Nacional
Pdvsa se queda sin gente: Robos y diáspora hunde a la estatal venezolana
Nacional

De acuerdo a un trabajo del diario The New York Times, un gran número de empleados de la empresa petrolera renunciaron por los bajos sueldos

La migración de sus trabajadores y los reiterados robos de equipos son las causas fundamentales de la profundización de la crisis de Petróleos de Venezuela.

“Trabajadores petroleros desesperados y criminales están despojando a la compañía petrolera de equipos vitales, vehículos, bombas y cables de cobre, y se llevan todo lo posible para ganar dinero. La doble fuga de personas y equipos está paralizando aún más a una empresa que ha estado tambaleándose durante años pero que sigue siendo la fuente de ingresos más importante del país”, señaló el diario The New York Times en un trabajo reciente sobre la estatal venezolana.
Los elevados número de inflación, que en los últimos 12 meses ha alcanzado 24.000% y que ha generado una seria disminución de la calidad de vida de los venezolanos, hace rato alcanzó a los empleados de Pdvsa, quienes anteriormente eran de los mejores pagados en el país ,pero ahora se ven obligados a abandonar su tierra.

Carlos Navas, de 37 años, trabajó en un equipo de perforación en las afueras de El Tigre, Anzoátegui, con el dinero que percibía logró tener un casa y un vehículo. Ni en sus pesadillas más oscuras imaginó que comprar comida para su esposa y sus tres hijos se le pondría cuesta arriba, pero sucedió. Carlos tuvo que renunciar a su empleo el pasado 2017 porque no podía seguir con ese salario.

Decidió irse a las minas de oro en Bolívar donde esperaba obtener más dinero, al menos para comer y poder pagar un viaje para Ecuador .

“Antes, trabajabas y eras rico”, dijo Navas sobre su trabajo en la compañía petrolera. “El salario alcanzaba para todo lo que necesitabas. Ahora no puedes comprar nada, ni siquiera comida “.
El equipo de The New York Times, logró entrevistar a una docena de trabajadores petroleros quienes revelaron un profundo sentimiento de ira. Expresaron que, si bien Pdvsa había estado retrocediendo durante años, su deterioro se había acelerado.

“Era una copa de oro”, dijo un trabajador. “No plata, oro. Ahora, es una taza de plástico”.
De acuerdo a sus testimonios, muchas tomas de la bomba estaban inactivas. Los empleados dijeron al NYT que, aunque desconocen quiénes son los responsables de los robos, los responsbales pudieran ser bandas criminales.

Venepress