Nacional
Proponen a la AN reformar leyes para resucitar la economía
Nacional

Hoy, dos días después de las elecciones de la Asamblea Nacional, la realidad enfrenta a los venezolanos con una economía en bancarrota: los niveles de inflación más altos de la historia contemporánea, la escasez más profunda que se haya visto en el último siglo, una caída de la actividad económica que dificulta a los emprendedores ser productivos y un descenso en la calidad de vida que se evidencia en la poca capacidad de compra que tiene ese trabajador que paradójicamente camina sobre las reservas petroleras más grandes del planeta.

Con pronósticos negativos para 2016 y un precio del petróleo que no parece recuperarse hasta pasado el año 2020, Petróleos de Venezuela enfrenta dificultades para poder aumentar la producción y así cubrir el hueco fiscal que tienen las cuentas de la nación.

La semana pasada se pudo conocer de manera extraoficial que el Índice Nacional de Precios de noviembre, que mide el Banco Central de Venezuela, cerró en 17,8%, lo que significa que entre enero y noviembre la inflación fue de 219,4%.

Los pronósticos de las firmas nacionales e internacionales son poco alentadores. Bank of America Merrill Lynch calcula que la caída del consumo llevará a que el índice de precios se sitúe en 68% en 2016, debido al descenso en el consumo que, según Barclays Capital, se calcula en 4,3% el año próximo. La estadounidense JP Morgan prevé una inflación, en promedio, cercana a 175%.

La firma Ecoanalítica asegura que de permanecer la economía bajo las premisas de política económica del status quo; es decir, sin cambios como hasta ahora, los precios pueden llegar, en promedio, a un alza de 296,5%.

Considera que en caso de que se origine una transición con el chavismo al frente, los precios aumentarían hasta 830%. Sin embargo, si el gobierno decidiera tomar medidas la inflación cerraría el año en 360,2%. Para la firma el escenario más positivo es si se origina una transición con la oposición al frente. No obstante, esto no impediría que los precios aumenten hasta 152%, en promedio.

Con escenarios en los que la economía parece no reaccionar y los indicadores de escasez no mejorarán en el corto y mediano plazo, la pregunta es la siguiente: ¿Qué puede hacerse? Al respecto, un grupo de economistas de distintas generaciones y con diferentes formaciones académicas nos da su opinión sobre cómo enderezar la economía venezolana a partir de la nueva integración de fuerzas política dentro de la Asamblea Nacional

Siga leyendo en El Nacional