Nacional
Presidente espera resultados de la cumbre de Unasur
Nacional

Para el presidente Nicolás Maduro su homólogo de Colombia, Juan Manuel Santos, “está perdiendo la sensatez”, al “dejarse llevar por sus asesores” sobre el tema de las deportaciones de colombianos del territorio venezolano, decisión que se tomó luego de que el Gobierno decretara estado de excepción en varios municipios fronterizos del estado Táchira.

“El presidente Santos está perdiendo la sensatez y no está viendo el fondo del problema que es que tiene una crisis social gigantesca y tiene que atenderla”, dijo el Jefe de Estado desde Vietnam.

Pese a ello, Maduro sostuvo que América Latina y el Caribe “deben ayudar a Colombia” a hacer frente al “éxodo humanitario” de colombianos que huyen de su país.

Suman unos 800.000 los colombianos que en la última década han salido de su país “huyendo del narcotráfico, el paramilitarismo, la guerra, el hambre, la falta de vivienda, la falta de humanidad” y que se han instalado en Venezuela, adonde solo durante este 2015 han llegado otros 140.000, agregó.

En este sentido recordó que impartió órdenes a su canciller, Delcy Rodríguez, para que contacte a los organismos internacionales de auxilio a los inmigrantes y los refugiados para que insten a Colombia a “tomar medidas de emergencia humanitaria”.

“Venezuela es un país que tiene sus problemas” y “el éxodo de miles de colombianos que se vienen a Venezuela, un país modesto (…), no tiene comparación con el éxodo hacia Europa, no se compara al éxodo de latinoamericanos y caribeños a Estados Unidos”, apuntó.

Asimismo, Maduro denunció que desde Colombia hay una campaña de odio en su contra y que hay planes para acabar con su vida que cuentan con “la anuencia, la vista gorda” del Gobierno de Santos.

“Desde Bogotá ahora nos están agrediendo; yo tengo pruebas que voy a mostrar de cómo desde Bogotá se está haciendo una campaña para matarme (…), lamentablemente con la anuencia y la vista gorda del Gobierno de Colombia, para asesinar al presidente Nicolás Maduro”, dijo.

El mandatario dijo que espera “ansioso” la cumbre de la Unasur para exponer “las pruebas de la guerra económica contra la moneda venezolana, el paramilitarismo y el bachaqueo en la frontera”, solicitada por Colombia, cuya canciller, María Ángela Holguín, anunció en principio que se llevaría a cabo el 3 de septiembre en Quito.

 

 

Con Información de: El Universal