogo sincero y creativo, el país se enrumbaría, “a una escalada de violencia fratricida, que podría derivar en una guerra civil con participación extranjera, agravando el sufrimiento de nuestro pueblo y haciendo peligrar nuestro destino como Nación”.

Insistieron en afirmar ser partidarios de un diálogo y un acuerdo nacional, que incluya al Gobierno, a la MUD y a los sectores políticos y sociales no polarizados, lo que en su opinión permitirá iniciar el rescate de Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y reasumir la institucionalidad perdida, Esto a pesar de que esta posibilidad se ve hoy muy dificultada por la decisión de la, “cúpula del Gobierno-PSUV, de convocar y elegir una Constituyente monopartidista el próximo 30 de julio, y la convocatoria por la dirección de la MUD de un plebiscito para la conformación de un gobierno de unión nacional”.

Agregaron que de concretarse ambos eventos, “se crearía una confrontación entre un gobierno paralelo claramente inconstitucional versus un gobierno real autoinvestido con poderes supra constitucionales, lo que llevaría a una situación de ingobernabilidad y polarización extremas, que podría desembocar en una guerra civil, en un contexto geopolítico en el que las grandes potencias coloniales compiten por el control de los recursos estratégicos de la región, siendo Venezuela un objetivo en este sentido”.

Los firmantes del documento fueron: Gustavo Hernández y Rafael Curvelo por Alternativa Uno. Luis Fuenmayor Toro y Federico Villanueva por De Frente con Venezuela. Enrique Ochoa Antich por Fundahumanos. Gustavo Márquez por La Plataforma Ciudadana de Defensa de la Constitución. Gonzalo Gómez por Marea Socialista. Miguel Rodríguez Torres, Walter Boza y Fernando Vegas por el Movimiento Amplio Desafío de Todos. Felipe Mujica, Segundo Meléndez y María Verdeal por el Movimiento al Socialismo. Claudio Fermín y Rafael Marín por Soluciones y los dirigentes políticos Nícmer Evans y Rafael Simón Jiménez.