Nacional
Paz piden feligreses a la Divina Pastora
Nacional

 

Los colores vino tinto y blanco enmarcaron a la Patrona de Barquisimeto este año jubilar de la Misericordia como lo anunció el Papa Francisco, al tiempo que la petición general de los casi 3 millones de personas que este año acudieron a la procesión 160 fue el de la paz y el bienestar para todo el pueblo venezolano.

Son ya 160 años de peregrinación ininterrumpida y que cada año trae más devotos y aumenta la fe en la Patrona de Barquisimeto que hace más de tres siglos llegó al pueblo de Santa Rosa por una equivocación y no salió más, salvo para su procesión todos los 14 de enero.

“Llevo 60 años acompañando a la virgen y no la abandonaré hasta que muera”, aseguró Matilde Carrasco una devota que recorrió una vez más el trayecto acompañada de sus hijos y nietos, una de las cuales iba vestida de pastorcita cumpliendo una promesa por salud.

Los seguidores de la virgen que fuera concebida en sueños por un monje capuchino Fray Isidoro en la ciudad de Sevilla, en España a finales del siglo XVII y traída a Venezuela en 1737 consideran que los milagros de la virgen se remontan a su llegada al templo de Santa Rosa, cuando llegó por equivocación y cuando el párroco quiso devolverla no pudo ya que el cajón en donde venía se puso tan pesado que no pudieron levantarlo ni 20 hombres.

El milagro que la consolidaría dentro del corazón de la gente sería a mediados del siglo 19 cuando el cólera arrasó con los habitantes de Barquisimeto, a cambio de que al punto que el padre Macario Yépez, párroco de la Iglesia Concepción ofreció su vida a la pastora a cambio de que cesara la epidemia y no se produjeran más muertes.

La petición- dice la historia contada de generación a generación- fue concedida y a partir de la muerte del sacerdote cesó la epidemia de cólera en la ciudad. En consecuencia cada 14 de enero se realiza la procesión que sale del templo de Santa Rosa en donde el arzobispo de Barquisimeto ofrece la misa de despedida de la virgen para recorrer el trayecto de 7.5 kilómetros acompañada por su fieles devotos y turistas que año tras año han ido aumentando llegando según cálculos de los organizadores del evento a superar los 3 millones de personas este año.

160 años de cimientos de fe

Para el párroco Rafael Chávez, párroco del Santuario Santa Rosa de Lima, la tradición de la procesión tiene sus cimientos en la Fe de un pueblo al cual “María le ha respondido a todas las plegarias ” por lo que la devoción aumenta todos los años.

Se trata de una manifestación de fe popular que guarda elementos bíblicos. Hoy en día la procesión de la Divina Pastora se ha convertido en una de las manifestaciones más concurridas de Latinoamérica y el mundo, ya que no se trata de una concentración de devotos, sino de la peregrinación de esos fieles.

Hoy como todos los años los devotos pagan sus promesas vestidos de pastores, de nazareno, descalzos, de rodillas, con cruces de madera, o simplemente caminando y orando desde Santa Rosa hasta la Catedral.

En tanto que el gobierno nacional le entregó a la ciudad la obra El Manto de María un monumento de 47 metros de altura compuesto por 13 mil tubos que conforman la figura que se divisa desde toda la urbe.

 

Fuente: EL Universal