Nacional
Posible devolución de empresas expropiadas desata fricciones
Nacional

 

Salida de Pérez Abad coloca en “punto muerto” su propuesta con los privados. 1.200 empresas en Venezuela ha sido expropiadas en más de 15 años. El presidente de Datanálisis, Luis Vicente León, consideró, a través de su cuenta en Twitter, que “radicalizar la relación entre los privados y el Gobierno solo nos alejará años luz de la solución del problema”.  
Buenas expectativas en el sector privado generó, hace una semana, la propuesta del ministro para el Petróleo y Minería, Eulogio Del Pino, y del vicepresidente de Área Económica, Miguel Pérez Abad, de devolver a sus dueños antiguas empresas expropiadas por el Ejecutivo con el fin de reactivarlas. Pero, la salida del gabinete del también exministro de Comercio coloca en una interrogante un nuevo acercamiento entre los dos grupos económicos.

Del Pino asomó la posibilidad de “ir a un nuevo modelo con mayoría del sector privado” y no descartó que “la parte privada” contara con un “80% y Pdvsa 20%”. Días después, Pérez Abad —en una entrevista desde Panamá— ratificó que podría darse  “un plan de devolución de empresas que no son estratégicas y no son medulares (…)” y luego añadió que se había “logrado avanzar con el sector privado para reanimar esas industrias”.

Los expertos sugieren que los últimos anuncios de Maduro, que incluyeron la salida de Pérez Abad, revelaron las “contradicciones y choques” de grupos dentro del mismo Gobierno con el tema de la reactivación de los sectores productivos.

El economista Víctor Maldonado aseguró a este rotativo que “existe un ala radical dentro del Ejecutivo que no acepta la participación de los privados para la activación de la economía, del aparato productivo, sobre todo en el tema alimentario (…) este grupo parece estar encabezado por Diosdado Cabello y Elías Jaua. En el otro extremo están Pérez Abad, que se mostraba como el funcionario que tendía puentes con los empresarios, además del ministro Del Pino, que apuesta a trabajar de la mano con los dueños de las antiguas compañías de servicios para desarrollar más la industria petrolera”.

Aseguró que “acá tiene que darse una flexibilización del modelo económico vigente por el Gobierno porque los resultados a la vista no son nada favorables. Se requiere del trabajo de todos (…) del sector público y los empresarios privados, sobre todo en estos momentos en la que los precios del crudo siguen bajando y cada vez es más complejo el ingreso de divisas para el país”.

El presidente de Datanálisis, Luis Vicente León, consideró, a través de su cuenta  Twitter, que “radicalizar la relación entre los privados y el Gobierno solo nos alejará años luz de la solución del problema y profundizará la crisis”.

Para el analista, “el sector privado es la fuente fundamental de rescate de la economía venezolana, pero no puede responder sin un cambio de modelo. En este momento, no hay forma de salir de la crisis económica sin conseguir mucho dinero y provocar cambios profundos que generen confianza”.

A su vez, el economista Rafael Sánchez opina que “el Gobierno ya debería dejar a un lado las fricciones y radicalismos. Creo que de un momento a otro sí podría iniciar, aunque con un proceso poco lento, un plan para devolver algunas empresas expropiadas. Comenzaría con las relacionadas al sector agropecuario, de producción de alimentos, de entrega de fincas porque la comida es hoy prioridad. Pienso que no se daría una entrega total (…) el Ejecutivo se quedaría con una minoría accionaria y el privado con la mayoría, sobre las manos de este último quedaría gran parte de las inversiones”.

Empresarios de otros sectores, como el agrícola y pecuario manifestaron, a PANORAMA, que también han sido llamados por entes del Gobierno para retomar instalaciones que se encuentran inactivas.  Bajo anonimato, un productor ganadero contó que fue invitado para invertir y rescatar una entidad del Estado, y ayudar a garantizar la producción.

“Las conversaciones se han dado directamente con algunos productores, pero han sido bajo perfil. Nos piden que invirtamos en la recuperación de las fincas que antes fueron estatizadas para reactivarlas lo más pronto posible, también los funcionarios del Gobierno nos dan su palabra de que lo que nos entregan no será nuevamente expropiado”, explicó un informante.

Desde la oposición, diputados de la AN ha solicitado al Ejecutivo la entrega de las propiedades confiscadas para su reactivación. Recientemente, el parlamentario José Guerra recomendó al Gobierno devolver las empresas expropiadas a sus antiguos dueños y agregó que la medida significaría “un gran avance” para “desmontar todo el modelo socialista que nos ha llevado al fracaso (…) nosotros proponemos la  Ley de Producción Nacional para reactivar esas compañías y que además  promueve la auditoría real, financiera y técnica de las mismas”.

Pero desde el oficialismo la respuesta es poco alentadora sobre este tema. El pasado martes, en  visita al Zulia, el diputado y dirigente nacional del Partido Socialismo de Venezuela (Psuv), Diosdado Cabello, enfatizó que “seguiremos tomando las empresas paralizadas, no nos vamos a dejar chantajear. Empresa parada, empresa tomada por los trabajadores. Nosotros no vamos a devolver aquí ni una sola de las empresas que la revolución ha tomado por estar conspirando”.

Como solución a los graves problemas económicos que atraviesa el país, tales como desabastecimiento y escasez de alimentos, inflación superior al 200%, caída de las reservas internacionales y contracción del PIB; el economista e investigador del Centro Internacional Miranda (CIM), Víctor Álvarez, propone como solución “promover inversiones para aumentar la densidad de empresas por cada mil habitantes que compitan en precios y calidad”.

Agregó Álvarez que en el país es necesario el “respeto a la propiedad y seguridad jurídica”, pues según él “crean confianza para invertir y ayudan a generar empleos productivos”. Aunque el exministro fue tajante al señalar que “nada mejorará mientras el manejo de la economía siga en manos de mentes ignorantes que no tienen ni idea de las leyes que la rigen”.

La firma Ecoanalítica, en su balance sobre la situación del país, señaló también que el anuncio de la salida de Pérez Abad sería “preocupante” para el resultado económico del segundo semestre del año. El grupo en su análisis enfatizó que “Abad representaba el ala más pragmática del Ejecutivo en materia económica y con su salida Maduro cede espacio al ala militar y radical. Esto deja en un hilo propuestas con tendencia de libertad de mercado, mayor flexibilización y transparencia”

Deivis Rodríguez/Panorama.com.ve